Menu

Detenida una menor de edad por conducir escuchando «música de mierda»

El atestado policial resta importancia a que alcanzó 220 km/h

Detenida una menor de edad por conducir escuchando «música de mierda»

Agentes de la Policía Nacional han identificado y detenido a una cuqui que se puso al volante de un BMW alquilado a nombre de un pagafantas de 27 años de edad. El susodicho colgó un vídeo en Instagram donde se veía a la sudodicha cuqui tumbando agujas de un BMW Serie 3 diésel en la autovía A-5, sentido Badajoz, aprovechando unas rectas muy chulas.

El vídeo comienza con un comentario pesimista y existencialista: «puede que… muera en pocos minutos». Este comentario viene a colación de que el pagafantas es músico, sigue en el conservatorio, y temía que la cuqui, menor de edad, pusiese lo que suele escuchar la mocedad entre anuncio y anuncio de la versión gratuita de Spotify.  Y así se perpetró el delito contra la seguridad vial, con unos ritmos poco aconsejables para la salud mental.

Cuando este vídeo llegó a los agentes de la Policía Nacional a través del sistema de chivatazos, quedaron indignados e iniciaron diligencias. La portavoz del cuerpo anotó: «si hubiese estado escuchando -no sé- ‘Highway to hell’, tan solo habríamos procedido a ponerle una multa al caballero por pagafantismo, pero con esa música no pudimos dejar de aplicar todo lo que la normativa dispone.»

En el atestado policial se subraya como agravante la reproducción de «Calma (Remix)» en el equipo de música del coche, utilizando la expresión malsonante de «música de mierda». La reciente reforma del Código Penal, a instancias de la DGT dirigida por Pere Navarro, considera infracción muy grave conducir con música de mierda, especialmente si afecta a otros pasajeros del vehículo.

La compañía de alquiler dedujo de la fianza los daños producidos en el sistema de altavoces de la berlina premium alemana. Además, el pagafantas verá que le faltarán puntos en el carné de conducir y ha sido expulsado del conservatorio. La multa va a ser de agárrate y no te menees. Y si llega a tener la moza menos de 16 años, lo habría flipado en colores, pero no hay un tipo penal aplicable ahí.

En cuanto a la cuqui, el juez de guardia le ha establecido medidas cautelares: una semana sin cargador para el móvil, con precinto judicial en el conector USB. De esta forma, se busca que la precoz conductora dosifique muy bien el tiempo que está con el móvil, que es lo peor que se le puede hacer a alguien de la generación Z aparte de ponerle una reposición de «La casa de la pradera».

La Policía Nacional recuerda en redes sociales los riesgos de escuchar música de mierda, especialmente a 220 km/h, ya que si se quiere cambiar de canción el leve movimiento de volante puede hacer que el vehículo se salga de la vía, o peor, que se siga escuchando la música de mierda, la cual reduce la percepción de las señales de tráfico y aumenta los errores al volante.

NOTA: lo que acabas de leer es una noticia ficticia, total o parcialmente, únicamente con propósitos humorísticos. espíritu RACER se ampara en la figura legal del animus iocandi, es simplemente humor, chanza y coña. Cualquier persona nombrada, hecho o situación que coincida con la realidad es pura coincidencia.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.