Coche del día: Opel Corsa 1.6 GSi 16v (B)

Coche del día: Opel Corsa 1.6 GSi 16v (B)

Muchas virtudes y un gran defecto


Tiempo de lectura: 5 min.

Los pequeños GTI han sido siempre un nicho muy apetecible para los aficionados al motor, coches con apenas un centenar de caballos y un peso por debajo de la tonelada capaces de transmitir sensaciones con prestaciones más que decentes y una diversión al volante que se ha ido difuminando con el tiempo. Renault 5 Copa Turbo, Citroën AX GTi o el Peugeot 205 GTi fueron algunos ejemplos.

Opel había ofrecido un Corsa de aspiraciones deportivas en su primera generación propulsado por un 1.6 de ocho válvulas y 100 CV cuyo bastidor era su punto más criticable. El cambio a la segunda generación supuso un punto de  inflexión en cuanto a diseño y tecnología, pero pongámonos en situación. Era 1993 y tocaba reemplazar al primer Corsa que llevaba nada menos que once años en el mercado y se había convertido en un modelo exitoso para la marca por su robustez y fiabilidad.

Sin embargo, y a pesar del lavado de cara de 1990, sus líneas estaban ya desfasadas. Ese asunto se resolvió con maestría, pues el Corsa B fue un modelo tremendamente atractivo para el gran público, al menos en su versión de tres puertas. Sus trazos se redondearon, dotándole de una imagen moderna que cautivó desde el primer momento convirtiéndole en todo un superventas en nuestro mercado, posicionándose durante meses como el coche más vendido en España.

Opel Corsa GSi 16v 2

El Corsa B creció en tamaño en todas sus cotas, destacando el aumento de longitud de 103 mm, hasta alcanzar los 3,73 metros, o una distancia entre ejes que se alargaba hasta los 2,43 metros. Más reseñable fue incluso su aumento en altura fruto de sus líneas redondeadas tan de moda en aquellos tiempos. Con ese aumento de proporciones se convertía en un coche con buenas cotas de habitabilidad y capacidad de maletero. Al margen de que con un diseño atractivo ya se ganan muchos puntos frente a la competencia, otra de las bazas del pequeño Opel fue su amplia gama de motores y acabados.

Los bloques de gasolina de la marca gozaban ya de buena fama, y aunque las versiones básicas eran modestas (el 1.2 de 45 CV, por ejemplo) los 1.4 de 60 y 82 CV resultaban satisfactorias para el día a día. Hubo también dos variantes diésel: un 1.5 de 50 CV, con el que primaba el consumo posicionándose como uno de los coches más frugales del momento, y una variante turboalimentada de 67 CV cuyo rendimiento proporcionaba prestaciones serias para un modelo de gasóleo de esa categoría. Lástima que luego ambos se sustituyeran por un único 1.7 de 60 CV de origen Isuzu.

Lo que sí parecieron tener claro los ingenieros de General Motors fue la necesidad de ofrecer una variante prestacional para cubrir el hueco del anterior 1.6 GSi, y así nació el primer Corsa GSi 16 válvulas. El bloque 1.6 derivaba de su antecesor, pero se le incorporó la culata multiválvulas y su rendimiento aumentó hasta llegar a los 109 CV. No era una cifra espectacular, pues había rivales como el Renault Clio 1.8 16v que declaraba 137 CV y los Fiat Punto Turbo o SEAT Ibiza no tardarían en rascar los 130 CV.

Opel Corsa GSi 16v 3

El aumento de potencia con respecto al Corsa A tampoco supuso un incremento en su nivel de prestaciones por el mayor peso de la segunda generación (se quedó en 960 kilos), así como su discreto coeficiente aerodinámico. Pero eso no significaba que el Corsa GSi 16v fuese un coche lento, pues el rendimiento del pequeño motor de Opel era excelente, poniendo contra las cuerdas a un Ibiza GTI con el 2.0 de 115 CV.

Para los amantes de las cifras, el GSi 16v alcanzaba los 195 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos. Según las mediciones de los medios de la época, el kilómetro lo cubría en algo más de 31 segundos. Por tanto, las sensaciones por su nivel prestacional quedaban aseguradas, pero de nuevo era la puesta a punto del bastidor la que no cumplía las expectativas. A los ingenieros de Opel se les atragantaban los tracción delantera, y el pequeño Corsa no fue una excepción.

La plataforma más grande conseguía un mayor aplomo y mejores reacciones que en el anterior GSi, pero la suspensión delantera de brazo transversal era demasiado sencilla para las pretensiones del 16v. A eso se unía los tarados duros y muelles blandos que redundaban en una sequedad que no se correspondía con la falta de guiado y en consecuencia un comportamiento falto de las sensaciones deportivas esperables en una versión aspiracional como aquella.

Opel Corsa GSi 16v 4

Una verdadera lástima, pues por lo demás el Corsa resultaba un coche equilibrado. Al mencionado atractivo estético, para esta versión se incluyeron paragolpes pintados en el color de la carrocería, pasos de rueda y estribos laterales que conseguían una imagen imponente y deportiva acentuada por las llantas de tres radios dobles de aspecto moderno inspiradas en el anterior GSi.

En el interior encontrábamos unos asientos duros y envolventes con la nota de color puesta en su tapizado con tonos rojos. En equipamiento no andaba mal servido, y aunque el aire acondicionado era opcional, el sistema ABS sí que formaba parte del equipo de serie.

Con todo, el Corsa GSi 16v era una variante apetecible porque además no estuvo demasiado tiempo en el mercado al dar paso a la versión ECOTEC de 106 CV que cedió unas décimas en prestaciones. Fue por un tema de contaminaciones tal como acaba de ocurrir con el nuevo Corsa GSi que se quedará como tope de gama tras la descatalogación del OPC por no cumplir los objetivos de emisiones. Hace un cuarto de siglo, cuando fue lanzado este coche del día, las preocupaciones eran bien distintas, pero afortunadamente aún hoy existen herederos más o menos directos de aquellas pelotillas con las que muchos soñábamos de niños.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Saúl
Invitado
Saúl

Que recuerdos de mi Corsa Sport de 82 cv


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!