Coche del día: Toyota C-HR

Coche del día: Toyota C-HR

Una apuesta arriesgada, pero ganadora


Tiempo de lectura: 4 min.

Hoy no he tirado de memoria ni consultado la hemeroteca para hablar del coche del día. Tampoco reconoceré haberme basado en algo tan poco objetivo como el considerable número de C-HR con el que me cruzo a diario. Mi interés residía en analizar lo que está siendo todo un fenómeno de ventas. No obstante, no es el SUV compacto más vendido, y de hecho se matriculan algo menos de la mitad de unidades que un Qashqai. Sin embargo, hay algunos factores inquietantes que no se explican que este Toyota esté siendo un verdadero éxito.

El primero y más evidente es su diseño. El C-HR es uno de esos coches que salen al mercado de vez en cuando causando admiración y rechazo a partes iguales, pero no pasando desapercibido en ningún caso. Sus proporciones coquetean con el aspecto deportivo típico de los cupés sobre una carrocería que trata de ser un SUV, aunque de los bajitos. Tiene rasgos diferenciadores como los enormes faros delanteros que muerden la aleta, las ventanillas traseras de pequeño tamaño dejando mucha chapa a la vista en las puertas, o la caída de la zaga coronada por un enorme alerón de clara inspiración deportiva.

El diseño ha primado sobre la función, lo cual nos lleva al siguiente punto: el C-HR no es un coche especialmente habitable para su tamaño. Comparado con otros SUV de longitud similar como el Qashqai o el Ateca, el espacio es bastante más reducido, mientras que el maletero, con sus 377 litros de capacidad, se queda justo para un uso familiar. Las plazas delanteras tampoco gozan de una sensación de amplitud excepcional, si bien aquí el motivo no es la falta de espacio en sí, sino las formas del salpicadero, las puertas demasiado intrusivas y un ambiente oscuro acentuado por el techo tapizado en negro y la ausencia de techo solar ni siquiera como opción.

Toyota C HR Launch Edition 02

La tercera característica del SUV compacto de Toyota es puramente mecánica. Aunque los diésel vayan cediendo terreno incluso en este segmento, los motores de gasolina son cada vez más eficientes, pero es que en el C-HR la única opción es la mecánica híbrida asociada irremediablemente al cambio automático -salvo en Canarias-, que ya sabemos no es una opción muy extendida en nuestro mercado. Y los que hemos probado el C-HR, también somos conscientes de que su funcionamiento resulta algo peculiar, por decirlo suavemente.

¿Y el precio? Pues es otro factor relevante para este análisis. No es barato, aunque tampoco pueda decirse que Toyota haya lanzado un coche inasequible debido al equipamiento de serie. La gama arranca en 24.750 euros del acabado Active, si bien no es el más demandado en nuestro mercado. El más pintón es el Dynamic Plus por sus llantas exclusivas y pintura bitono, y cuya tarifa se va hasta rozar los 30.000 euros. Esta es ya una cifra seria equiparable a versiones potentes y equipadas de sus rivales más espaciosos y rápidos si hablamos del aspecto puramente racional.

Por tanto, el C-HR no las tenía todas consigo para triunfar en nuestro país cuando se puso a la venta. Pero lo está haciendo. En lo que va de año se han matriculado cerca de 6.000 unidades, una cifra que no le aleja demasiado del Auris con sus dos carrocerías ciñéndonos a la cartera de productos que ofrece en nuestro país la propia Toyota. Supera a modelos como el Ford Kuga y el Reanult Kadjar, y no se distancia mucho del Kia Sportage o Volkswagen Tiguan. Quizá la fórmula de su éxito venga dada por el mero hecho de ofrecer algo diferente en un segmento cada vez más saturado en el que el diseño parece haber jugado un gran papel, cediendo terreno a aspectos a priori tan relevantes como la practicidad. O puede que al repentino miedo que han tratado de meternos en el cuerpo con las restricciones a coches de motores de combustión recayendo la solución en la tecnología híbrida de la que Toyota continúa siendo líder.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!