Menu

Coche del día: Ford StreetKa

El utilitario que emocionó a Pininfarina

Coche del día: Ford StreetKa

Durante los primeros años de este siglo el segmento de los descapotables dio un vuelco en Europa al doblar sus ventas respecto a ejercicios anteriores. Parte de culpa la había tenido Peugeot tras lanzar el 206 CC, quizá el mejor exponente de la popularización de los cabrio. Y como suele ocurrir en cualquier segmento, tras el pionero surgió una oleada de competidores que trataban de imitarle, si bien en pocas ocasiones lograban equiparar su éxito. Así, ni Nissan con el Micra C+C, ni Opel con el Tigra TwinTop, ni Mitsubishi con el Colt CZC consiguieron eclipsar al coqueto convertible francés. Sin embargo, la marca del óvalo azul se desmarcó lanzando el Ford StreetKa con un concepto que recordaba más a los kei car japoneses al estilo Daihatsu Copen o Suzuki Capuccino que a los más prácticos con techo metálico escamoteable.

Pininfarina obró el milagro: convertir un pequeño utilitario de cuestionable estética en un divertido roadster en el que el diseño jugaba un gran papel. Cierto es que con pintar aquellos voluminosos paragolpes de plástico negro ya tenían parte del camino ganado, pero los cambios producidos en su carrocería dieron mucho de sí. Agradecemos que no tomaran como punto de partida el Ghia Saetta, el cual curiosamente se daba un aire a otro biplaza tardío como fue el Renault Wind.

Los grupos ópticos traseros se sustituyeron por otros de formas más angulosas que realzaban su aspecto deportivo, mientras los delanteros fueron tapados parcialmente por el nuevo frontal. Los paragolpes fueron también diferentes, estando el trasero rematado por la luz de marcha atrás en posición central y baja que podría pasar por un tubo de escape desde cierta distancia. Se incluyó un pequeño alerón, así como los arcos de seguridad de acabado metálico que acentuaban su espíritu sport.

¿Pero era sólo imagen o el StreeKa ofrecía sensaciones más allá de conducir con el cielo como techo? Podría decirse que el bastidor y las suspensiones adaptadas -se ensancharon las vías, por ejemplo- sí cumplían su papel, viniendo la principal limitación por parte del motor. El elegido para mover al pequeño roadster fue un 1.6 de 8 válvulas de 95 CV, a priori suficientes para su contenido peso, pero en la práctica se quedaba bastante corto. Declaraba un 0-100 por encima de los 12 segundos y una velocidad máxima algo superior a los 170 km/h.

A base de jugar con el cambio de desarrollos cortos podías sacarle jugo en carreteras de montaña donde su dirección y tacto convencían, pero desde allí lo mejor era volver a la ciudad para aprovecharse de su recortada longitud. En vías rápidas la sonoridad no era su aliada, ya fuera con la capota abierta o cerrada. El proceso de plegado del techo de tela era sencillo aunque hubiese que hacerlo de forma manual sin demasiado esfuerzo. En el fondo el StreetKa era un roadster con pocas concesiones.

Para el interior no se complicaron en exceso al montar el salpicadero del tres puertas del que derivaba, el Ka. Algunos detalles en acabado metálico o el fondo blanco de la instrumentación lo decoraban para justificar el espíritu del StreetKa y la notable cantidad de dinero que Ford nos pedía por esta variante. El precio era, por tanto, otro de sus inconvenientes, resultando más costoso que muchos de sus rivales tales como el Tigra TwinTop, algo más práctico.

Y es que, su luneta trasera pequeña y de plástico, así como su interior estrecho con un marco del parabrisas intrusivo, le convertían en un modelo no apto para todas las tallas ni de uso durante todas las estaciones del año. En cualquier caso eran aspectos que se perdonaban si buscábamos un coche diferente y provocador con el que no pasar desapercibidos, tener la posibilidad de disfrutar a cielo abierto, o apreciar las bondades de su bastidor.

Si queréis saber más sobre este pequeñín, aquí os dejamos el enlace a una prueba que hizo Javier allá por 2005.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
SergioQ4
Invitado
SergioQ4

«Los grupos ópticos tanto delanteros como traseros se sustituyeron por otros de formas más angulosas que realzaban su aspecto deportivo». Seguro lo de los delanteros? No quedaba simplemente tapado por el nuevo paragolpe?

Pablo Mayo
Invitado
Pablo Mayo

Estás en lo cierto, aunque seguramente el autor se refiere a sus formas angulosas, desde un punto de vista de diseño. En realidad, la pieza del faro delantero como tal es la misma en el Ka y en el StreetKa. Corregimos el texto para que no resulte confuso.

SergioQ4
Invitado
SergioQ4

Siempre me dio intriga,nunca vi uno de cerca, parece una solución bastante chapucera de tuning de taller de barrio, no afecta al haz lumínico?

Quedé un poco mosqueado, por lo que vi cambian por dentro, llegué a contar 5 lámparas, mas la de giro naranja? https://www.ebay.co.uk/itm/Ford-Street-Ka-2003-2005-Depo-Head-Lamp-Light-Head-Lamp-Headlight-Right-Side/301940926308?fits=Car+Make%3AFord%7CModel%3AStreet+KA&hash=item464d14e764:g:DpcAAOSwRJ9XhXf7

Los traseros sí cambian de verdad….

Pablo Mayo
Invitado
Pablo Mayo

Desde luego no parece una solución muy elegante, pero sí económica para cambiar el diseño. En cuanto al haz, ten en cuenta que cualquier vehículo de serie debe pasar unas pruebas de homologación, entre las que se encuentran las luces. No creo que afecte demasiado, pues lo que se tapa está en el extremo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.