Coche del día: BMW 333i

Coche del día: BMW 333i

Solo se fabricaron 200 unidades que se vendieron en Sudáfrica


Tiempo de lectura: 3 min.

Sudáfrica, un país que parece estar muy lejos y que no tiene mucho peso internacional. Nunca aparece en las noticias, nadie habla de ellos, solo están allí… Sin embargo, para los amantes del automóvil, Sudáfrica es un lugar particular, pues de allí han salido coches de lo más interesantes y los más llamativos han sido casi siempre BMW. No en balde, fue el primer país donde BMW abrió una filial.

Evidentemente, las cosas no son por capricho, BMW quería competir en las carreras del Grupo 1 del país africano y eso obligaba a crear modelos de homologación. Los coches de homologación siempre han dado lugar a los mejores modelos de producción, y sin necesidad de salir de BMW, el mismo M3 e30 fue un coche de “homologación”. Por eso la primera generación es un coche tan recordado y tan deseado, porque nació para la competición.

Pero no fue el único e30 que nació para la competición, pues nombrar a Sudáfrica tiene su razón. Allí, para poder correr en el Grupo 1, la firma alemana desarrolló el BMW 333i, una denominación de lo más particular, que ya nos adelante, si te acuerdas de como eran las denominaciones de la firma alemana antaño, que estamos ante el BMW e30 con el motor más grande que jamás ha montado el modelo. Si no recuerdas como eran, te lo contamos rápido. Antes, la primera cifra indicaba la serie del modelo y las otras dos, el motor. En este caso estaríamos ante un Serie 3 con un motor de 3,3 litros.

bmw 333i (2)

La idea del proyecto fue obra de Bernd Pitschreider, director de BMW Sudáfrica en aquellos años y el objetivo, como se ha comentado, era poder competir en el Grupo 1. Así que decidió meter un motor de seis cilindros en el e30, el más grande disponible, para poder contar con todo el poderío posible tanto en pista como en las vías públicas. Al fin y al cabo, ya que se hacen las cosas, pues se hacen bien, ¿no? Por eso, el señor Pitschreider optó por el bloque de seis cilindros que daba vida a los BMW 633 CSi y BMW 733i.

Es cierto que, por aquel entonces, se comercializaba el BMW M3, la primera generación del modelo que podría haber servido como base de homologación en Sudáfrica. Pero en aquellos años, el país no estaba en un buen momento por el régimen del Apartheid y la presión del resto de países, hacían poco rentables las importaciones. Lo mejor era crear algo de forma interna, como también ocurrió con el BMW Serie 5. No obstante, que se fabricara en Sudáfrica era una cosa, pero su diseño se haría en Alemania, concretamente en los talleres de Alpina.

No llegó el M3 e30 a Sudáfrica, pero se fabricaron el suyo propio

Así, se tomó el bloque conocido como “Big Six”, que con 3.210 centímetros cúbicos, fue el propulsor más grande que se montó en el chasis de un BMW e30 –oficialmente, claro–. El motor rendía 197 CV a 5.500 revoluciones y par de 285 Nm a 4.300 revoluciones. Era un motor fiable y tenía mucho margen de potenciación, pero era tan grande, que obligaba a escoger entre el aire acondicionado o la dirección asistida –no había sitio para todo en el vano–. Alpina desarrolló una admisión y una línea de escape específicas. Los frenos también eran más potentes, se incorporó un radiador más grande y unas llantas de 16 pulgadas inequívocamente Alpina.

Solo se hicieron 200 unidades de este BMW 333i, todas ellas capaces de alcanzar los 231 km/h y completar el 0 a 100 km/h en 7,8 segundos. El kilómetro con salida parada lo completaba en 28,1 segundos.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.