Menu

Dodge Charger SpeedKore: no encontrarás una berlina más bestia

Mucha fibra de carbono y más de 1.500 CV de potencia

Dodge Charger SpeedKore: no encontrarás una berlina más bestia

Casi todos los motores que puedes conseguir en el Dodge Challenger también puedes obtenerlos en el Charger de cuatro puertas, pero no así el Demon. Eso acaba de cambiar gracias a SpeedKore, quien se ha propuesto hacer la berlina más monstruosa que jamás haya pisado el asfalto. Presentado en el SEMA Show 2019, el Dodge Charger de SpeedKore te dejará atónito.

Basado en el Charger Pursuit policial, el modelo creado por el especialista estadounidense ha sido equipado con el mismo motor V8 de 6,2 litros que da vida al Challenger Demon. Sin embargo, parece que más de 800 CV pueden ser pocos para muchos, así que la compañía estadounidense lo despojó del compresor volumétrico a favor de un par de turbos. El cambio resulta en 1.546 CV de potencia que son transmitidos en su integridad a las cuatro ruedas.

Por supuesto, obtener toda esa potencia no fue tan fácil como instalar los turbos. Todo lo contrario, ya que el bloque también ha sido equipado con cabezales Thitek personalizados, nuevos inyectores y un escape personalizado. Este último es único, ya que sale del parachoques delantero para su uso en pista y se puede redirigir a un escape MagnaFlow Competition Series para conducir en las públicas. Desde luego, tiene que acojonar imponer al arrancar.

SpeedKore Dodge Charger 3

Hace no mucho tiempo, Dodge lanzó una versión más agresiva de su berlina, el Charger Hellcat Widebody, con 717 CV y 881 Nm bajo el capó

Otra modificación es la adición de un sistema de tracción total, que alimenta el par motor a través de una transmisión automática Hellraiser Performance-Buil, un convertidor de par FTI y un eje de transmisión de fibra de carbono. El componente final que pone la guinda al pastel es un juego de ruedas Bogart Competition Series envueltas en neumáticos Mickey Thompson ET Street. Aunque parezca difícil de creer, la caja de cambios podría con más potencia.

Alrededor del tren motriz, el Dodge Charger de SpeedKore hace uso de la experiencia de la compañía en la fabricación de fibra de carbono para crear una carrocería más ancha que lo hace parecer más siniestro que cualquier Charger. Y lo que es más, no solo es un coche de exhibición, sino que este proyecto fue subvencionado por un cliente privado que quería celebrar el 65 cumpleaños de su hermano, y esperamos que lo conduzca con pies de plomo. A veces, tener algo de medio no está de más.

SpeedKore Dodge Charger 36

La fibra de carbono consta de un juego de aletas, manijas de las puertas, capó, alerón, parachoques y difusor trasero

Cuando se trata de construcciones épicas, es difícil de superar a SpeedKore Performance Group. Después de todo, esta es la misma compañía que nos trajo un Dodge Challenger SRT Demon de más de 1.400 CV vestido completamente en ​​fibra de carbono , sin mencionar un Dodge Charger de 1970 totalmente personalizado conocido como Tantrum que escupe cerca de 1.700 CV. Ciertamente, quiero uno en mi garaje de ensueño.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.