Coche del día: BMW 3.0 CS

Coche del día: BMW 3.0 CS

¡Qué buen vassallo, si oviesse buen señor!


Tiempo de lectura: 2 min.

BMW 3.0 CS, un bello ejemplar de la firma bávara que nació a principios de los setenta. Esbelto, poderoso, elegante, de finos acabados y con una visibilidad magnífica. El sonido que transmite el motor al interior del habitáculo te hace notar que bajo tu pie hay caballos nobles, listos para salir al paso, trotar o galopar sin contemplaciones. De ti depende.

BMW juntó en un bonito diseño en forma de cupé de dos puertas de lineas estilizadas y suaves, donde la visibilidad cobra especial protagonismo, un propulsor de seis cilindros en linea y 2.986 cc capaz de entregar 177 CV. Entre esa máquina y la transmisión a las ruedas traseras media una caja de cambios de cuatro velocidades. Eso es en esencia el BMW 3.0 CS (E9) de 1971: un conjunto sobresaliente que alcanzaba sin dificultad 200 km/h y casi una docena más si se le exigía.

Hay coches que te marcan. La experiencia de conducirlos trasciende el hecho de manejar un conjunto de pedales y palancas para convertirse en una vivencia interior. No se trata de ir rápido o lento, de volar sobre las rectas o hacer cabriolas en las curvas. Es perderse en una carretera, sin principio ni fin, saboreando las reacciones del coche y sus sonidos al son de tus instrucciones.

El BMW 3.0 CS que llegó a mis manos era plateado, andaba cerca de la década y tenía más de 100.000 km. Daba igual eso y lo que consumía. Es una decisión personal salvaguardar tu hígado de caldos de elevada graduación cualquier viernes y poner gasolina al coche, para ir de A a A, sin importar las letras intermedias. Un aventura para la que estos versos de Lorca vienen que ni pintados:

Aquella noche corrí
el mejor de los caminos,
montado en potra de nácar
sin bridas y sin estribos…

COMPARTE
Sobre mí

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pablo Mayo
Invitado
Pablo Mayo

Simplemente precioso. Aquí dejo un vídeo de Petrolicious donde lo retratan de maravilla:


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.