Coche del día: Spyker C8 Aileron

Coche del día: Spyker C8 Aileron

Lujo y exclusividad por bandera con corazón Audi


Tiempo de lectura: 6 min.

El Spyker C8 Aileron pertenece a la segunda generación del modelo C8. Su aparición tuvo lugar en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2008 como prototipo, antes de que la marca se relacionase con la desgraciada Saab. No abandonó el aspecto retro de su diseño con claras influencias aeronáuticas, pero claramente suavizadas respecto a la primera generación.

Hay tres sustantivos que definen a esta segunda generación: pulcritud, lujo y espacio interior. El elevado rendimiento, la exclusividad y la fabricación artesana se heredaron de su predecesor. Entre sus novedades más llamativas destaca un techo de vidrio dividido en dos partes. Los LED de última generación se utilizan en los pilotos traseros en su totalidad, y de forma parcial en los grupos ópticos delanteros.

Su nombre, Aileron, es un guiño a la aviación, ya que el alerón es una de las superficies de control de un aeroplano

También aumentó su batalla o distancia entre ejes, que dejaba un amplio espacio interior para ser considerado como un GT, sustituyendo la hélice como elemento de diseño por unas tomas de ventilación a modo de turbinas repartidas en los laterales. En su interior no existen elementos de plástico, predominando las mejores pieles y aluminios. Destaca la luminosidad y la gran sensación de espacio para ser un deportivo, con un diseño que recuerda la cabina de un avión.

El Spyker C8 Aileron  queda definido por tres características: pulcritud, lujo y espacio interior

Spyker C8 Aileron 4

A nivel mecánico mantenía el motor 4.2 V8 de 400 CV a 7.000 RPM -casi al corte de la inyección, a 7.200 RPM- y 480 Nm a 3.500 RPM procedente de Audi, habiéndose utilizado con anterioridad en el Audi R8 de primera generación. En la práctica este motor ofrece un gran rendimiento desde bajo régimen y una entrega de potencia alta y progresiva. El propulsor está colocado en posición central trasera.

En un principio se ofrecía con dos cajas de cambio, una manual de seis relaciones y otra automática ZF con el mismo número de marchas, diferente a la S tronic de los Audi R8 automáticos. En ambos casos la potencia se transmite a las ruedas traseras. Sus prestaciones oficiales son 300 km/h de velocidad máxima y 100 km/h desde parado en 4,5 segundos.

Sus dimensiones son 4.617 mm de largo, 1.952 mm de ancho y 1.270 mm de alto, con una batalla de 2.725 mm y unas vías delantera y trasera de 1.625 y 1.645 mm, respectivamente. Su peso homologado es de 1.425 kg.

Spyker C8 Aileron Spyder Concept

Spyker C8 Aileron Spyder Concept

Tres son sus versiones: el C8 Aileron, en formato coupé, comercializado desde 2009, el C8 Aileron Spyder, su variante descapotable y puesta a la venta un año después, y el C8 Aileron LM85. Su diferencia fundamental con el Spyker C8 de primera generación es la existencia de una capota con accionamiento electro-hidráulico con cierre central de accionamiento manual.

Esta capota de lona se ofrecía en ocho colores distintos y lleva el interior forrado en piel. Si no desplegamos la capota se muestra una pequeña luneta trasera de cristal, y si se despliega la capota esta se esconde detrás de una pequeña portezuela de aluminio, ocultándose asimismo la pequeña luneta.

Continuamos con el Spyder. Parte de su carrocería está fabricada en aluminio superligero y se ofreció hasta en 16 colores diferentes, mientras que para la tapicería de piel se ofertaron 14 colores, aunque se pudo solicitar el color a capricho de su dueño. El equipo de sonido está firmado por Kharma, complementado con conexión de iPod, Bluetooth y sistema de navegación por GPS.

Spyker C8 Aileron 5

Spyker C8 Aileron

No se puede quejar de ruedas, pues lleva llantas de 19 pulgadas calzadas por neumáticos de medidas 235/25 delante y 295/30 detrás. El equipo de frenos corre por cuenta de AP Racing, con discos ventilados de 350 mm delante y 332 mm detrás, con la posibilidad de elegir las pinzas de freno en distintos colores y llevar frenos cerámicos también como opción. Se presentó en el Concorso d´Elegance de Pebble Beach en agosto de 2009.

El C8 Aileron LM85 supuso un perfecto broche de oro de este exclusivo modelo, con un motor V8 biturbo de 525 CV y 600 Nm de par que empujan al coche hasta los 322 km/h, y alcanza los 100 km/h en 3,7 segundos

La última versión tardó más en aparecer, el C8 Aileron LM85, en el más cercano 2017. Es una serie limitada que conmemoraba el final de su producción, con mejoras mecánicas con un motor biturbo de 525 CV y 600 Nm de par que le dotan de prestaciones más contundentes.

Para ser más específicos se construyeron tres unidades, cada una de ellas únicas, haciendo clara referencia al Spyker C8 Laviolette LM85. La carrocería está igualmente construida en aluminio dejando a la vista los remaches de unión de las distintas piezas. Se ensanchan los pasos de rueda y las nuevas entradas de aire son también de aluminio.

Spyker C8 Aileron LM85 5

Spyker C8 Aileron LM85

Una de las unidades viste de Jet Black como color predominante y detalles en Crimson Red. Otra de las unidades cambia el orden del color predominante y el de los detalles de la anterior, y la última unidad utiliza de nuevo el Jet Black como color predominante y una pintura dorada para los elementos secundarios creando un contraste sorprendente. Podéis ver los detalles en la imagen superior de este último.

Sus interiores van tapizados con pieles de colores coordinados con los de la carrocería. El cuadro de instrumentos también se personaliza con detalles de aluminio y con una palanca de cambios con sus entresijos visibles. Lo cierto es que son un broche de oro como cierre a un superdeportivo tan exclusivo como espectacular del fabricante holandés.

Según su página web, todavía puede encargarse a fábrica, pero está desactualizada: en noviembre de 2017 se anunció el final de producción del C8 Aileron.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Skyper C8 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.