El Toyota C-HR llega a España como serie limitada de lanzamiento

El Toyota C-HR llega a España como serie limitada de lanzamiento

Los primeros 200 Launch Edition se reservan a través de Internet


Tiempo de lectura: 5 min.

A partir de hoy comienza oficialmente la vida comercial del Toyota C-HR en nuestro páis, aunque en forma de avanzadilla. Primero llegan las 200 unidades numeradas Launch Edition, y las ventas normales empezarán ya a finales de año. Además, se da la circunstancia de que el C-HR Launch Edition no va a estar en ningún concesionario expuesto.

La marca japonesa recurre a la misma jugada que algunos competidores, que es ofrecer el coche a través de Internet en número reducido, aunque el proceso final de compra siempre será a través de un concesionario convencional. Solo hay un lugar en todo el país donde se puede ver el coche en vivo y directo, y es el espacio gastronómico Platea Madrid, al comienzo de la calle Goya. Allí se puede gestionar la reserva o resolver dudas con comerciales.

Todos los C-HR Launch Edition son iguales, no hay opciones, ni siquiera se puede elegir el color. Lo único que cambiará de uno a otro es la numeración de la serie limitada, la unidad “000” se encuentra en Madrid, donde puede acercarse a verlo quien quiera, tanto al natural, como con un disfraz tridimensional en forma de espectáculo de luz y sonido. Esto último, que lo comprobamos ayer in situ, merece la pena el paseo.

Toyota C HR Launch Edition 02

Repasemos. El C-HR es la propuesta de Toyota para el segmento C-SUV. Varios compañeros de la profesión -incluyendo un servidor- lo catalogamos erróneamente como un B-SUV, es decir, competidor de Juke, 2008, Mokka… La clave está en sus proporciones y diseño, que engañan al ojo y puede parecer un coche más pequeño, pero con 4,36 metros es casi como un Nissan Qashqai, referencia de facto en su categoría. También despista el propio diseño, casaría más en el segmento B-SUV, orientado a un público más joven y con ganas de diferenciarse.

El nombre C-HR viene de Coupe High-Rider (coupé sobre-elevado)

A nivel mecánico, es lo más parecido a un Prius que tuvo una adolescencia difícil y abrazó un estilo de vida alternativo. La plataforma es la misma (TNGA), mecánicamente son idénticos (1.8 híbrido con 122 CV combinados) y en el interior encontramos algunos rasgos comunes, pero son muy sutiles. De momento Toyota no ha proporcionado detalles sobre versiones gasolina o diésel convencionales para el C-HR.

Se pueden distinguir estas primeras 200 unidades por el color Gris Diamante, que combina con el techo de color negro. Las llantas de 18 pulgadas están acabadas en negro mate (camuflarán muy bien un uso excesivo de los frenos) y la moldura inferior repite el color de la carrocería. Se crea una interesante combinación de color, luces, sombras, aristas… Está diseñado para llamar la atención, pero no lo veo tan polarizante como el propio Prius (Lentejas Design Philosophy, o lo tomas o lo dejas).

Toyota C HR Launch Edition 06

De equipamiento va hasta las trancas (hay que justificar esos 29.000 euros): equipamiento de seguridad básico y avanzado (Toyota Safety Sense), asistente de aparcamiento automático, sistema de sonido JBL de nueve altavoces, volante de cuero con botones multifunción, tapicería de cuero con costura de contraste azul, Toyota Touch 2 & GO, cámara de vídeo trasera, navegador, Bluetooth, control de crucero adaptativo con frenado automático, climatizador bizona, faros 100% LED con intermitentes secuenciales, sensores de luz y lluvia, pantalla táctil de 8″, etc.

Las primeras impresiones sobre el C-HR son positivas, al menos a vehículo parado, pues no tuvimos la posibilidad de sacar el coche y darle una vuelta al ser una presentación estática. Los materiales escogidos tienen un aspecto agradable y sólido, aunque algunos solo son cubiertas bonitas de plásticos duros, aunque en zonas donde no es normal que la gente normal ande tocando.

Las plazas delanteras dejan muy buena impresión, con todo a mano y prioridad al conductor, aunque la palanca de cambio es muy aparatosa y -a mi juicio- totalmente innecesaria en un coche de este tipo. Una ruleta tipo Jaguar o selectores por botón habrían despejado sitio para un cargador inductivo para móviles (Qi), la solución adoptada en el Prius. Las plazas traseras son algo claustrofóbicas por lo mucho que abrazan a los pasajeros laterales, bien pasados los hombros.

Toyota C HR Launch Edition 11

Como no es un coche particularmente pesado, el sistema híbrido del Prius le permitirá hacer consumos tan bajos que seguramente no tenga sentido sacar una versión diésel, al menos desde un punto de vista racional. El Prius seguirá consumiendo menos por tener neumáticos más adecuados para la eficiencia y porque aerodinámicamente hablando solo el Tesla Model S puede toserle. El C-HR es un poco más pesado, y un poco más mamotreto de cara al túnel de viento.

En consumo real medias de 5 l/100 km me parecen perfectamente posibles

Puede parecer mucha pasta, 29.000 euros, pero el Qashqai 1.5 dCi 110 CV 4×2 con acabado Tekna -el más alto- cuesta un poquito más, y en relación al equipamiento del C-HR, es hasta contenido. Bien cierto es que un segmento D Premium básico se queda muy cerca, como un BMW 316d o un Jaguar XE diésel, pero es que la gracia del segmento C-SUV es que los clientes aflojan más billetes por una componente emocional o de capricho, y con pocos remilgos.

Los Toyota C-HR se fabrican en Turquía, en el mismo lugar que el monovolumen Verso. Los responsables de la marca nos comentaron que no tienen la intención de canibalizar ventas al Auris -su corazón de gama europeo- ni esperan que el C-SUV supere al C convencional, lo que le pasa a Nissan o Hyundai. Estas primeras 200 unidades serán una avanzadilla, a ver cuánto tiempo tardan en venderlos todos. Como hemos visto, la relación precio/equipamiento es muy atractiva, y el capricho de tenerlo de los primeros no tiene penalización económica.

Esta obra, cuyo autor soy yo mismo, se publicó el 23 de septiembre de 2016 bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.