Coche del dia: Volkswagen Golf G60 Rallye (1G)

Coche del dia: Volkswagen Golf G60 Rallye (1G)

Un Golf nacido para las pistas, pero que solo logró triunfar fuera de ellas


Tiempo de lectura: 4 min.

Volkswagen venía de poner en el mercado hacía apenas dos años la segunda generación del más aclamado de sus vehículos, el Golf, y posiblemente su estandarte que la ha llevado hasta donde está en nuestros días. Fue a mediados de 1986 cuando la marca alemana anunciaba que estaba en pleno proceso de crear una versión para rallies de su emblemático compacto, con la finalidad de poder disputar el campeonato e intentar plantar cara al gallo mas fuerte del corral, el Lancia Delta Integrale.

Pero pasaba el tiempo y los fanáticos de la marca de Wolfsburg no veían materializado aquel vehículo tan especial, que ansiaban tras visualizar las fotografías de varios prototipos en diversas publicaciones de la época. Tuvieron que esperar la friolera de tres años para que el fabricante diera forma al Volkswagen G60 Rallye.

En marzo de 1989 se presentaba en el salón de Ginebra y a finales de año llegaban las primeras unidades a los concesionarios europeos. En total 5.000 fueron los Golf de esta versión que se matricularon, siguiendo las exigencias de la FIA para poder tener su homónimo sobre las pistas.

Volkswagen Golf Rallye G60 2

En lo deportivo mejor no hablar. Prácticamente nada consiguió el G60 Rallye más allá de un podio y terminar airosamente las pruebas que pudo disputar. La potencia del Lancia Delta, junto con los pilotos que estaban a su volante, eran casi un arma imbatible.

Nos queda la otra parte de la ecuación y por ende, el porqué de este modelo. La versión de calle montaba el archiconocido 1.8 de ocho válvulas, aunque 12 unidades lo hicieron con una culata de 16 válvulas y 210 CV, la misma que se le incorporó a los G60 limited, de los que se fabricaron 71 unidades. Rebajado de cilindrada para poder adaptarse al reglamento del grupo A, hasta los 1.763 cc, estaba ayudado por un compresor que generaba una potencia de 160 CV.

A primera vista pueden parecer unas cifras imponentes para su época, y lo son, tratándose de un compacto

El problema es que esta versión tan especial montaba una tracción integral Syncro, con diferencial central para el reparto de par a ambos ejes. Si a ello le unimos un sistema independiente en la suspensión trasera, con barras estabilizadoras reforzadas, hacían que este Golf G60 Rallye sufriera de sobrepeso, llegando a marcar en la báscula un total de 1.330 kilogramos, es decir, 200 kilos más que un GTI 16 válvulas.

Volkswagen Golf Rallye G60 3

Así, y con todo, era capaz de bajar de los 9 segundos en el 0 a 100 km/h y alcanzar una velocidad punta de 209 km/h. Las recuperaciones no eran su fuerte, ya que en algunas mediciones incluso su hermano el GTI de ocho válvulas conseguía batirlo. La estocada final le vino con la aparición del Golf GTI G60, con él compartía mecánica.

A diferencia del Rallye, no montaba la tracción integral. Tampoco el kit aerodinámico, pero se podía pedir en tres o cinco puertas y su precio era de 2,5 millones de las antiguas pesetas, por los casi 4 “kilos” de la versión G60 Rallye.

En cuanto a detalles y acabados, las diferencias eran varias con respecto a un G60 normal. En el Rallye los elevalunas, cierre centralizado, dirección asistida y ordenador de a bordo eran de serie. Además, como opcionales teníamos unos asientos Recaro en tela-piel con regulación eléctrica, el techo solar o los espejos eléctricos y térmicos.

Volkswagen Golf Rallye G60 4

El mayor problema al que se enfrentó nuestro protagonista, además de las prestaciones en sí, fue su competencia más directa que, a igualdad de precio, ofrecían más que este. Tanto el ya mencionado Lancia Delta Integrale como el BMW 325i (E30) estaban en tarifas muy parejas a las del Rallye. El italiano ofrecía 185 CV y el alemán 171 CV, amén de un motor de seis cilindros y propulsión trasera, con lo que ello conllevaba en suavidad y prestigio de la marca bávara.

En la actualidad, el Golf G60 Rallye se ha convertido en un vehículo de culto para los más puristas de la marca. Las unidades a la venta se cuentan con los dedos de las manos y sus precios no están al alcance de la mayoría de nosotros. Es cierto que es un vehículo especial por concepto y unidades fabricadas, pero para ser honestos, y como diría el dicho “no es tan fiero el león como lo pintan”.

No podemos esperar de él una conducción deportiva y extrema, pero sí que se podría decir que es uno de los Golf con más distinción de todas las versiones aparecidas hasta nuestros días. Con un buen acabado y una imagen de chico malo, siempre quedará en el recuerdo como uno de nuestros favoritos de la adolescencia.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Volkswagen Golf con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.