Los prototipos secretos de Bugatti

Los prototipos secretos de Bugatti

El fabricante francés ha tenido muchos proyectos ocultos


Tiempo de lectura: 9 min.

Volkswagen ha conseguido lo que otros no han podido: mantener viva a Bugatti con la personalidad de la marca intacta y aumentando su valor. Su resurgimiento no fue sencillo y a punto estuvo de acabar mal desde el mismo momento en el que Piëch soltó la bomba que hizo sudar a los ingenieros: Bugatti regresaría con un coche de 1.000 CV capaz de alcanzar los 400 km/h.

Hubo problemas durante el desarrollo, el dinero salía a espuertas y la prensa empezó a dudar, pero cuando se dio a conocer el Bugatti Veyron todos reconocieron el logro conseguido, aunque no fueron capaces de recuperar la inversión. Pero Volkswagen es un conglomerado muy grande y eficiente, así que salieron adelante y, no contentos con el monstruo que crearon, apretaron mucho más lanzando el Bugatti Chiron con 1.500 CV, más tecnología, más velocidad punta y mucho más caro. No obstante, ahora sí obtienen beneficios y se permiten el lujo de dar forma a versiones muy especiales y a diversos “one-off” como el Bugatti Divo, el Bugatti “La Voiture Noire” o el Bugatti Centodieci. Mereció la pena sufrir un poco.

El caso es que, dado lo exclusivo de la marca, lo complicado de la fabricación de sus coches y a muchos otros factores, Bugatti siempre ha contado con un solo modelo en su catálogo. Es cierto que ahora han lanzado otros modelos, pero en realidad son versiones del mismo coche: el Chiron. Muchos proyectos se han quedado por el camino más allá del Bugatti Galibier, el sedán que debería haber acompañado al Veyron y que no pasó de ser un concept car. Algunos de ellos no se llegaron a conocer, coches como el Bugatti Atlantic Concept, un proyecto anulado por la marca en 2015 y que ahora nos da a conocer junto a otros dos prototipos secretos, a cada cual más genial que anterior.

Volkswagen tenía grandes planes para Bugatti, se había planificado una gama de tres modelos altamente exclusivos, muy en la línea de la marca, que nunca llegaron a hacerse realidad. Proyectos que se han mantenido en secreto y que muestran una Bugatti muy diferente a la actual, con modelos bastante radicales como una versión Barchetta del Veyron. Parte de la culpa de su cancelación hay que echársela al famoso “Dieselgate” y anteriormente, a la crisis económica que sacudió medio mundo desde 2008.

bugatti veyron barchetta (1)

Bugatti Veyron Barchetta, nacido y muerto en 2008

Cuando Ettore Bugatti creó su compañía, pretendía ofrecer productos de altísimo nivel sin reparar en gastos, con la mejor técnica que se pudiera lograr en su momento y con diseños propios de obras de arte. Y en parte lo logró, creando algunos de los automóviles más caros y espectaculares de la historia, que al mismo tiempo fueron culpables de su declive. Cuando la marca intentó renacer lo hizo siguiendo el mismo camino, que la propia Volkswagen con el Veyron potenció a un nivel nunca visto, o caso.

El caso es que ese camino volvió a ser su arma pero también su condena, limitando la producción a un modelo que, aún siendo algo fuera de lo común en todos los aspectos, era un agujero negro por donde se iba el dinero. No obstante, de puertas para dentro, la marca trabajaba en diferentes proyectos a cada cual más emocionante, pero que por unas cosas u otras, nunca llegaron a producción. Y entre esos proyectos, nacido y muerto en 2008, estaba el Bugatti Veyron Barchetta.

¿Imaginas un Veyron con sus más de 1.000 CV pero sin techo y un diseño más radical? Los diseñadores de Bugatti si lo vieron e incluso le dieron forma, digitalmente y en papel, pero al menos podemos ver cómo podría haber sido. Además, el Veyron Barchetta presenta algunos rasgos que hemos conocido en posteriores creaciones de la marca, como el Bugatti Divo (la forma de sus luces de día LED o las formas de las entradas de aire).

En un principio, se tenía la intención de ponerlo en producción en una tirada muy limitada y tomaba su base de partida del Bugatti Veyron Grand Sport, lo que aseguraba 1.200 CV de potencia. Pero nunca se dio el visto bueno pues, por un lado, la crisis financiera ponía en una situación muy complicada un proyecto como este, cuyo coste era enorme y por otro, Lamborghini empezaba a tener mucho éxito con sus proyectos de edición limitada y los directivos de Bugatti no quisieron seguir un camino similar a Lamborghini.

