Menu

Coche del Día: Suzuki Wagon R+ (EM)

La belleza está en el interior

Coche del Día: Suzuki Wagon R+ (EM)

No se puede negar el empeño por parte de Suzuki de pretender abrirse paso en mercados menos explotados que su país de origen, así como el atrevimiento de lanzar modelos que traspasan incluso la barrera de los nichos como el X-90 o el Liana Sedán. Y es que el Suzuki Wagon R+ era líder de su categoría en el mercado local, una de las razones por las que la marca se decidió a intentar repetir el éxito.

Lo que en el Viejo Continente conocemos como segmento A, en Japón se denomina kei car, si bien las restricciones en tamaño o cilindrada del motor categorizaban a sus integrantes de manera menos difusa que por aquí. Según la normativa, para poder acogerse a esta categoría fiscal, los coches no podían superar los 3,4 metros de longitud ni equipar motores con más de 660 centímetros cúbicos ni con más de 64 CV. Para compensar de alguna manera la limitación de tamaño, algunos fabricantes optaron por crecer a lo alto, creando así pequeños monovolúmenes en los que el espacio estaba optimizado.

Por ese motivo el Wagon R+ no encontraba rival en nuestro mercado en 1997, siendo quizá el más cercano por concepto el Hyundai Atos cuando se comercializó unos meses después. El Wagon R+ europeo medía 3,41 metros de longitud, 1,57 de ancho y contaba con una altura que llegaba a 1,7 metros. Con una generosa distancia entre ejes y un capó muy pequeño se lograba un espacio interior más propio de vehículos de segmentos superiores.

Suzuki Wagon R EM 1

Incluso las cotas de anchura interior eran destacables debido al diseño cúbico de la carrocería. La habitabilidad debía ser su principal reclamo no solo para el cliente que pusiera los ojos en otras marcas, sino dentro de la propia Suzuki, puesto que por entonces en su propia gama había otros cuatro coches con una longitud inferior a los 3,7 metros (Alto, Swift, Samurai y Vitara).

Al margen de sus inusuales cotas, este pequeño Suzuki tenía rasgos que los hacían aún más especial. Por ejemplo, los grupos ópticos traseros se colocaban en el paragolpes en una zona un tanto expuesta a pequeños roces de aparcamiento, pero a su vez permitían un portón de generosas dimensiones con una gran superficie de chapa que se trataba de disimular con una hendidura que recorría todo el contorno de la carrocería o una barra que hacía las funciones de asidero.

El nombre de la marca y el modelo estaban serigrafiados, en vez de llevar la típica chapa de plástico. Las barras en el techo o los retrovisores inspirados en las furgonetas sumaban detalles poco convencionales para un vehículo de este tamaño.

El habitáculo estaba configurado para cuatro ocupantes que disfrutarían de un generoso espacio para las cabezas, anchura correcta y en el caso de los traseros un hueco para las piernas que para sí hubieran querido la mayoría de utilitarios un palmo más largos. En cuanto al salpicadero, contaba con una calidad de ajuste aceptable y unas formas sencillas que primaban los aspectos prácticos. De esta forma, se ofrecían los cada vez más habituales huecos portabebidas o cajones bajo los asientos delanteros. El conductor gozaba de una buena visibilidad y una postura al volante asimilable a la de cualquier turismo de no ser por la larguísima palanca de cambios más similar a una furgoneta o un todoterreno.

Suzuki Wagon R EM 2

Comenzó a venderse con un motor de 996 centímetros cúbicos que ofrecía un respetable nivel de potencia de 65 caballos. Sin embargo, las leyes de la aerodinámica (más que del peso, pues se conformaba con 850 kilos) le hacían conformarse con una velocidad máxima de 140 km/h, y aunque la marca no declaraba cifras de aceleración, el principal problema provenía de la falta de fuerza para recuperar velocidad en adelantamientos o repechos, haciendo del uso de la quinta algo testimonial e incluso requiriendo bajar hasta la tercera marcha para conseguir algo de brío.

Esto limitaba su uso al ámbito urbano, ya que en carretera se sumaba además la barrera de su elevada altura de cara a la estabilidad o el poco aplomo de sus vías estrechas o corta distancia entre ejes.

Pero, salvando el escollo de su diseño, el Wagon R+ era el vehículo urbano ideal si se buscaba algo más que un tamaño contenido, pues sus cinco puertas o el espacio interior le dejaban sin rival. Al inicio de su comercialización se ofreció asociado a un único nivel de acabado con aire acondicionado de serie y otros detalles de confort a un precio más cercano al de coches del segmento B, pero la llegada de alternativas provocó que Suzuki cambiase su política de precios para ofrecer una versión básica con la que poder competir con el Hyundai Atos o Daewoo Matiz.

No obstante, tal como le sucedió al mencionado X-90, Suzuki no logró abrirse hueco, si bien la segunda generación (MM) compartida con Opel para el Agila tuvo algo más de presencia en nuestras carreteras quizá por culpa de un diseño menos… feo.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Piloto
Rest

Momento cuando se da cuenta de que aun no comiéndose una rosca, sabe que es una exclusividad tan modesta como única.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.