Menu

Tesla investiga un Model S con una avería muy chunga

Los resultados preliminares apuntan a una obra del Maligno

Tesla investiga un Model S con una avería muy chunga

Klaus Kartoffensen, un orgulloso dueño alemán de un Model S P100D, acabó llevando su coche al servicio técnico ante una serie de comportamientos anómalos. La berlina eléctrica había estado dando muy buen resultado en todos los sentidos, pero empezó a comportarse de forma muy extraña en muy poco tiempo.

Los técnicos de Tesla conectaron en primer lugar la máquina de diagnosis, que dio un código de error muy particular: P0666. Varias centralitas se encontraban muy calientes en el momento de la recepción, lo que explica un poco lo descrito por el cliente. El modo Ludicrous, el de máximas prestaciones, no había forma de quitarlo.

El asesor de servicio recogió comentarios del tipo: «el acelerador está siempre demasiado sensible», «no deja programar el control de crucero a menos de 250 km/h», «no deja bajar la música», «cuesta arriba siempre se embala», «se come las ruedas muy rápido», «en el garaje siempre se quedan las luces encendidas desde las 23:58», etc.

Un aprendiz de mecánico recién salido de un ciclo formativo tiene una teoría. Después de hacer todas las pruebas posibles, le dio por investigar las últimas canciones escuchadas, y se encontró la discografía completa de Iron Maiden en el disco duro. El cliente no había sido, sino su hijo, de los que lleva pulseras de pinchos, vaqueros estropeados de Zara, greñas y usa champú con suavizante de marca cara.

«Todo cuadra», dijo Otto von Tuerken, el aprendiz mecánico. «El coche ha sido poseído por las movidas de los Maiden, como el miedo a la oscuridad, correr hacia las colinas, el número de la bestia o el no os oigo j***r -con perdón- de las versiones en directo», añadió. El comentario en inglés tiene un poco más de sentido, pero teníamos que traducirlo. «Lo de ir rápido tiene que ser por el temazo de Wasted Years, quiere aprovechar el momento de forma tan intensa como un buen solo de guitarra», sentenció von Tuerken.

En Fremont, California, están estudiando este caso. De momento no tienen claro si el coche necesita una reprogramación o un exorcismo. Hay trabajadores de la fábrica que han dejado en el buzón de sugerencias replicar esa programación maligna y ofrecerla como un pack extra de 5.000 dólares para clientes metaleros. Ya lo dice el primer principio de la ingeniería: si algo funciona, no lo toques.

NOTA: lo que acabas de leer es una noticia ficticia, total o parcialmente, únicamente con propósitos humorísticos. espíritu RACER se ampara en la figura legal del animus iocandi, es simplemente humor, chanza y coña. Cualquier persona nombrada, hecho o situación que coincida con la realidad es pura coincidencia.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.