2015 bugatti atlantic concept (1)

Bugatti Atlantic Concept, en homenaje a un icono del diseño

Mencionar el nombre de “Atlantic” junto al de Bugatti, es hacer referencia a uno de los coches más bellos jamás fabricados y uno de los más codiciados por los coleccionistas, sobre todo teniendo en cuenta que solo existen tres unidades y que en su historia está el fallecimiento del hijo de Ettore Bugatti. No es extraño, por tanto, que la marca haya rendido algún homenaje que otro al modelo, como pequeños detalles en una serie limitada que lanzó sobre el Veyron y, además, con un proyecto que por desgracia, nunca llegó a salir de la fábrica aunque sí que llegó a convertirse en realidad, no como el Bugatti Veyron Barchetta.

Allá por 2015, la marca tenía preparado un nuevo concepto que, a pesar de no estar aprobado oficialmente dentro de la marca, habría sido presentado en el Concours d’Elegance Pebble Beach. Pero el proyecto se retrasó y al final, nunca se terminó porque fue alcanzado por el escándalo de los motores diésel y, claro está, todo lo que vino después cerró por completo el acceso a capital que no fuera estrictamente necesario. Y, obviamente, un coche como el Bugatti Atlantic Concept no era prioridad en ningún caso.

Una verdadera lástima, pues su diseño es totalmente diferente a lo que ofrece la marca desde que se encuentra bajo el amparo de Volkswagen. Su morro es largo y esbelto, su cabina se encuentra retrasada y algunos detalles como la entrada de aire curva situada tras las puertas, la veríamos en producción con el Bugatti Chiron. El caso es que este Gran Turismo de motor delantero no esconde el enorme W16, sino un V8 que envía su potencia a las ruedas traseras en lugar de confiar en una tracción total. Tiene unas puertas de apertura eléctrica mediante un sistema similar al usado en el Volkswagen XL1 y su habitáculo es casi calcado al del Bugatti Chiron.

El Bugatti Atlantic Concept también ofrece una visión que no se tenía de la marca actualmente. Es un Gran Turismo de motor delantero y propulsión, pero no emplea el brutal W16 de cuatro turbos, sino un mucho más modesto V8 del que no se conocen más datos que su procedencia del banco de órganos de Volkswagen. Hubiera sido un coche con unas ventas mucho más elevadas que el Veyron y el Chiron.

bugatti rembrandt (3)

Bugatti Rembrandt, un coupé que nunca pasó del tablero de dibujo

La familia Bugatti era una familia de artistas. El padre de Ettore es un importante diseñador de muebles y alhajas, de tejidos, de cerámica y de metales, siempre dentro del estilo “Art Nouveau“. El abuelo paterno, Giovanni Luigi Bugatti, de Ettore fue un escultor y un arquitecto de renombre y su hermano, Rembrandt, fue también un famoso escultor que, entre otras cosas, creó el “Elefante plateado” que lucieron en su radiador a modo de mascota los alucinantes Bugatti Type 41 Royale.

Por desgracia, Rembrandt Bugatti sufrió una enorme y grave depresión, que le llevó a suicidarse con solo 31 años inhalando gas natural. Esto ocurrió en 1916. Un siglo después de su muerte, la marca preparaba algo especial para conmemorar y honrar a un escultor de reputada fama y especialmente preocupado por la naturaleza (motivo por el cual acabó con su vida) y se proponía lanzar un coche realmente único y espectacular: el Bugatti Rembrandt.

Con un diseño de morro largo y cabina retrasada, como el Bugatti Atlantic, pero mucho más agresivo en todos los sentidos, la marca dejó volar su imaginación colocando el bloque W16 con cuatro turbos en posición delantera central y asomando por el capó. Muchos rasgos que se pueden ver en los bocetos, únicos vestigios de este proyecto, se reconocen desde el primer golpe de vista; son partes que la llevó a producción en alguna edición especial del Chiron. La zona trasera es casi muy similar a la del Voiture Noire, mientras que el frontal recuerda es una mezcla entre el Bugatti Divo y el mencionado Bugatti Voiture Noire.

Era un desarrollo sin réplica en el grupo ni dentro de la propia Bugatti, todo a excepción de trenes rodantes, motor y transmisión tendría que ser desarrollado desde cero y su precio, de haber llegado a producción, podría haber superado los 15 millones de dólares. Tampoco habría sido un coche de enorme tirada, apenas un puñado de unidades, pero habría sido algo muy especial y realmente espectacular. Pero, al igual que ocurrió con el Atlantic Concept, Bugatti tenía que centrar esfuerzos en lo más necesario que, en esos momentos, era completar el desarrollo del Bugatti Chiron el cual se encontraba muy avanzado y no podía cancelarse. Nunca pasó del tablero de dibujo…

Galería de fotos

 

Bugatti Veyron Barchetta

Bugatti Atlantic Concept

Bugatti Rembrandt

 

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.