Este Lamborghini Diablo puede parecer una herejía… Pero fue salvado

Este Lamborghini Diablo puede parecer una herejía… Pero fue salvado

Tiene un motor V8 de origen General Motors y la caja de cambios de un Porsche 911


Tiempo de lectura: 4 min.

Este asunto requiere algo de reflexión: ¿Un Lamborghini Diablo es un auténtico Diablo sin su motor V12? Porque este ejemplar que ves aquí, de 1995, no tiene su bloque original. Tampoco tiene ningún otro 12 cilindros, para el caso. En cambio, su propietario y vendedor actual dejó caer en el vano un propulsor V8 de origen estadounidense. Pero no te preocupes, no arruinó el superdeportivo italiano. Todo lo contrario, de hecho.

La historia es interesante. El dueño de esta criatura era, anteriormente, un feliz poseedor de un Diablo completamente original, pero los gastos involucrados eran una molestia constante. Las piezas eran difíciles de encontrar y no eran precisamente baratas. Además, quería conducir su criatura de forma habitual, como cualquiera de nosotros podría desear. Llegó a la conclusión de que el coche en sí era excelente, pero el motor y sus gastos relacionados eran problemáticos.

Entonces fue cuando vendió su preciada máquina para comprar otro Diablo. Pero no otra unidad más, sino una cuyo tren motriz había sido dañado por el fuego. Era una oportunidad que no podía dejar pasar. Lo restauró y se montó en la zaga un V8 de General Motors (LS3). Eso fue hace ocho años y lo maneja casi todos los días sin problemas. “Después me sentí mucho mejor, no tengo que preocuparme por las piezas caras… si es que puedes conseguirlas”, dice el dueño.

1995 Lamborghini Diablo V8 Swap (4)

Si bien el motor LS carece de la nota de escape de un V12 de Lamborghini, el V8 LS3 es más ligero, potente y fiable, además de ser infinitamente más económico de adquirir y de mantener, y fácil de usar

El nuevo propulsor de 6,2 litros fue empleado en coches como el Corvette de sexta generación (C6) o las dos últimas iteraciones del Chevrolet Camaro. En este caso, entrega 558 CV, casi lo mismo que podía ofrecer un Lamborghini Diablo VT 6.0 en 2001 con su gran V12 de aspiración natural. Junto con el LS3 hay una transmisión manual de un Porsche 911 (996) con las relaciones cambiadas en cuarta y quinta (más largas) y un diferencial de deslizamiento limitado en el eje posterior.

La gasto medio de combustible también es bastante decente, llegando a los 10 l/100 km en un viaje de ida y vuelta de Nevada a Colorado (cerca de 1.300 km). El sediento V12 de Sant’Agata Bolgnese apenas roza los 17 l/100 km en condiciones de conducción extraurbana. Sinceramente, es difícil negar el atractivo de un vehículo que fusiona el aspecto tan radical de un Lamborghini tan icónico como es el Diablo, con la potencia y la fiabilidad de un motor V8 estadounidense.

1995 Lamborghini Diablo V8 Swap (8)

Antes de montar el propulsor de General Motors, cabe decir que el Diablo ya tenía reminiscencias norteamericanas. Chrysler compró Lamborghini en 1987 y la retuvo hasta 1994

Además de las actualizaciones del tren motriz, este anaranjado automóvil también ha recibido algunas mejoras menores en el interior, como portavasos y asientos con calefacción. De hecho, el propietario dice que este es, probablemente, el único Diablo en el mundo que tiene asientos con calefacción, ya que no estaban disponibles desde fábrica. También tiene las ruedas de estilo “Hércules” del Lamborghini Murciélago; en mi sincera opinión, las originales le quedarían mejor.

Ahora, esta curiosa máquina, está a la venta. La razón es muy sencilla: su hasta ahora único dueño ya no lo puede disfrutar tanto como antes. Debería ir a otro que tenga tiempo para hacer algunos viajes épicos por carretera. Y sí, será una fuente de discusión y debate durante esos viajes. Los precios actuales de un Lamborghini Diablo en buenas condiciones varían mucho, pero es posible gastar más de 500.000 euros en algunos casos (sin irse a extremos como el GTR 2000).

1995 Lamborghini Diablo V8 Swap (10)

Este, sin embargo, tiene un precio inicial de 105.000 dólares (94.000 euros aprox.). El anuncio de venta de Craigslist indica que el coche está en Las Vegas esperando a un nuevo dueño. El odómetro marca 18.719 kilómetros, aunque no está claro si esa es la distancia que recorrió con el V8 o si ese es el kilometraje total del chasis. De cualquier manera, pedir menos de 100.000 euros parece bastante razonable considerando todo el trabajo que se ha invertido.

¿Genialidad o herejía? ¿Tú lo tendrías en tu garaje de coches con espíritu RACER?

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!