Menu

Donald Trump amenaza con inflar al 20% los aranceles a los coches europeos

Las motos americanas ya han subido de precio en Europa

Donald Trump amenaza con inflar al 20% los aranceles a los coches europeos

En nuestro portal hermano os hemos contado que, desde hoy, importar una Harley-Davidson o una Indian desde Estados Unidos va a ser más caro. La Comisión Europea les ha puesto aranceles del 25% a las motocicletas de 500 cc o más que vengan de ese país, y hasta alguien que no sabe de motos conoce que ni H-D ni Indian venden motos pequeñas.

La Comisión Europea ya había avisado con meses de antelación que elevaría los aranceles a productos estadounidenses en respuesta a los aranceles del 25% al acero y del 10% al aluminio europeos. Obviamente esto no le ha sentado nada bien al POTUS, que sube la apuesta y amenaza con meter aranceles del 20% a los coches fabricados en Europa.

Lo ha soltado en un tuit a las 16:25 -hora peninsular-, como es habitual en él. La Comisión Europea no dará marcha atrás por dicho tuit, sino cuando Estados Unidos elimine los aranceles al acero y aluminio y se queden las cosas como estaban. Si suben los aranceles a los coches europeos, los fabricantes notarán el impacto y por ende sus trabajadores y empresas auxiliares.

https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1010166772912320513

Donald Trump exige a los fabricantes europeos que «fabriquen aquí [en Estados Unidos]», lo cual ya se está haciendo con los modelos más populares de sus gamas en el mercado estadounidense, véase numerosos modelos de SUV como los BMW X3, X4, X5 y X6, o los Mercedes-Benz GLS. Desde Europa se exportan a EEUU sedanes, coupés, descapotables, algunos compactos…

Por ejemplo, BMW exporta desde Spartanburg (Carolina del Sur) muchos más coches hacia la UE que los que vienen desde las fábricas Alemania a su suelo. Daimler ya ha anunciado que espera ganar en 2018 menos dinero que en 2017, debido a mayores costes (WLTP, aranceles…) y menos ventas de las esperadas. Serán los fabricantes alemanes y británicos los que encajen el golpe con una mayor dureza.

Meses antes, Donald Trump había amenazado con aranceles más bestias, del 25% o más

A España esto le afecta -relativamente- poco, ya que en 2017 solo se exportó a Estados Unidos el 1,59% de la producción de vehículos -36.764 unidades-, es decir, 600 millones de euros en mercancías. A la industria de componentes le va a picar un poco más, ya que estaría afectado un volumen de negocio de 808 millones de euros, según las cifras que da el sector.

No es de esperar que el POTUS recupere la cordura de un telediario a otro, así que id haciendo provisiones de palomitas, a ser posible con maíz de origen europeo, no vaya a ser que también le incrementen los aranceles. Además de las motocicletas, sabed que también se han incrementado los aranceles a vehículos para el transporte de mercancías con motores diésel (10%), lanchas deportivas (25%), espejos retrovisores (25%), vehículos destinados al transporte de materiales altamente radioactivos (10%) y cristales laminados de seguridad para automóviles (10%).

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.