El Mercedes-Benz 190 eléctrico fue bien recibido, pero nada vimos de él

El Mercedes-Benz 190 eléctrico fue bien recibido, pero nada vimos de él

Con la tecnología disponible en 1990


Tiempo de lectura: 4 min.

Décadas antes de que la firma de estrella lanzase la submarca EQ, ya había tanteado con la idea de los coches movidos por baterías. En el salón de innovación de la Feria de Hannover de mayo de 1990, Mercedes-Benz exhibió un 190 E (W201) que se había convertido a propulsión eléctrica. Según el argumento de Stuttgart, el sedán compacto presentaba la base ideal y más probable de lo que sería (o debía) ser un coche eléctrico. Se bautizó como 190 E Elektro.

En 1991, la compañía mostró una versión evolucionada en el Salón del Automóvil de Ginebra. Si bien no llegaba a ofrecer las mismas cifras prestacionales de sus equivalentes de combustión interna, el 190 E Elektro retuvo las mismas cotas interiores y su diseño al completo, así como todas sus características de seguridad por entonces disponibles.

En aquel prototipo, cada rueda trasera contaba con su propio motor eléctrico alimentado por imanes permanentes, con una potencia máxima de 16 kW/22 CV cada uno, por lo que la potencia total era de 32 kW/44 CV. El sistema de frenado regenerativo devolvía energía a la batería. Una ventaja particular del prototipo fue la eliminación de componentes mecánicos pesados, por lo que la masa adicional, en comparación con su equivalente de combustión interna, era “solo” de 200 kilos.

1990 Mercedes Benz 190 Electrico (4)

Las técnicas de entonces aún eran relativamente rudimentarias, mucho menos avanzadas que las que tenemos hoy en día, y ni siquiera pueden considerarse un precursor de ningún modelo eléctrico existente, pero existieron. Buscando probar distintas configuraciones de unidades y de baterías, la casa alemana finalmente optó preferentemente por una de cloruro de sodio-níquel y otra de azufre de sodio (como las que usaba BMW), que ofrecían una densidad de energía mucho más alta que los conjuntos de plomo de la era.

La temperatura de trabajo óptima de ambos sistemas eléctricos en este 190 E tan particular se situaba en torno a los 300 grados centígrados

En 1992 Mercedes creó una decena de 190 E eléctricos y los envió a la isla de Rügen, en la costa del mar Báltico, donde trabajaron como vehículos privados y de taxis durante los cuatro años siguientes. También se instaló una red de carga con células solares para las pruebas. El programa fue un éxito significativo, con uno de ellos registrando 100.000 kilómetros en un año… en un islote de solo 51 km de largo. Participaron más fabricantes, un total de 60 vehículos estuvieron implicados en el programa.

Siete unidades de pruebas del 190 eléctrico tan solo tenían una transmisión de relación directa, los de batería de cloruro de sodio-níquel, todos con motores asíncronos. El motor entregaba par suficiente para no necesitar marchas. Con una sola carga, el Mercedes-Benz 190 E eléctrico podía aportar hasta 110 km de autonomía en el mejor caso, meritorio hace tres décadas. Con esta configuración pesaban 1.400 kg.

1990 Mercedes Benz 190 electrico 5

En este gráfico podemos ver cómo se colocaron los elementos del sistema de propulsión eléctrico. En el vano motor y en el maletero se alojaban sendos paquetes de celdas de batería (1), independientemente del electrolito usado. Donde iría la caja de cambios tradicional encontramos el motor eléctrico asíncrono (2) conectado al árbol de transmisión. Cerca del paragolpes delantero estaba la electrónica de control del motor (3).

Por su parte, los circuitos de control de batería estaban debajo del paquete de celdas delantero (4). Por último, el cargador interno (5) se ubicaba cerca del habitáculo y el cable de carga (6) quedaba recogido en una bobina cerca del paragolpes, haciendo esquina con la aleta izquierda. Con este diseño no se compromete la habitabilidad, pero sí la capacidad del maletero, aunque tiene su lógica en la distribución equilibrada de masas.

Otras tres unidades funcionaron con baterías de níquel-cadmio, con caja de cambios manual en combinación con un motor eléctrico síncrono. La autonomía en ese caso era muy inferior, solo 40 kilómetros.

 

Al final, nada salió de estos prototipos en sus modelos posteriores, y Mercedes-Benz se enterró en otros proyectos durante décadas, como en smart o en ampliar aún más su gama de vehículos. Incluso también tanteó con la energía del hidrógeno. No fue hasta que Tesla y muchos otros fabricantes detrás cuando la marca se volcó de lleno con las motorizaciones eléctricas, empezando por el Clase B eléctrico. Además del EQC, la submarca EQ irá creciendo como una familia, empezando por una berlina.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!