Así es como NISMO restaura un Nissan Skyline GT-R (R32)

Así es como NISMO restaura un Nissan Skyline GT-R (R32)

Poniendo mucho empeño en dejarlo mejor que nuevo


Tiempo de lectura: 3 min.

Cuando mencionas la palabra Godzilla, la mayoría pensará en el enorme lagarto japonés al que le encanta destruir el centro de Tokio y derribar helicópteros. Sin embargo, los fanáticos de las cuatro ruedas sabrán que estás hablando del Nissan GT-R. Esas tres siglas con más de 50 años de historia antes iban unidas junto a un nombre, “Skyline”, y en su octava iteración (R32) era capaz de infundir tal miedo que llegó a codearse con los mejores deportivos de Europa.

El Nissan Skyline GT-R (R32) tiene una rica historia en competición (tanto dentro como fuera de las pistas), y ahora, el legendario preparador interno de la firma japonesa, NISMO, está preservando la leyenda al restaurar meticulosamente estos ya icónicos coupés. Disponible también para la familia del RB26DETT (R33 y R34), todos y cada uno de los componentes de este coche son nuevos o reacondicionados al detalle. El resultado es majestuoso y ratifica el buen hacer local sobre sus vehículos clásicos.

Los clientes que estén interesados ​​en esta restauración deberán proporcionar un ejemplar, pero NISMO también está dispuesto a adquirir uno si no lo tienes. El proceso comienza con un desmontaje completo en el que el coche se desarma hasta dejar su caparazón desnudo para su inspección. Luego, la carrocería se escanea en tres dimensiones (3D) y se suelda por puntos para restaurar su rigidez. Cuando la carrocería ha sido revisada un par de veces, está lista para recibir una nueva capa de pintura.

Nissan Skyline GT R R32 NISMO Restauracion (2)

En diciembre de 2020, Nissan anunció un servicio de restauración a través de NISMO que permite a los propietarios de los Skyline de las generaciones R32, R33 y R34 estrenar coche

A nivel mecánico, cuando se trata del legendario motor RB26DETT biturbo de seis cilindros en línea, NISMO no deja superficie sin revisión. De serie, el bloque de 2,6 litros entregaba 280 CV y 353 Nm a las cuatro ruedas, pero la compañía ofrece el tren motriz en diferentes configuraciones. El resto de conjunto también se actualiza con un nuevo embrague asociado a una transmisión manual de cinco relaciones reacondicionada y a un eje de transmisión y diferenciales completamente renovados.

A bordo, los nuevos estándares de resistencia al fuego significan que NISMO no puede usar el mismo tipo de tejidos que originalmente se instalaron en la cabina del R32. En su lugar, se emplea la tapicería que se usa normalmente para el actual GT-R. El resto de las piezas son trasladadas del almacén de Nissan para ser reinstaladas en el coche, pudiendo decir que es montarse, y estrenar máquina. Imagina poder recoger tu Skyline de la fábrica de NISMO y, al subir, percibir el “olor a nuevo” de 1989.

Cada etapa del proceso está documentada y probada, con el propulsor en un dinamómetro tras su reconstrucción, y un coche terminado que se somete a una prueba en laboratorio y de carretera

Nissan ofrece una larga lista de componentes de fábrica para que puedas hacer de tu Skyline GT-R (R32) un modelo único y personalizado, aunque no es precisamente económico. Una “actualización y revisión” cuesta alrededor de 200.000 euros, mientras que una restauración completa cuesta casi 280.000. Ahora bien, si quieres que el tuyo luzca igual de bien como el del vídeo mostrado sobre estas líneas deberás gastar unos 350.000 euros, que es lo que se gastan de media los clientes de NISMO.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!