Menu

Hyundai i10, renovación profunda sin diésel

El benjamín coreano hace una gran apuesta por la tecnología

Hyundai i10, renovación profunda sin diésel

Cuando Hyundai jubiló el Atos y puso en circulación el i10 no solo se cambió de nombre, se rompió completamente con el modelo saliente. El Atos era un coche realmente básico, muy estrecho y sin atisbo de ingeniería; una herramienta diseñada para ser barata y práctica. Son atributos que se conserva el Hyundai i10, pero envueltos en un diseño mucho más atractivo, mejores materiales y en la tercera generación recién presentada (LA), más tecnología.

La tecnología, sin ir más lejos, es uno de los principales atractivos del nuevo Hyundai i10, con una fuerte apuesta por la conectividad incorporando tanto Apple CarPlay como Android Auto, servicios de conectividad mediante la aplicación Bluelink (de reciente incorporación a los modelos de Hyundai) tales como conocer la ubicación, posibilidades de controlar la navegación desde el teléfono móvil e incluso saber los precios del combustible en tiempo real. También monta cargador inalámbrico y cámara de visión trasera. Igualmente monta asistente de prevención de colisión frontal, asistente al mantenimiento de carril, detector de cansancio o sensor de luces largas por poner unos ejemplos.

Cabe decir que es un modelo totalmente nuevo diseñado, desarrollado y producido en Europa, que ha pulido muchos detalles y además, le ha otorgado una imagen mucho más dinámica y deportiva. Es 20 milímetros más bajo y 20 milímetros más ancho. La longitud aumenta 5 milímetros (hasta los 3,67 metros) y la batalla se amplía en 40 milímetros. Cambios que, en teoría, mejoran la pisada y el espacio para el habitáculo, logrando de paso el maletero más grande del segmento, con 252 litros.

Hyundai i10 2019 35

La carrocería muestra rasgos más marcados, como unos pasos de rueda traseros más visibles, un frontal totalmente nuevo con formas más agresivas y una pintura bitono con el techo en contraste que potencia su imagen dinámica. Se ofrecerán 22 combinaciones de colores diferentes y llantas de aleación de 16 pulgadas. En habitáculo también cambia con nuevos materiales y texturas, una pantalla de 8 pulgadas, así como colores más agradables y un diseño más desenfadado. Es, en resumidas cuentas, más atractivo.

Por el momento sólo estará disponible con motores de gasolina. El primero será un tres cilindros 1.0 de 66 CV y 96 Nm de par, mientras que el segundo es un cuatro cilindros de 1.2 litros con 83 CV y 118 Nm de par. Ambos motores pueden ir asociados a un cambio manual de cinco relaciones o a un cambio automático (del tipo manual pilotado) que tiene también cinco relaciones que, según Hyundai, logra un consumo más bajo que una caja de cambios automática tradicional al ser más ligera y contar con soluciones para reducir la fricción.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Raul Andreo Jimenez
Invitado
Raul Andreo Jimenez

Para ser un segmento A me parece un auténtico cochazo. Los coreanos le comen la tostada a las generalistas europeas una vez más. Tb habrá q ver las terminaciones más básicas y lo q piden por ellas

Luis Eduardo Chávez
Invitado
Luis Eduardo Chávez

Me recuerda mucho al Spark de 4a generación


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.