Menu

Coche Del Día: Suzuki Swift GTI

Un nipón pequeño, pero matón

Coche Del Día: Suzuki Swift GTI

Corrían los años ochenta y los “molinillos japoneses” hacían aparición en nuestro territorio peninsular, mientras que en Canarias ya los conocían hace tiempo. Entre ellos apareció el Civic de Honda o el Sunny de Nissan; pero del que os hablaré hoy es el más pequeño y escurridizo Suzuki Swift.

El pequeño utilitario Japonés llegó a España solo en su versión Suzuki, pues existió bajo el paraguas de Subaru con el nombre de Cultus con una versión de 115 CV de potencia y tracción a las cuatro ruedas en su país de origen. La versión GTI del modelo japonés existe desde su primera generación en 1985, con una carrocería cuadradota, propia de los diseños de entonces.

La generación más conocida fue la segunda, que son leves lavados de cara duraría hasta 1998. Esta sería la última en llevar el apellido GTI para dejar paso a los Sport de 2004. Todos estos pequeños “juguetes” nipones equipaban un propulsor 1.3 con doble árbol de levas en cabeza y 16 válvulas, capaz de desarrollar 101 CV de potencia a 6.450 RPM. Como podéis ver se trata de un motor de alto régimen, lo que obligaba a jugar con el cambio produciendo enormes dosis de satisfacción.

El Suzuki Swift GTI llegó en un momento dulce para los utilitarios de corte deportivo, hace treinta años las calles se llenaban de pequeños vehículos que cumplían la función de llevarte al trabajo sin muchos lujos. Entre ellos, y para atraer a los más jovenes, surgieron las versiones de altas prestaciones, normalmente alineadas con el equipamiento superior; algunos de ellos fueron: Peugeot 205 Rallye o 205 GTi, Citroën AX Gti, Corsa GSI, Renault 5 Copa… Modelos que entusiasmaban a los más jóvenes de entonces.

Suzuki Swift GTI 2

El Suzuki no iba a ser menos, y llegaba lleno de equipamiento para la época con aire acondicionado, cierre centralizado o elevalunas eléctricos. Además, su arquitectura era bastante compleja para tratarse de un utilitario, con suspensión independiente en las cuatro ruedas mediante esquema McPherson en el eje delantero y un sistema de ruedas de arrastre en el trasero, además de frenos de disco en ambos ejes, ventilados delante y macizos atrás. Esto, acompañado de su bajo peso (790 kg), hacían que el GTI más pequeño procedente de Asia fuese un auténtico juguete.

Mención a parte merece su propulsor: G13B; pequeño, pero matón. De sus 1.298 centímetros cúbicos se extraían 101 CV de potencia a 6.450 RPM, 115 en algunas versiones japonesas, un par de 112,78 Nm a 4.950 RPM; construido íntegramente en aleación de aluminio para disminuir su peso y con un sistema de camisas húmedas que nos permitirán cambiarlas y rescatar el bloque en caso de avería.

A diferencia de los motores F y G de Suzuki, con la culata biárbol del GTI sí hay posibilidad de interferencia -el pistón en punto muerto superior (PMS) puede colisionar con las válvulas abiertas. Esto es, se parte la correa de distribución, fallo catastrófico que normalmente manda el coche al desguace o toca la sustitución completa del motor.

Suzuki Swift GTI 3

El motor tenía alimentación mediante inyección electrónica multipunto, es decir, cada cilindro contaba con su propio inyector en el colector de admisión, algo que las marcas europeas de vehículos generalistas llegarían a anunciar con vinilos sobre sus vehículos, los famosos MPI. Un detalle curioso es que la centralita de control del motor (ECU) cuenta con una perilla giratoria que permite enriquecer la mezcla desde el interior del habitáculo.

Este motor se asociaba con una caja de cambios manual de cinco relaciones, relativamente cerradas, que le proporcionaban una velocidad punta de 188 km/h a 6.500 RPM en quinta velocidad, siendo esta su única transmisión disponible.

En su interior podían alojarse cuatro adultos, destacando los asientos deportivos con el reposacabezas integrado en el respaldo. El cuadro de mandos no era gran cosa, con un tacómetro para con el comienzo de la zona roja a 7.500 RPM, un indicador para conocer la velocidad a la que circulamos y otros dos para temperatura del agua y el volumen de combustible disponible. Sencillo, hasta espartano, pero práctico y útil, con 290 litros de maletero; así era el habitáculo de este pequeño vehículo capaz de llevarte de curvas o al trabajo.

Es cierto que su elevado precio entonces (muy superior al millón y medio de pesetas) hizo que no fuese demasiado popular, pero todavía es posible verlos circulando por nuestras carreteras con el mismo ánimo y capacidad que cuando llegaron en el barco.

No se trata de vehículo caro de mantener, su consumo no es elevado y las piezas no son caras, aunque pueden ser algo escasas. En el mercado de segunda mano los hemos visto por debajo e los 1.000 euros, pero hoy sería muy difícil encontrar una unidad en buen estado por ese importe llegando hasta los 3.000 o 4.000 euros.

¿Quizá sea el momento de comprar una pelotilla? Fijaos lo que se cuenta Sarah Boop (@boop_sarah) sobre su Swift GTI del 95 en el vídeo superior.

COMPARTE
Sobre mí

Carlos Pascual

El olor a lubricantes y gasolina quemada han atraído a Carlos desde su niñez, por ello decide consagrar su vida a los coches: una forma de comunicarse, de disfrutar, de vivir.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Elputoamo
Invitado
Elputoamo

Ni puta idea de swift,solo lucrarse ese clan eso si hace buenas fotos boops giant de influencer jajajajaj

Txesz
Mecánico
Txesz

Hay un pequeño lío con lo de las vávulas…

Hasta donde se, los motores F y G de Suzuki son no intrusivos. Esto es que los pistones no llegan a tocar las válvulas aunque el primero esté en el PMS y las segundas abiertas a tope.

La excepción es precisamente la versión de culata biárbol, la que monta el Swift GTI. Si rompe la correa, liado se ha.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.