Menu

Coche del día: Volkswagen Golf GTI V5 (IV)

Probablemente el Golf menos GTI de la historia

Coche del día: Volkswagen Golf GTI V5 (IV)

Hace unos días os hablaba del Golf III (1H) en una de esas versiones que le pusieron en el punto de mira con respecto a la competencia, el Golf GT Special TDI, pero si ha habido una generación del compacto alemán que se ha distinguido claramente de sus competidores, ese ha sido el Golf IV (1J).

Comercializado en 1998, lo fue por razones como los motores Turbo, los cinco cilindros, la escalada de potencia de sus TDI, la llegada de los FSI de inyección directa, la tracción total 4Motion, los V6 o el especialísimo R32. Sin embargo, la versión más emblemática GTI fue quizá la menos especial comparada con otras generaciones. Ya no solo porque su estética les diferenciaba poco de sus hermanos de gama, sino porque se convirtió en un acabado más dentro del catálogo del Golf. De este modo, estuvo asociado a un tranquilo 1.8 20V atmosférico, la versión turboalimentada de éste, el V5 que nos ocupa y hasta un TDI, algo que no había sucedido antes -salvo en la edición limitada GTI 20 Jahre– ni ha ocurrido después.

Como decía, las diferencias en su carrocería eran pocas, limitándose a la exclusividad que le otorgaban sus llantas BBS de 16 pulgadas. En el habitáculo le distinguían los asientos Recaro tanto delante como detrás, pero el resto de elementos eran iguales, destacando su buena calidad y apariencia general salvo en aquellas unidades en las que algunos plásticos se pelaban…

Volkswagen VR5 Motor

Lo verdaderamente interesante de los primeros GTI se ocultaba debajo de su capó en dos de sus tres versiones (el TDI llegó años después), pues el 1.8 20v de 125 CV no era lo que por entonces se entendía ya de un compacto GTI. Lo especial del 1.8 Turbo fue su rendimiento, mientras que en este 2.3 V5 la particularidad recaía en la configuración de su bloque. Heredado del VR6 de la generación anterior, se prescindió de un cilindro configurándose con una V estrecha a 15 grados que ocupaba prácticamente el mismo espacio que un cuatro cilindros.

La primera entrega contaba con culata de dos válvulas por cilindro que luego pasaría a ofrecer cuatro para aumentar su potencia hasta los 170 CV. La insistencia de la marca en este peculiar bloque (extendido al Bora, Beetle o Toledo) se debía a su refinamiento de uso, pero ofrecía un rendimiento muy lineal carente de bajos y sensaciones en la parte alta del cuentavueltas, por lo que en la práctica el 1.8 Turbo de igual potencia resultaba mucho más agradable tanto en el día a día como cuando queríamos exprimir sus posibilidades.

Los rivales de la época seguían recurriendo a bloques atmosféricos de cuatro cilindros (con la excepción del cinco en línea del Fiat Bravo HGT), así que Volkswagen se desmarcó ofreciendo dos alternativas quizá temerosos de que una sola no llegase a cuajar. Tampoco se entendía demasiado bien su empeño en un suave y refinado motor para el concepto GTI que otros fabricantes parecían haber entendido con sus deportivas versiones que en alguno de los casos superaban los 160 CV. Y más cuando el propio Golf contaría también con un delicioso 2.8 V6 de 204 CV enfocado a aquellos que buscasen un compacto rápido y cómodo en vez de un modelo con espíritu RACER.

Volkswagen Golf GTI (1J)

Con todo, el 1.8 Turbo brilló por méritos propios eclipsando al supuestamente refinado V5. Sobre el papel no se defendía mal frente al turboalimentado, declarando la misma velocidad punta y cediendo solo tres décimas en el 0-100 km/h, pero prometiendo estirarse en la zona alta del cuentavueltas donde el turbo ya había alcanzado la zona de corte.

En el fondo fue un intento de justificar que el Golf estaba por encima de la competencia en cuanto a tecnología, algo que en la actual séptima generación queda algo más difuso salvo por algún equipamiento del que carecen la mayoría de sus rivales (Virtual cockpit, por ejemplo) o el sistema de desconexión de cilindros, pero comparado con aquella cuarta entrega del compacto más polémico de todos los tiempos se echa en falta la valentía de ofrecer versiones que distingan a unos coches de otros más allá de la tarifa que nos puedan exigir en el concesionario.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

6
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Joel Sousa
Invitado
Joel Sousa

«…hasta un TDI, algo que no había sucedido antes ni ha ocurrido después.»

Entre 1996/97, Golf mk3 GTI 20 jahre, 2.0 150cv /1.9TDI 110cv.

Saludo desde Portugal.

Javier Costas Franco
Invitado

Efectivamente, existió, aunque no me ha quedado claro si en España se vendió así. Los GT TDI desde luego, pero GTI TDI 20 Jahre no me suena.

Joel Sousa
Invitado
Joel Sousa

Solo se vendio em Alemania, pero hay algunos en Portugal, usados de importacion.

Javier Costas Franco
Invitado

Eso ya me cuadra más. Saludos.

Germán M.H.
Invitado
Germán M.H.

Es mi opinión. Pero salvo los MK1 y 2, todos los demás GTI me parecen sobrevalorados. No justifican la cantidad de dinero que cuestan, salvo por el hecho de ser lo que son.
Hoy día hay alternativas más aproximadas a lo que debe ser un GTI.
Repito, es mi opinión.

Saúl
Invitado
Saúl

El mk3 GTI era un poco castaña por el motor, justo lo que sí tenía el GTI 1.8 turbo de la cuarta generacion. Con el mk5 volvieron a ofrecer un producto interesante frente a la competencia, pero desde entonces solo se dedican a subir la potencia sin aumentar sensaciones


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.