Nissan Skyline 2000 GT-R (PGC10): el origen de “godzilla”

Nissan Skyline 2000 GT-R (PGC10): el origen de “godzilla”

El primer Skyline GT-R fue una maravillosa berlina


Tiempo de lectura: 3 min.

En abril de 1957, el primer Skyline fue presentado por Prince Motor Company (antes de fusionarse con Nissan) y comercializado como un coche de lujo en Japón. Contaba con modestos motores de cuatro cilindros y recibió actualizaciones estéticas a lo largo de los años. La segunda generación (S50) se lanzó en septiembre de 1963, aun con un posicionamiento premium. El Skyline de tercera generación (C10), apodado “Hakosuka” se introdujo en 1968.

Con la intención de hacer a la berlina nipona un coche con más espíritu RACER, en febrero de 1969 se presentó el primer Nissan Skyline con la insignia GT-R. Sí, el génesis de tan icónico nombre no fue un modelo coupé con carrocería de dos puertas, sino una berlina que se modificó fuertemente para mantener a la marca competitiva en el que sería el actual Campeonato de la Super Fórmula Japonesa. Tan solo 832 unidades fueron construidas en este formato.

El Nissan Skyline 2000 GT-R ganó 49 carreras de forma consecutiva de los 52 eventos en los que participó. Se hizo famoso por su velocidad máxima de 200 km/h y su capacidad para cubrir los 400 metros desde parado en 16,1 segundos. Logró su primera victoria en el Gran Premio JAF de 1969. Nissan consiguió un coche con una experiencia de manejo de “GT” (Gran Turismo, cómodo y refinado) como “R” (Racing, con un gran espíritu para el mundo de los circuitos).

1969 Nissan Skyline 2000 GT R (4)

El “Hakosuka” GT-R (PGC10) con carrocería sedán fue producido en 832 unidades. No fue hasta 1970 cuando el modelo de dos puertas se añadió a la gama (KPGC10)

De hecho, cuando se añadió la letra “R”, el primer Skyline GT-R (PGC10) nació con casi el mismo concepto que de un coche de carreras. Su corazón, bautizado como S20, empleaba un mecanismo DOHC de cuatro válvulas por cilindro, el primero coche del mundo producido en masa en emplear esta configuración. Con una potencia de 160 CV y un par máximo de 172 Nm, contaba con las especificaciones más altas para una berlina (fuera de EE.UU.) en esa época.

Este Nissan Skyline 2000 GT-R, con número de chasis PCG10-000135, tiene 39.270 kilómetros en el odómetro. Su elástico motor asociado a una transmisión manual de cuatro velocidades, junto con un contenido peso gracias a un interior despojado de elementos superfluos, lo tienen que convertir en uno de los sedanes más divertidos que uno pueda conducir. Incluso cuenta con un asiento de tipo buquet (el otro viene por separado), diales adicionales y neumáticos semi-slick.

1969 Nissan Skyline 2000 GT R (10)

Si sientes la necesidad de tenerlo en tu garaje, has de saber que será ofertado por BH Auction en Tokio el próximo 27-28 de marzo. Al momento de escribir este artículo, la casa de subastas aún no ha anunciado un precio estimado, pero si planeas asistir al evento y hacer una oferta, no olvides la chequera en casa. El 19 de marzo de 2019, Bonhams adjudicó a golpe de martillo en su subasta de Isla Amelia, California, un ejemplar del mismo año por 120.560 euros.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.