Menu

Citroën Ami One Concept: con el foco en la movilidad urbana

EL microcoche eléctrico que puedes conducir sin carnet

Citroën Ami One Concept: con el foco en la movilidad urbana

Bajo el lema #LibertyElectriCityMobility!, Citroën nos presenta la visión de la libertad y movilidad urbana con un nuevo prototipo. Se llama Citroën Ami One Concept y asocia los beneficios de un sistema de propulsión eléctrico con un diseño audaz y colorido, aunando siempre el máximo compromiso por la practicidad y el confort. Citroën lleva 100 años presentando conceptos revolucionarios, y quiere demostrar que continua siendo así.

El Citroën Ami One Concept ha sido concebido como un pequeño urbano con capacidad para dos pasajeros que pueda ser manejado por cualquier persona mayor de 15 años, aun cuando no tenga siquiera licencia para conducir. Citroën afirma haber diseñado el Ami One Concept “como una alternativa al transporte público y otros medios de transporte individuales de dos ruedas, como bicicletas, scooters y patinetes”.

Con unas cotas de 2,5 m de largo y 1,5 m de alto y ancho se ajusta a las necesidades de las grandes ciudades, donde el espacio brilla por su ausencia. Con un peso de 425 kg, la batería de iones de litio ubicada bajo el piso del habitáculo es capaz de proporcionar una autonomía de 100 km. Al tratarse de un coche volcado al ámbito urbano, su velocidad máxima está limitada a 45 km/h, como un ciclomotor.

Con el objetivo de abaratar costes, tanto el parachoques delantero como el trasero son el mismo, con las esquinas más protegidas gracias a los Airbump

Citroën Ami One Concept 1

El diseño del Citroën Ami One Concept propone soluciones ingeniosas, como puertas idénticas en ambos lados, con la cinemática inversa (puerta antagonista del conductor), o los mismos parachoques tanto en el frontal como en la zaga. Los pilotos posteriores son reversibles (derecha/izquierda), al igual que las cuatro piezas que conforman los retrovisores y los tiradores de las puertas

En el interior, el espacio a bordo y la funcionalidad se ponen en alto. El asiento del conductor (deslizante) y el asiento del pasajero (fijo) están dispuestos de manera asimétrica para ofrecer espacio y facilidad de movimiento a los ocupantes Tras estos, podemos disfrutar de un pequeño maletero para soltar alguna maleta y, en el lugar de una guantera para el pasajero, habrá un hueco para alojar un bolso de generosas dimensiones.

Con el Ami One Concept, Citroën ha optado por eliminar todo aquello no sea necesario. La conectividad tampoco se ha abandonado, con conexión para dispositivos móviles que permite al conductor controlar determinadas funciones del vehículo a través de su voz. Las ventanillas y el techo son practicables, pero sin ningún tipo de automatismo. A mano.

El prototipo no será desvelado hasta dentro de unos días en el Salón del Automóvil de Ginebra. Por el momento, Linda Jackson, CEO de la marca, no ha mencionado nada respecto a la posibilidad de llevar el Citroën Ami One Concept a producción. Aunque no sería ninguna estupidez…

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.