El Ferrari KC23, un coche único en el mundo, que no está homologado ni para vías públicas ni para competición

El Ferrari KC23, un coche único en el mundo, que no está homologado ni para vías públicas ni para competición

Se basa en el Ferrari 488 GT3


Tiempo de lectura: 5 min.

Ferrari hace mucho tiempo que no trabaja con Pininfarina, alrededor de cinco años. Pininfarina pasó a estar bajo control de Mahindra en 2018 y desde entonces, ambas dieron por concluido su histórico acuerdo de colaboración. Así, el último modelo diseñado por Pininarina fue el Ferrari F12 Berlinetta, uno de los V12 con motor delantero más espectaculares de la firma italiana y desde entonces, ha sido el propio centro de estilo de Ferrari el lugar de nacimiento de los últimos modelos.

Sin restar méritos a lo que hacen en el centro de estilo de Maranello, es evidente que los resultados no son tan buenos como los que obtenidos con Pininfarina. Y no decimos que sean más feos, o que tengan una peor aerodinámica, simplemente, falta algo, no tienen la misma esencia, no desprenden el mismo aura. También se han dejado llevar por tendencias que no afectaban tanto cuando Pininfarina daba forma a los coches del Cavallino y además, también se han atrevido a diseñar coches con cierto aspecto futurista, algo que solo se había hecho en los prototipos que algunos estudios de diseño crearon hace décadas.

Aspecto futurista como el que luce la última criatura salida de los talleres de Maranello, el Ferrari KC23, denominación, por cierto, con menos carisma que un trozo de granito. ¿A quién se le ha ocurrido semejante nombre? Pues muy seguramente al acaudalado, muy acaudalado propietario del coche, Podrían ser hasta sus iniciales, pero la marca no ha comunicado el porqué de dicha denominación, cuando por lo general, siempre se menciona algo con respecto a ello. Pero bueno, da igual, en el fondo lo que importa de verdad es el coche en sí, lo que esconde y lo que ofrece, y en ambos casos, no podría ser más espectacular.

Como decíamos al inicio, Ferrari ya no trabaja con Pininfarina y, por tanto, es el centro de estilo de la marca el lugar de donde salen todas las creaciones de la compañía y el lugar donde el Ferrari KC23 ha tomado formado forma. El responsable del proyecto ha sido Flavio Manzoni, quien, junto a un equipo de diseñadores e ingenieros, han cogido un Ferrari 488 GT3 y lo han transformado hasta dejarlo irreconocible. La marca asegura que se trata del “último Ferrari privado”, aunque estamos ante un vehículo que no está homologado para circular por vías públicas, pero tampoco para competir. Es un coche para tandas, el cual, está destinado a coger polvo –muy poco, todo sea dicho– en lugar de emplearse para lo que ha sido diseñado, para correr en pista.

ferrari kc23 (6)

Nadie diría, ni por asomo, que se trata de un Ferrari 488 GT3 recarrozado, pues no queda ni un solo rasgo del modelo original. La nueva carrocería destaca por líneas suaves, llamativamente suaves para las tendencias actuales. Todo es liso, sin líneas que se cruzan porque sí, sin volúmenes que nacen en una esquina y mueren en ninguna parte. Equilibrio, elegancia y cierta sutileza, el centro de estilo de Ferrari ha sabido que pilares “copiar” a Pininfarina. Pero este coche nos ofrece, además, algunas pinceladas de futuros modelos de la compañía, tal y como nos anuncia la misma Ferrari.

Entre los detalles que merecen la pena destacar de la carrocería, se encuentran algunas funciones técnicas, como las entradas de aire laterales, totalmente ocultas. Al parecer, durante las reuniones con el cliente para dar forma al coche, se acordó crear una carrocería que recordara a una escultura monolítica, con formas atemporales y que también ofrecieran un vistazo a cómo podrían ser los superdeportivos del futuro, o eso al menos afirman desde la marca. Por eso, las entradas de aire laterales son retráctiles y solo se abren cuando se pone en marcha el motor. Justo detrás de este, hay un enorme alerón desmontable. Por supuesto, todo ello diseñado en el túnel de viento.

ferrari kc23 (5)

Así, por ejemplo, uno de los elementos móviles situado detrás de la rueda delantera, descubre un desviado de flujo, que aumenta la carga vertical y mantiene el equilibrio aerodinámico. Atrás hay otro elemento que, cuando se abre, permite el flujo de aire hacia el motor –tanto alimentación como refrigeración–.

Otro detalles interesantes del Ferrari KC23 tienen que ver con la simplicidad en algunos detalles como la apertura del capó delantero, que, gracias a dos pasadores, permite abrir rápidamente la parte delantera para realizar los mantenimientos necesarios. Las ventanillas tienen un montaje sin juntas, lo que ayuda no solo a la aerodinámica, sino también a crear a un efecto cúpula muy llamativo.

Se han necesitado más de tres años de desarrollo para completar el Ferrari KC23, cuyo propietario y el coste que ha supuesto no han sido desvelados. No obstante, el propietario no podrá disfrutar de su coche todavía, ya que Ferrari lo expondrá durante el Goodwood Festival of Speed y, posteriormente, en su museo, situado en Maranello.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.