Coche del día: Volkswagen Golf R32 (1K)

Coche del día: Volkswagen Golf R32 (1K)

Cuando un GTI no era suficiente


Tiempo de lectura: 6 min.

Si hace dos semanas hablábamos del Audi A3 3.2 (8P), del BMW 130i (E87) y la semana pasada del Alfa 147 GTA, esta semana nos tocaba “cerrar el círculo” -a falta del C Sportcoupé/CLC (CL203) o el León Cupra 4 (1M)-, y departir sobre otro de los compactos pata negra de seis cilindros que comparte muchas cosas con el de Ingolstadt: el Volkswagen Golf R32 (1K o Mk.V).

Este Golf R32 se encontraba en un acertado punto medio con respecto a los otros tres: no alcanzaba ni la radicalidad del 147 ni era tan cómodo como el A3. Estaba quizás más cerca de un BMW 130i si no tenemos en cuenta las diferencias de sus sistemas de tracción ni la disposición del motor, longitudinal en el de Múnich. Aún así, y pese a su aspecto algo intimidante, no tenía un comportamiento que abrazara plenamente la palabra “deportivo”, siendo el adjetivo que mejor lo definía el de “equilibrado”.

Del motor no podemos añadir mucho más de lo que dijimos para el Audi, ya que compartían tripas; usando para ambos como punto de partida el veterano 2.8 VR6 (en V estrecha) que ya montaba el Golf VR6 (1H/Mk.III), aumentada su cilindrada hasta los 3,2 litros. El Golf R32 (1K) abandonaba la radicalidad del Golf R32 previo (1J) o Mk.IV, pasando a ser un modelo más utilizable en el día a día, pero no tan “burgués” como el A3 3.2.

Volkswagen Golf R32 1K 5p 1

Mientras que el Golf R32 (1J) salió como una versión especial, final y casi artesanal de su cuarta “caja” en 2003; el R32 (1K) fue concebido desde el lanzamiento al mercado de la serie y con un planteamiento menos radical que el anterior; siendo más una alternativa “normal” de gama al GTI si lo que preferías era un compacto con motor “gordo”, tenías alergia a los turbocompresores y querías el plus de seguridad que añadía la tracción integral. Un poco a modo GTI 16v contra VR6 del “caja 3” de antaño.

Este 3,2 litros entregaba en el Golf R32 (1J) 241 CV a 6.250 vueltas con un par máximo de 320 Nm entre 2.800 y 3.200; mientras que en el Golf R32 (1K) clavaba la potencia del A3 -250 CV-, siendo algo diferente su forma de entrega: misma cifra de par de 320 Nm, pero a 2.500 revoluciones, en vez de entre las 2.500 y 3.000 del Audi. Además, entregaba la potencia 50 RPM más arriba que el 1J.

Al igual que el Audi, no era un motor con tecnología de inyección directa, como por ejemplo sí que lo era en el Passat o el Touareg para el mismo 3,2 litros -los conocidos como FSI o Fuel Stratified Injection-. Se trataba de un motor veterano, con tecnología algo obsoleta, pero fiable como pocos.

Volkswagen Golf R32 1K motor

Del mismo modo que el compacto de Audi, alcanzaba los 100 km/h en 6,5 segundos; declarando un consumo similar de 10,7 litros a los 100 kilómetros, homologados y en ciclo mixto, y en torno a 22 l/100 km (unos 2 litros más que el Audi), en conducción deportiva. En la práctica consumía un poco más que el A3, sobre todo debido al sobrepeso de 50 kilos que tenía con respecto a este.

Este compacto, aún siendo menos “cantoso” que el GTI, no era tan discreto como sí era el A3

Le delataban sus bonitas llantas multirradio “Zolder” de 18 pulgadas sobre neumáticos 225/40, unos impresionantes asientos tipo baquet opcionales en cuero, voluminosas entradas de aire para un paragolpes frontal distinto al resto de los Golf, una parrilla diferenciada en aluminio -por cierto, similar a la del Touran e igual a la del Jetta coetáneo-, doble salida de escape central que daba la nota con un delicioso ronroneo grave, alerón posterior, faldones laterales, un parachoques trasero pintado en el color de la carrocería -sí, fue muy criticado, pero el resto de Golfs lo llevaban en plástico sin pintar-, inserciones en aluminio en el interior y el volante “sobredimensionado” del GTI.

Además, abandonaba del GTI las costuras en rojo por unas más sobrias en negro. Redondeaba el interior la excelente habitabilidad, y, la buena calidad de materiales y acabados que rodeaba a esta generación del Golf.

Es cierto que no era una compra racional con respecto al Golf GTI (¿acaso un GTI sí que es una compra racional?), ya que les separaban casi 8.000 euros de 2006 -casi 10.000 euros de 2019-. Si el consumo te importaba poco, valorabas su sistema de tracción 4Motion -tracción total conectable mediante embrague Haldex-, el sonido y refinamiento de su seis cilindros, su respuesta inmediata a casi cualquier régimen y los costes adicionales de llevar un seis “pucheros” -como un impuesto de “circulación” (IVTM) más costoso-…

… te podías llegar a plantear su compra; pero teniendo en cuenta que sus prestaciones no diferían demasiado de las del GTI de tracción delantera -en el 0 a 100 le sacaba medio segundo y en recuperaciones eran parecidos-, no era una compra lógica en comparación con el GTI.

El GTI era menos subvirador que el R32 al límite -por aquello de tener menos peso en el eje delantero-, y quizás, más divertido por dejarse descolocar del eje trasero; cosa que en el R32 y gracias a su sistema de tracción total era casi imposible; iba sobre raíles. Su detención se encomiaba a unos discos ventilados de 345 milímetros para el eje delantero y macizos de 310 para el trasero, ambos con las pinzas pintadas en azul.

Tampoco podemos decir que era un modelo torpe, tenía cierta agilidad, pero como decían los medios de la época: le sobraban unos kilitos de más y una cura de adelgazamiento le habría venido muy bien.

Volkswagen Golf R32 1K 5p 2

A nivel de chasis equipaba unas suspensiones más firmes que el GTI -su carrocería estaba 5 milímetros más cerca del suelo-; mismos asientos deportivos, pero tapizados en piel en vez de la mítica tela de cuadros escoceses; teniendo en opción unos radicales baquet con la insignia “R” grabada -bonitos, pero caros e incómodos para el día a día-.

Como en el A3, también se podía comprar con una caja de cambios de doble embrague DSG, más recomendable para el día a día por su comodidad y más efectiva; pero también menos divertida. La parte buena: los consumos eran rebajados mínimamente con esta. En el 1K se alargó la relación final de la sexta -tanto en la manual como en la DSG-, con respecto a su antecesor el 1J, con el fin de mejorar algo los consumos.

Su equipamiento de serie era completable pasando por caja, con cosas como el techo solar, el sensor de aparcamiento posterior, teléfono o navegador en color con DVD para la cartografía.

Volkswagen Golf R32 1K 3p 2

¿Su precio? 35.140 euros del año 2005 para el 1K tres puertas -44.700 a día de hoy-, una elevada cantidad de dinero para un compacto absolutamente irracional pero único. Si quieres hacerte con uno hoy, ve preparando más de 12.000 euros. Si lo quieres cinco puertas, además, te llevas un coche un poco más práctico.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Volkswagen Golf con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.