Un Alfa Romeo 158/159 Alfetta parece, pero entrañas de un Mazda MX-5 tiene

Un Alfa Romeo 158/159 Alfetta parece, pero entrañas de un Mazda MX-5 tiene

La forma idílica de tener una vieja gloria de las carreras por poco dinero


Tiempo de lectura: 4 min.

El Alfa Romeo Alfetta es uno de los coches de carreras más exitosos jamás producidos: el 158 y su derivado posterior, el 159, consiguieron 47 victorias de 54 Grandes Premios (GP) inscritos con ilustres pilotos a los mandos como Giuseppe Antonio “Nino” Farina, Juan Manuel Fangio o Luigi Fagioli. El primer bólido rojo nació en 1938, inicialmente desarrollado para competir en la clase “Voiturette” anterior a la Segunda Guerra Mundial. Tras esta, se adaptó para competir en la recién estrenada Fórmula Uno, ganando la primera carrera oficial en 1950 en Sliverstone.

Ahora bien, si como un servidor eres una de esas personas que alguna vez ha querido una vieja gloria de las pistas, pero no tienes el dinero (o la motivación) para hacerte con una, tenemos que decirte que el coche que ves en pantalla es más asequible que un SUV compacto de marca premium. Bajo el nombre de “Tipo 148”, no se trata de un modelo Alfetta genuino, sino de una réplica construida a partir de un viejo Mazda MX-5. El artífice de esta magnífica obra de arte es Ant Anstead, conocido por ser el coanfitrión del programa Wheeler Dealers de 2017 a 2020 junto a Mike Brewer.

La página web de Anstead enumera muy pocos detalles sobre este kit (es obligatorio enviar un depósito para obtener más información), pero en una entrevista con F1 Geeks, el especialista de la mecánica inglés reveló que este Frankenstein “Tipo 184” se ofrecerá a los clientes tanto como un juego de Mecano (por piezas para hacerlo tú mismo) como completamente ensamblado. De esa manera, uno puede decidir si quiere ensuciarse las manos para fabricar su propio Alfa Romeo de Gran Premio, o si solo deseas la experiencia de conducir uno sin inmiscuirte en las entrañas del monoplaza.

Alfa Romeo 158 Alfetta Kit Car Mazda MX 5 (2)

El Mazda MX-5 siempre ha sido un deportivo tan disfrutable como asequible, y existen decenas de preparadores especializados en mejorarlos, pero reconvertirlo en el mejor Alfa Romeo de carreras es algo inédito

El juego incluye todo lo necesario para fabricarlo, menos el MX-5. Tienes que llevarlo contigo si quieres este kit car (que no una réplica), pero seguirá siendo muchísimo más barato que comprar un Alfetta 158/159 directamente (si es que lo encuentras). A un precio de 7.499 libras esterlinas (8.325 euros, aprox.) los primeros 10 compradores tendrán la oportunidad de construir su “Tipo 184” con la supervisión de Anstead; Según la información, está trabajando en un manual Haynes (por lo completo que será) para aquellos que prefieran realizar la conversión en la comodidad de su garaje.

Al examinar una parte del paquete, algunos de los componentes de la suspensión, de los frenos y la mayoría de las piezas del tren motriz del roadster nipón se atornillan a un chasis tubular de desarrollo propio. Una vez que se clasifican todos los elementos mecánicos, los paneles de la carrocería, presumiblemente de fibra de vidrio, se ajustan al ras de la forma de la estructura de tubos junto con el asiento de cuero, el volante con el borde de madera y un salpicadero de metal completo. Eso sí, delante del habitáculo no disfrutarás de un ocho cilindros en línea, sino de los cuatro del MX-5.

Alfa Romeo 158 Alfetta Kit Car Mazda MX 5 (5)

Gioacchino Colombo fue el encargado de diseñar el corazón del Alfa Romeo 158/159 Alfetta, quien más tarde acabaría dando vida a los famosos motores “V12 Colombo” empleados por Ferrari durante más de 40 años

El nombre original se refería a su motor de 1,5 litros y ocho chupitos; la clase “Voiturette” estaba diseñada para una cilindrada no superior a los 1.500 cm3, manteniéndose en la misma relación de los coches de “Gran Premio” (generalmente para motores de 3 litros). Con la ayuda de un compresor volumétrico Roots, en sus primeros días producía cerca de 200 CV a 7.000 RPM, pero para 1951 ya entregaba 425 CV a 9.600 RPM, suficiente mover los 710 kg de masa por encima de los 300 km/h de punta. En el caso del “Tipo 184”, lo que hay es un tetracilíndrico de potencia desconocida.

Incluso con las tripas modernas del MX-5, el “Tipo 184” da su mejor impresión de un cohete de carreras de mediados de siglo: el calzado, por ejemplo, es un excelente análogo de las ruedas de alambre Borrani; el sistema de escape alargado expuesto se agota en el costado del automóvil (completo, con cuatro salidas del colector falsas), y los discos de freno parecen estar cubiertos con una cubierta que simula los tambores del Alfa Romeo original. Por supuesto, todos los que quieran hacerse con uno, tendrán que asumir que vendrá pintado en rojo sí o sí, junto con una jaula antivuelco.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
AutoHinojar
Invitado
AutoHinojar

La verdad es que molaría muchísimo poder comprar uno, al estilo de los kits de Caterham o similares wink grin


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.