Coche del día: BMW 635CSi (E24)

Coche del día: BMW 635CSi (E24)

Un coupé para la autobahn


Tiempo de lectura: 3 min.

La nueva serie 6 de BMW surgió por la necesidad de ofrecer a sus clientes un coupé que continuase con la tradición de los modelos 2000 C/CS, 3.0 y 3.5 CS/CSi/CSL. El modelo que nos ocupa significa Serie 6 Coupé Sport Inyección electrónica (de ahí las siglas) con un motor de 3.453 cc; el BMW 635CSi.

La carrocería fue desarrollada por Paul Bracq, jefe de diseño de BMW entre 1970 y 1974, mientras que la parte técnica corrió a cargo de Bernhard Osswald, y salió a al venta en 1976. Lo más característico del nuevo modelo era su frontal con inclinación negativa, su gran superficie acristalada, sus archiconocidos dobles riñones que forman la calandra del radiador y sus dobles faros redondos.

Para mover este coupé se escogió el motor M30B34 de seis cilindros en línea -adaptado desde el mismísimo BMW M1- y un sistema de inyección electrónica L-Jetronic, desarrollando 218 CV a 5.200 RPM y un par motor de 310 Nm a 4.000 RPM. La potencia se transmitía a las ruedas traseras a través de una caja de cambios Getrag de cinco velocidades con diferencial autoblocante para controlar la potencia. Alcanzaba los 222 km/h, mucho para la época.

Nada más sentarnos en el asiento delantero observamos que se ha pensado sobre todo en el conductor, era fácil ajustad volante y asientos al cuerpo de cada uno. Era interesante la estudiada ergonomía del salpicadero, dividido en dos zonas: una dirigida hacia el conductor, donde se agrupaban todos los instrumentos que informaban del funcionamiento mecánico del coche, a su izquierda el ordenador que comprobaba el buen funcionamiento del los sistemas de seguridad y los mandos de las luces, y a su derecha los que controlaban el equipamiento del vehículo.

Todo su interior estaba tapizado en cuero y los asientos delanteros sujetaban muy bien, y tenían todo tipo de reglajes. Atrás había el espacio correcto para dos peques o adultos de talla pequeña. La visibilidad era muy buena gracias a unos finos pilares A y a unas grandes ventanillas, y nos podíamos deleitar mirando su enorme capó.

No esperéis que BMW saque vídeos como este, ¡ahora sería muy políticamente incorrecto!

Al disfrute de la conducción contribuía un suave embrague acompañado de una palanca de cambios de recorridos cortos y precisos; el motor ofrecía el 85% de su generoso par motor a tan solo 2.000 RPM. Su comportamiento era irreprochable y tanto la dirección como la suspensión y los frenos cumplían excepcionalmente.

La frenada estaba encomendada a cuatro discos, y la amortiguación era bastante sofisticada, pues en el eje delantero llevaba brazos transversales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora, y en el eje trasero brazos oscilantes longitudinales junto con los amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora. La dirección ZF era de tuerca a bolas y estaba servoasisitida, pero con la dureza necesaria para ser comunicativa y desmultiplicada para facilitar las maniobras.

Debido a su gran tamaño -4.755 mm de largo por 1.725 mm de ancho y 1.365 mm de alto-  y su peso -1.480 kg- no gozaba de un comportamiento muy ágil en carreteras reviradas, mientras que en autopistas y demás vías rápidas poseía un gran aplomo. Resultaba bastante agradable escuchar el grave tono de su motor de  seis cilindros y sentir como se insinuaba su trasera en rotondas y en curvas cerradas, mientras la dirección llevaba el coche exactamente donde quería el conductor. Su consumo, en consonancia con el resto del coche, unos 18 litros a los 100 kilómetros.

¿Te gusta conducir? Este tipo de coches, sí. Nelson Piquet está de acuerdo, ojo al vídeo a partir de 2:33, lo da todo en Paul Ricard con un M635CSi.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

Ponce le sacó más partido, que él no tenía escapatorias…

Totis Van Tafel
Invitado
Totis Van Tafel

Qué coche… todos los BMW de esa época me parecen excepcionales.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.