Menu

El Hyundai i10 ha comenzado a salir de la línea de producción

Se pondrá a la venta durante los primeros compases del 2020

El Hyundai i10 ha comenzado a salir de la línea de producción

El pequeño Hyundai i10 ha comenzado a salir de la línea de producción. Se pondrá a la venta en breve en toda Europa, con una imagen más fresca y juvenil, que ya pudimos conocer a finales de 2019.

La fabricación del más pequeño de la gama Hyundai se lleva a cabo en la planta que la firma tiene en Turquía. Se trata de una fábrica más antigua de la marca fuera de Corea y lleva activa desde 1997. Actualmente cuenta con cerca de 2.500 empleados y tiene una capacidad anual de 230.000 vehículos.

Ha sido diseñado y desarrollado en Europa y para Europa, donde cuenta con un buen nivel de ventas. Es algo más ancho que el anterior, concretamente 20 milímetros, pero también es más corto (otros 20 milímetros). Disfruta de un maletero de 252 litros y mucho equipamiento tecnológico, principalmente en lo referente a la conectividad.

hyundai i10 produccion (2)

El Hyundai i10 llega al mercado, mientras algunos rivales se despiden del mismo, como ya hizo el Opel Karl y como ocurrirá con los Citroën C1, Peugeot 108 y Toyota AYGO. Sobre todo ahora tras la fusión de PSA con FCA, quienes también han anunciado que abandonarán el segmento de los urbanos por ser poco rentable.

Con esta nueva generación del Hyundai i10, la compañía surcoreana busca atraer a los conductores más jóvenes. Por ello luce un diseño más desenfadado, incluso se podría tildar de dinámico y con cierta garra. Algo similar ocurre con el interior, donde las líneas resultan más modernas y la combinación de colores y texturas también busca potenciar esa idea de coche juvenil. La gama de personalización sigue el mismo camino, con 22 combinaciones de colores y llantas de aleación de 16 pulgadas.

La pantalla del sistema multimedia es, según la marca, la más grande del segmento al tener ocho pulgadas y entre otras cosas, incorpora Android Auto y Apple CarPlay, junto al sistema Bluelink.

Hyundai i10 2019 21

No habrá motores diésel entre las opciones, al menos por el momento. Serán dos los motores disponibles, ambos gasolina y sin turbo. El de acceso será un 1.0 de 66 CV, mientras que el más potente será un 1.2 de 83 CV. Se podrá optar por un cambio automático del tipo pilotado para los dos propulsores.

Se trata de un modelo puramente urbano, con prestaciones suficientes para el día a día sin mayores aspiraciones. El primer motor, por ejemplo, se conforma con una velocidad punta de 156 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 14,6 segundos. El más potente completa el sprint en 12,6 segundos y encuentra su tope en los 170 km/h.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.