Menu

Daihatsu presenta varios «concepts» en el Salón de Tokio 2019

Cuatro prototipos de "kei car", a cada cual más llamativo

Daihatsu presenta varios «concepts» en el Salón de Tokio 2019

Entre los salones dedicados al automóvil que se celebran a lo largo del mundo, el Salón de Tokio suele destacar por su contenido. No llega al nivel de, por ejemplo, Ginebra, pero al ser uno de los eventos más importantes del país del sol naciente, los fabricantes locales se lucen sobremanera con nuevos modelos y, sobre todo, con prototipos.

Los japoneses tienen una imaginación especial y una visión del coche muy particular, y muy influenciada por las normas de su mercado doméstico. Todos conocemos los famosos kei car, pequeños vehículos que explotan al máximo las restrictiva reglamentación japonesa de coches pequeños. Los keiji-dosha son minicoches que acaban dado lugar a conceptos muy llamativos, como los que Daihatsu mostrará a partir del próximo día 24 de octubre.

Caracterizados por ser muy estrechos y muy altos, estos cuatro prototipos de Daihatsu llegan, además, con unas ilustraciones tipo cómic que podrían formar parte de cualquier historia manga. Además, sus denominaciones también resultarán familiar a los fanáticos de la cultura japonesa. Otro detalle curioso, sus nombres vienen repetidos.

 

daihatsu ico ico (1)

Por un lado está el Daihatsu Ico Ico, un pequeño vehículo de conducción autónoma que tiene una rampa retráctil para facilitar el acceso a personas con movilidad reducida. Solo mide 1,47 metros de ancho y está pensado para lo que se llama «transporte de última milla», aquel que por ejemplo se hace desde la parada del autobús hasta la puerta de nuestro puesto de trabajo.

daihatsu wai wai (1)

El Daihatsu Wai-Wai es otro de los conceptos presentados por la marca. Una especie de monovolumen con tres filas de asientos dentro de un habitáculo que sorprende por su espacio, teniendo en cuenta que sólo mide de largo 4,2 metros. Su diseño busca resultar simpático, con unos faros que imitan los ojos de un personaje de manga y con colores alegres. También tiene puertas traseras correderas.

daihatsu tsumu tsumu (1)

Bajo la denominación de Daihatsu Tsumu Tsumu, se representa un concepto de camioneta de reparto de tamaño minúsculo (también hay categoría kei de industriales ligeros), con una plataforma modular equipada con varios drones. No obstante, la marca afirma que en lugar de los drones podría acomodar en su zona de carga cualquier otra cosa, como todo lo necesario para una acampada o productos para ventas ambulantes. Destaca también por una cabina espaciosa cuyas puertas tienen una apertura bastante peculiar.

daihatsu waku waku (2)

La última propuesta es el Daihatsu Waku Waku, un pequeño todoterreno con minúsculas ruedas. «Waku Waku» es una expresión que se usa en Japón para expresar emoción y la marca ha querido plasmarlo en el coche, con colores vivos así como un aspecto de vehículo aventurero. Los asientos traseros pueden transformarse en mesas de picnic, tiene muchos huecos para dejar objetos y hasta un techo de cristal.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.