La undécima “Gymkhana” nos hace creer en Travis Pastrana y su Subaru WRX STI

La undécima “Gymkhana” nos hace creer en Travis Pastrana y su Subaru WRX STI

Un espectáculo audiovisual donde dos bestias se desatan


Tiempo de lectura: 4 min.

Ken Block ha definido la serie de locuras y acrobacias “Gymkhana” durante más de una década, deslumbrando al mundo con saltos espectaculares a cámara lenta y derrapes de precisión a altas velocidades. Pero 2020 es un año de cambios, por lo que la entrega de este año (“Gymkhana 2020: Travis Pastrana Takeover; Ultimate Hometown Shred”) no llega cortesía del piloto de Ford, sino de Travis Pastrana a los lomos del Subaru WRX STI más bestia jamás construido con el apoyo de fábrica, ambos atravesando la ciudad de Annapolis, Maryland (EE. UU.), y sus alrededores.

Para aquellos que no estén familiarizados, “Gymkhana” es una serie de vídeos de YouTube en la que Ken Block –o Pastrana esta vez– va hacia los límites de las acrobacias sobre cuatro ruedas, encadenando derrapes en espacios reducidos o saltando sobre otros vehículos. En cada edición la locura es ampliada en la mejor medida de lo posible, con más de una década de espíritu de superación que han dado lugar a algunas escenas realmente buenas. La undécima entrega sigue la misma senda de sus predecesoras, pero con la puesta de nuevo en escena de un Subaru WRX STI.

Pastrana comenzó su primer capítulo en la serie en el lugar que mejor conoce, su ciudad natal de Annapolis, donde puso su toque personal con derrapes de precisión, saltos y acrobacias que todos ya tenemos más o menos vistos, pero que no por ello dejan de ser meritorias. De hecho, esta podría ser la “Gymkhana” más salvaje hasta la fecha, ya que incluye un salto de más de 35 metros a través de la vía fluvial Ego Alley, una rosquilla frente al mar donde el coche cuelga más sobre el agua que el de Block en la novena edición. También hay un salto giratorio de 360 ​​grados.

Ken Block es afianzado a Ford desde la tercera “Gymkhana” (2011), protagonizada por un Fiesta de 600 CV, pero tanto la primera como la segunda (2006 y 2009) contaron con un Subaru WRX STI

Pero no es más espectacular ver como corre junto a un avión de acrobacias de la Red Bull Air Race y, por supuesto, un salto a 240 km/h (150 mph) en un camino a las afueras de la casa de la infancia de Pastrana, con un par de cojones narices. Se puede apreciar que es todo lo que el piloto estadounidense siempre ha querido hacer, y la sensación de alegría se contagia a través de la pantalla. Porque Block y Pastrana han sido rivales desde hace mucho tiempo al volante de coches de rally y de rallycross, no cabe duda de que a ambos les gusta disfrutar haciendo el cabra.

“Fue sencillo y divertido, pero eso provocó un desafío mucho más grande y de larga duración: ¿podría Travis vencerme en mi propio juego?”, explicó Block. “¡Sus ubicaciones, sus trucos y la oportunidad de mostrar lo que puede hacer al volante! Por supuesto, no faltan grandes saltos en el vídeo. ¡Eso es lo suyo! Pero ¿hizo uno mejor que cualquiera de mis 10 “Gymkhana”? ¡Supongo que dejaremos que la audiencia decida!”. Lo que es seguro es ver cómo una nueva cara ha hecho suyo un vídeo que cuenta con un legado ya establecido como es la serie “Gymkhana”.

“Gymkhana 2020: Travis Pastrana Takeover; Ultimate Hometown Shred” también sirve para promover la llegada del nuevo Subaru BRZ, el cual se puede ver haciendo un cameo en el vídeo

El Subaru WRX STI de Pastrana, construido especialmente por Vermont SportsCar, cuenta con una unidad turboalimentada de cuatro cilindros y 2,3 litros. Gracias a una presión de soplado de hasta 3,5 bar y una línea roja situada a las 8.000 RPM, esta bestia de tracción total es capaz de entregar 872 CV y 900 Nm. Eso ya es de por sí suficiente para tener un cohete terrestre, pero en buena medida, Subaru lo equipó con una carrocería de fibra de carbono, aerodinámica activa y neumáticos mejorados para equilibrar deslizamiento y agarre, lo que hace que valga la pena ver el vídeo.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.