Coche del día: SEAT Ibiza Cupra 1.8T 20v

Coche del día: SEAT Ibiza Cupra 1.8T 20v

Un compacto deportivo de pura cepa


Tiempo de lectura: 4 min.

Este modelo se dio a conocer en el Salón de Ginebra del 2003 como prototipo, siendo el modelo de serie prácticamente igual. Todas las criaturas que salen con el apellido Cupra -que significa Cup Racing– salen específicamente preparados por SEAT Sport. La decisión de fabricar estos fuera de serie, los SEAT Ibiza Cupra 1.8T 20v, se tomó a raíz de que SEAT Sport abandonase el Campeonato del Mundo de Rallyes en 2001 con un claro objetivo: crear los modelos de calle más deportivos que nunca haya construido SEAT.

Comparado con otros Ibiza tuneados de manera artesanal no tiene adornos ni equipamiento superfluo, cada elemento debe desempeñar su función y al mismo tiempo diferenciarse de sus hermanos. Los retrovisores están pintados en negro al igual que el escape ovalado, la zona central y los reflectantes. Su discreto alerón realiza bien su función cuando se va deprisa, y sus llantas de 17 pulgadas eran -y son- realmente espectaculares.

Una vez dentro, su postura de conducción es muy ergonómica, el volante se regula en altura y profundidad; el asiento del conductor se puede regular en altura, longitud e inclinación, pero sin motorcitos eléctricos. Es de corte deportivo, como era de esperar, con una buena sujeción lateral y con un mullido tirando a duro. Tanto el volante -con el logo Cupra- como el pomo están forrados en piel con detalles en rojo, al igual que la tapicería. Su instrumentación es clara y demasiado sencilla, no lleva manómetros de presión de aceite ni de presión del turbo.

Arrancamos el motor y escuchamos su ronroneo deportivo. Una vez en marcha los ruidos nos acompañaban durante todo el trayecto: mecánicos, aerodinámicos y un áspero sonido de su escape. Gracias a su sobrealimentación -a las 1.800 RPM ya responde con contundencia- hace el 0 a 100 km/h en 7,3 segundos- y su potencia se mantiene con regularidad y poderío entre las 4.500 y 6.000 RPM. Hace gala de una gran elasticidad, pues donde más a gusto se encontraba es manteniendo el giro del motor entre 2.500-3.000 RPM. A cambio, su consumo es de unos 10 l/100 km en conducción normal y de muchos litros a los 100 km con espíritu deportivo.

SEAT Ibiza Cupra 1.8T 20v

A los que les gusten los datos, estos son los más básicos:

  • Motor de cuatro cilindros de 1.781 cc y 20 válvulas (5 por cilindro), inyección indirecta, turbo e intercooler.
  • Potencia máxima: 179 CV a 5.800 RPM
  • Par máximo: 245 Nm a 2.000 RPM

Una curiosidad de este motor es que poseía cinco válvulas por cilindro, tres de admisión y dos de escape. Esto es así porque al entrar más aire en el cilindro, más rápida y exacta es la inyección de combustible y mejor la combustión. Las dos válvulas de escape son un poco más grandes que las de admisión, para facilitar la salida de los gases

En SEAT Sport trabajaron muy bien el chasis, para ser un tracción delantera no tiene tantas pérdidas de motricidad, digiere sin problemas la caballería. Para conseguir una perfecta puesta a punto que le dotara de autentico espíritu RACER se afinó a fondo la suspensión. El eje delantero se dotó de unos amortiguadores más firmes y unos muelles más blandos que el Ibiza FR, mejorando la capacidad de tracción, mientras que en el eje trasero tanto muelles como amortiguadores eran más firmes. Añadiendo una estabilizadora delantera más gruesa -20 mm-, una reducción de su altura y unas llantas de 17 pulgadas con neumáticos 205/40 entendemos que haya pocos coches de su segmento que puedan seguirle por carreteras secundarias con mogollón de curvas.

Tal vez los frenos son de lo poco que desentona en el conjunto, pues son propensos a la fatiga en condiciones un poco extremas y las distancias de frenada se alargan más de lo necesario. Incorpora discos delanteros ventilados de 312 mm y traseros macizos de 232 mm, aunque tienen una pega, pues resulta que las preciosas pinzas rojas de cuatro pistones eran opcionales. Podríamos añadir la carencia de una sexta marcha en su caja manual, que ayudaría a rebajar ruidos y consumo, sobre todo en autopista.

El veredicto final sería que el Ibiza Cupra 1.8T es el deportivo indicado para el que buscase eficacia en curvas junto a unas prestaciones de primer nivel y dejando en un segundo plano aspectos como la comodidad y el consumo, gozando de unos altos niveles de seguridad gracias a todos los controles que poseía. Una máquina que aún no se consideraba un smartphone con ruedas. En fin, disfrutad conduciendo, que cada vez quedan menos vehículos así.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Invitado
Txesz

No estaba mal pero ya no tenía el factor sorpresa: la anterior generación (6K) contó con una versión limitada a 200 unidades con ese motor, el Ibiza Cupra R.

Me suena haber leído en su día que practicamente la mitad de la produción llevaba el volante a la derecha y, por tanto, iban destinados a las islas británicas.
comment image


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!