Menu

El primer coche eléctrico de Mazda estará en el Salón de Tokio

Tendrá baterías de 35,5 kWh y una potencia de 105 kW/142 CV

El primer coche eléctrico de Mazda estará en el Salón de Tokio

Mazda es un fabricante que siempre ha ido un poco por libre, marcando su propio camino y huyendo, todo lo posible, de modas y tendencias. Sin embargo, tuvo que rendirse a los SUV por el enorme nivel de ventas que ofrecía y finalmente, tendrá que ceder también ante los necesarios motores eléctricos tras columpiarse con sus previsiones.

No queda otra para cumplir con los límites de emisiones y no quedarse atrás en el desarrollo de la tecnología que está llamada a ser el futuro del automóvil. Fue el propio CEO de la marca, Akira Marumoto, quien confirmó el desarrollo de un modelo con motor eléctrico durante una entrevista a Automotive News, mientras ahorraban más de 77 millones de euros en previsión de multas por no poder cumplir con los 95 gramos de CO2 que exige la Unión Europea para 2021. Tanto vender CX-3, CX-5 y unos pocos CX-7 tendrá sus consecuencias a nivel económico.

Este nuevo modelo con motor eléctrico llegará en 2020, seguido de un eléctrico de autonomía extendida, que empleará un motor rotativo como generador auxiliar. En otras palabras, el generador de gasolina hará que las baterías se descarguen más despacio.

mazda electric car (2)

El futuro coche eléctrico es una creación propia de Mazda, que hace las cosas en solitario como viene siendo costumbre, aunque ya hay firmado un acuerdo con Toyota para desarrollar los siguientes modelos electrificados. Es un modelo diseñado expresamente para usar un motor eléctrico y por tanto, no estará basado en ningún otro modelo que la marca tiene actualmente, aunque el jefe de diseño de la marca, Ikuo Maeda, quiere que a pesar de su tecnología y lo tecnológico de un coche así, encajen perfectamente en la línea de estilo que tiene actualmente la compañía.

Hasta el momento poco se conoce del primer coche eléctrico de Mazda, se han visto algunas mulas de pruebas durante el mes de agosto usando como base una carrocería del CX-30, pero según el portavoz de Mazda, Yoshikazu Nagai, el coche será mostrado durante el Salón del Automóvil de Tokio. Usará baterías de 35,5 kWh, que suministrarán energía a un motor de 105 kW/142 CV de potencia y 264 Nm de par. Sin embargo, lo que mostrarán no será el modelo definitivo, sino un prototipo que además estará disponible para pruebas de conducción.

Será el primer paso en una estrategia que tiene como objetivo llegar al año 2030 o 2035 a lo mucho, con la mayoría de la gama electrificada. Por mucho que Mazda esté intentando alargar al máximo la vigencia de la combustión interna con las tecnologías SKYACTIV, tendrá que volverse eléctrica como los demás.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.