Menu

2020 Dodge Charger SRT Hellcat Widebody Daytona 50th Anniversary

Un gran nombre para un corazón enorme de 727 CV

2020 Dodge Charger SRT Hellcat Widebody Daytona 50th Anniversary

Siempre podemos contar con Dodge a la hora de poder coches con auténtico músculo americano. Primero llegaron los Charger y Challenger SRT, luego los modelos Hellcat, el Demon e incluso el Hellcat Redeye. Hoy tenemos a un nuevo integrante. Su nombre completo es 2020 Dodge Charger SRT Hellcat Widebody Daytona 50th Anniversary Edition, por lo que ya acapara el titular al completo por sí solo.

Hace 50 años, el Dodge Charger Daytona se presentó al mundo con el enorme alerón trasero y un aerodinámico frontal diseñado específicamente para dominar en las carreras de NASCAR. Fue un hito importante para el mundo del automóvil, ya que fue el primer coche en romper la velocidad promedio en una vuelta de 200 mph (321,9 km/h), un récord que se mantendría por otros 17 años.

La nueva edición limitada de berlina más potente de Estados Unidos (y del mundo) quiere conmemorar el éxito de su progenitor. El Dodge Charger Daytona de nueva factura tiene una calcomanía única en la parte trasera, un pequeño alerón sobre el portón y llantas de aleación de 20 pulgadas con un acabado plateado que Dodge denomina Satin Carbon. Estará disponible en cuatro colores: Pitch Black, Triple Nickel, White Knuckle y B5 Blue.

2020 dodge charger daytona

Solo se fabricaron 501 unidades del legendario Charger Daytona de 1969, el número mínimo de homologación requerido para poder participar en la NASCAR

En el interior, los ocupantes serán recibidos con costuras azules en todas partes, asientos con la palabra “Daytona” bordada, un techo de piel de ante y un cuadro de instrumentos acabado en fibra de carbono. En la zona del salpicadero del pasajero se encuentra una placa numerada. Dodge solo construirá 501 ejemplares de esta edición limitada 50 aniversario para coincidir con la producción del Charger original.

Debido a que 717 CV pueden no ser suficientes para muchos, SRT ha metido algo de mano en el V8 de 6,2 litros sobrealimentado del Hellcat para aumentar la potencia hasta los 727 CV. Dodge no ha dado a conocer la velocidad máxima o la aceleración del Charger Daytona 50th Anniversary Edition, pero en la versión estándar ya es capaz de completar el sprint de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos y alcanzar los 315 km/h (limitado).

2020 dodge charger daytona (3)

“La marca Dodge continúa superando los límites del rendimiento con el sedán de producción en masa más potente y rápido del mundo, el Charger SRT Hellcat Widebody”, dijo Tim Kuniskis, jefe de los coches de pasajeros FCA en Norteamérica. “Nos mantenemos fieles a nuestras raíces al ofrecer vehículos coleccionables de alto rendimiento que continúan desafiando las tendencias y ofreciendo un rendimiento que no se puede encontrar en ningún otro lugar”.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

Un servidor se cuestiona sobre la capacidad profesional de los mandamases de FCA. Venga a estirar y estirar chicles (bestiales unos, eso sí).

Javier Costas
Editor

Si se los quitan de las manos, algo estarán haciendo bien XD


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.