Coche del día: SEAT Ibiza FR 1.8 20vt

Coche del día: SEAT Ibiza FR 1.8 20vt

La primera entrega del Ibiza FR eran tan rápido como el primer Ibiza Cupra


Tiempo de lectura: 3 min.

Quizá no lo recuerdes, pero Ferdinand Piëch pensó en un futuro de lo más interesante para SEAT hace muchos años. La marca llevaba poco tiempo bajo el control de Volkswagen, apenas se habían lanzado dos generaciones de modelos y llegaba la tercera generación del SEAT Ibiza justo en el momento cumbre. Piëch decidió darle a SEAT un posicionamiento deportivo, la firma de Martorell se tenía que enfrentar a Alfa Romeo.

Sí, las ambiciones eran muchas, pero Volkswagen estaba en el que, posiblemente, haya sido su mejor momento. Tenían poderío económico, tenían poderío técnico, tenían poderío político y sus coches eran deseados en todo el mundo. Así, Walter da Silva se encarga de dar forma a la tercera generación del SEAT Ibiza –o la cuarta, si el teórico restyling de la segunda generación se acepta como la tercera entrega del modelo–, un coche que resulta ser un éxito arrollador gracias, entre otras cosas, a un diseño especialmente logrado. Una de las mejores generaciones del Ibiza para muchos, no en balde, los Ibiza Cupra 1.8 20vt e Ibiza Cupra TDI, dejaron constancia que, sin importar la tecnología del motor, había que vigilar a SEAT.

Uno de los datos de aquella época que resulta muy interesante, es que las versiones deportivas de la marca, Top Sport Cupra, representaban más del 25% de la producción, algo que no es habitual. Así, en 2002, se presentan el SEAT Ibiza Cupra 1.8 20vt y a su lado, el SEAT Ibiza FR 1.8 20vt. Sí, seguro que recuerdas que, en aquellos años, el bloque 1.8 turbo de 20 válvulas era usado para todo: dio vida a muchas versiones del Audi TT, a otras tantas del Volkswagen Golf, del SEAT León, del Audi A3 y Audi A4, de Škoda… un motor que siempre estará en el recuerdo de los aficionados, aunque nos obliguen a conducir coches eléctricos.

Walter da Silva, tras haber dibujado coches como el sensacional Alfa Romeo 156, se imaginó una de las generaciones del SEAT Ibiza más bonitas, que tenía en el FR su particular vesión GTI

seat ibiza fr 18t (2)

El SEAT Ibiza FR 1.8 20vt –ya sabéis, Fórmula Racing– fue diseñado íntegramente en Martorell y lucía una imagen muy alemana en cuanto a falta de exageraciones innecesarias, pero con detalles que lo hacían atractivo. Paragolpes específicos, llantas de 16 pulgadas, equipo de luces ligeramente oscurecido y un detalle que resultó llamativa y hasta innovador: la carcasa de los espejos pintada con un color muy similar al titanio –sí, lo estrenó el SEAT Ibiza FR–.

Obviamente, no todo era estética, en aquellos años, los SEAT FR eran deportivos, no como ahora que son una versión más dentro de la gama y sin nada especial. Por ejemplo, los índices de amortiguación se revisan, y delante se endurecen un 25%, mientras que detrás se hace lo propio un 10%. Las estabilizadoras son un 5% más gruesas y los frenos, obviamente, algo más grandes, con rotores delanteros de 288 milímetros y traseros de 232 detrás.

Bajo el capó, como ya se ha dicho antes, estaba el sempiterno bloque 1.8 turbo con cinco válvulas por cilindro en una de sus muchas versiones: 150 CV a 5.500 revoluciones y un par de 220 Nm a partir de 2.000 revoluciones. El cambio era manual de cinco relaciones. Las cifras era, curiosamente, muy similares a las que lograba el SEAT Ibiza Cupra 2.0 16v, la primera entrega de la deseada versión. El 0 a 100 km/h lo completaba en 8,4 segundos –8,3 segundos para el Cupra MK1–, los 400 metros desde parado se realizaban en 15,8 segundos –16,3 segundos para el Cupra– y los 1.000 metros con salida parada se completaban en 29,1 segundos –30,1 segundos –.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Deivissa
Invitado
Deivissa

Tanto en chasis como en diseño interior y exterior se lucio, mas si lo comparamos con lo que estaba sacando Vw en el segmento equivalente.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.