Menu

El Porsche 911 Turbo (930) de LEGO es ideal para posar en tu escritorio

Más económico que el original y más fácil de hacerse con uno

El Porsche 911 Turbo (930) de LEGO es ideal para posar en tu escritorio

LEGO se está esforzando por mantener viva la cultura del automóvil, y sacar los cuartos de los caprichosos aficionados que tanto los deseamos. ¿Un Ford Mustang clásico? ¿El nuevo Shelby GT500? ¿El Aston Martin DB5 de James Bond? Poco a poco, la famosa compañía danesa va ampliando su gama de productos, y el último en integrarse ha sido el Porsche 911 (930) Turbo.

Se incorporará a la familia LEGO Speed Champions, una de las gamas más asequibles y modestas de la empresa de los ladrillos. Los emblemáticos faros circulares del 911, los marcados pasos de rueda, los característicos paragolpes y el enorme alerón trasero “cola de ballena” se han replicado bastante bien en solo 180 bloques. Por 14,99 dólares (13,20 euros), cualquiera puede ser dueño de un Porsche 911 Turbo refrigerado por aire, siempre que sea este.

Los neumáticos son de goma real, así que un uso muy exhaustivo podría desgastarlos. El juego incluye un parabrisas extraíble para colocar la provista minifigura de LEGO dentro del coche. La camisa del piloto amarillo también incluye la insignia de Porsche porque, bueno, ¿por qué no? Finalmente, tres conos vienen con el kit para que los constructores puedan vivir algo de fantasía conduciendo en el mundo real.

1974 LEGO Porsche 911 Turbo 1

Este Porsche 911 Turbo en concreto luce en un color blanco (el único disponible), y mide 15 centímetros de largo, seis de ancho y cuatro de alto. Lo justo y necesario para que nadie ponga pegas del tipo “es que ocupa demasiado espacio” o “dónde lo vas a meter”. Llegará el 1 de agosto a Estados Unidos y no sabemos cuándo hará lo propio en España, o si llega (aunque no sé de ningún motivo por el que no lo hiciese).

A título de curiosidad, la serie 930 fue la primera versión del Porsche 911 Turbo. Se fabricó entre 1974 y 1977, y bajo ese enorme alerón se escondía un motor bóxer de seis cilindros y 3,0 litros capaz de entregar 260 CV a las ruedas posteriores (el modelo de acceso –Carrera– se ofrecía con 165 CV). Podía alcanzar los 250 km/h de velocidad máxima y acelerar hasta los 100 km/h desde parado en 6,1 segundos. De esta serie, tan solo se hicieron 3.227 ejemplares.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.