Este es el mejor Lamborghini LM002 del mundo

Este es el mejor Lamborghini LM002 del mundo

La restauración es tan minuciosa como exquisita


Tiempo de lectura: 5 min.

Con el Lamborghini Urus, el fabricante italiano se metió en el segmento de los huevos de oro, el de los SUV de lujo. Tomando prestadas las entrañas del Audi RS Q8, el Urus hace gala de un aspecto tan agresivo como el que podríamos esperar dentro de la gama, y unas prestaciones que bien podrían avergonzar a alguno de sus superdeportivos más icónicos de los últimos años. Pero no fue el primero de Sant’Agata Bolognese; ese honor le corresponde al Lamborghini LM002.

Diseñado como un todoterreno rápido para los militares, no llegó a buen puerto y tan solo unos pocos fueron construidos (301 unidades). Pero es recordado con cariño, y Bell Sport and Classic tiene consigo un ejemplar muy especial. De hecho, posiblemente, sea el mejor del mundo. El LM002 fue producido entre 1986 y 1993, acogiendo bajo su capó un V12 de 5,2 litros de 450 CV y 500 Nm, el mismo que se empleaba en el Countach. aunque en un conjunto más pesado y menos aerodinámico.

Con 2.700 kilos de masa declarados y un sistema de tracción a las cuatro ruedas, la caja de cambios manual de cinco relaciones transmitía a ambos ejes la energía suficiente para alcanzar los 100 km/h desde parado en 7,8 segundos y los 210 km/h de velocidad máxima. Su consumo medio rara vez bajaba de los 20 l/100 km, aunque su depósito de combustible de 290 litros daba para muchos kilómetros. La carrocería, de aluminio y fibra de vidrio remachado, se montaba sobre un chasis de acero.

Lamborghini LM002 Restaurado (7)

Este LM002 particular fue adquirido por su actual propietario en 2003, y fue disfrutado durante muchos años antes de ser “hibernado” en 2009. Fue la unidad número 40, terminado en Blu Acupulco Metallizato con un interior en cuero gris claro. Conducido en la famosa pista de pruebas de Top Gear en el aeródromo de Dunsfold por “The Stig” en 2003, también fue manejado personalmente por el legendario piloto de pruebas de la firma del toro, Valentino Balboni, en una reunión de propietarios.

Al llegar a las instalaciones de Bell Sport and Classic en 2019 como una restauración fallida con componentes en varias ediciones, solo había un hombre capaz de devolverlo a su condición original: Attilio Romano. Antiguo técnico de fábrica de Ferrari, Romano tiene más de 40 años de experiencia en servicios de restauración, después de haber sido técnico principal en HR Owen para la firma del cavallino, Lamborghini y Bugatti, incluido ser el primer técnico registrado en trabajar en el Veyron.

“El bloque todavía estaba en su lugar”, recuerda Attilio al comenzar a trabajar en el LM002. “Pero la mayoría de los accesorios habían sido eliminados. Todos los componentes separados se suministraron en cajas… Fue un poco trabajo de detective, así que lo primero que hicimos fue hacer un inventario exhaustivo”. Una vez completado, era hora de abordar la reconstrucción. Muchas piezas y herramientas ya no están disponibles en Lamborghini, por lo que Bell Sport and Classic fabricó nuevos componentes.

Lamborghini LM002 Restaurado (5)

Por ejemplo, la suspensión de este Lamborghini LM002 necesitaba de técnicas particularmente especializadas. En la parte trasera, cuenta con dos amortiguadores por rueda, mientras que la delantera presenta una unidad con un muelle dentro de otro, y los dos ubicados en direcciones opuestas. Sin ninguna herramienta para desmontar la unidad frontal, Attilio creó su propio equipo para quitarlos en una sola operación. Una vez separados, todas las piezas fueron revisadas y restauradas minuciosamente.

Al examinar el bloque V12, la bomba de agua goteaba. Para empeorar las cosas, la carcasa se había fracturado. Como en este caso no puedes acudir a un desguace para encontrar una pieza de repuesto, Bell Sport and Classic encargó al proveedor Chesman Engineering de Coventry que fabricara una bomba completamente nueva con las especificaciones originales. Dejando de lado esto, el motor solo había registrado 22.032 kilómetros.

Todos los componentes auxiliares se revisaron. La última sección del escape no era original, por lo que se reemplazó con un sistema con las especificaciones originales. En cuanto a la transmisión, Attilio descubrió que los dientes de la primera marcha estaban a la inversa y el diferencial central estaban dañados. El precio para el reemplazo fue de casi 7.000 euros, y no había nuevas unidades disponibles. Usando sus muchos años de experiencia, restauró la corona con molinos y limas de troqueles, a la vieja escuela.

Lamborghini LM002 Restaurado (3)

El interior de tono gris estaba en buenas condiciones para su edad, por lo que se limpió y se repararon todas las rasgaduras y raspaduras menores. El coche fue enviado para un repintado en su tono azul original y se reemplazaron todos los sellos de las puertas. Y todo ello en menos de un año. “Este minucioso proyecto ha resultado en lo que debe ser el mejor Lamborghini LM002 disponible a la venta en este momento, tal vez incluso el mejor que existe”, dice Tim Kearns, CEO DE Bell Sport and Classic.

“Y solo ha sido posible debido a la habilidad y la pasión que reside en la empresa. La atención al detalle, la excelencia en la ingeniería, la calidad y la autenticidad es irreprochable, y estoy inmensamente orgulloso del trabajo que Attilio y el equipo han realizado. Quien compre este LM002 tendrá un ejemplar absolutamente perfecto de uno de los coches más escandalosos de la época en la historia de Lamborghini”, añade. Y quiénes somos nosotros para negar esas palabras viendo el resultado.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!