Coche del día: Renault 12

Coche del día: Renault 12

Para toda la familia


Tiempo de lectura: 3 min.

El Renault 12 vió la luz en el Salón de París de 1969. Se diseñó pensando en un coche que cumpliera las exigencias estandar del mercado francés y que más o menos eran un coche sencillo de fabricar, fiable, motor modesto, amplio y barato de mantener. Vino a sustituir a los populares R8 y R10. Se fabricó en casi toda Hispanoamérica y por supuesto en España, y en otros paises como Australia, Turquía, Rumanía, Canadá e Irán.

Tuvo tres versiones, una berlina, un familiar (Break) y una comercial (Societé), y en España se comercializaron los modelos L, TL y S. Se empezó a fabricar en Valladolid y se presentó en abril de 1970. Las mecánicas que le dieron vida eran todas de cuatro cilindros en disposición longitudinal y por delante del eje delantero, siempre gasolina, asi que resultaban cabezones. Sus motores eran:

  • 1.289 cc 57 CV (L y TL)
  • 1.289 cc 68 CV (S)
  • 1.289 cc 70 CV (TS)
  • 1.390 cc 60 CV (GTL)

El modelo más básico costaba la cifra de ¡762 euros! (sin ajustar inflación) y la versión S apareció en septiembre de 1971 llevando un carburador de doble cuerpo, moqueta, reposabrazos trasero y llantas deportivas. En abril de 1972 salieron a la venta las carrocerías familiares, con un maletero de 910 litros y limpiaparabrisas trasero, y costaba 982 euros. Estos precios nos pueden parecer irrisorios hoy en día pero haciendo una equiparación actual tenían el mismo precio que un compacto actual. En 1975 surgió el R12 TL, situado entre el L/TL y el S e incluía servofreno.

En septiembre de 1976 se remodeló con un nuevo frontal con doble faro delantero y un cuadro de mandos mejorado y el S pasó a llamarse TS. En 1980 aparecería el GTL con el motor de 60 CV, pero solo con la carrocería familiar. La carrocería berlina tenía 420 litros de maletero y el peso oscilaba entre los 905 kg y 975 kg según la carrocería.

Contaba con una buena aceleración, entre 36 y 37 segundos para los 1.000 m desde parado y una velocidad punta entre 140 km/h y 145 km/h. El consumo oscilaba entre los 8 l/100 km y 9 l/100 km en uso mixto, pero en ciudad subía a los 11 l/100 km.

El Renault 12 Gordini era una bestia comparado con el convencional, llevaba un motor 1.6 con carburador doble Weber con 125 CV , cuatro frenos de disco, servofreno, caja de cambios con cinco velocidades, cigüeñal reforzado y una suspensión más deportiva. Alcanzaba los 185 km/h y no se vendió bien por su mayor tamaño, peso y tracción delantera.

Renault 12 Gordini

Aunque en algunos aspectos estaba desfasado, como en los frenos -discos delanteros y tambores traseros- o en la suspensión -independiente con muelles y amortiguadores hidráulicos delante y un eje rígido detrás- tampoco iba sobrado de potencia, pero resultó un automóvil confortable, amplio y robusto y cubría las necesidades de una familia media.

Era muy estable gracias a una suspensión cómoda y firme al mismo tiempo, y la dirección era muy precisa. No podíamos abusar del acelerador pues en conducción deportiva disparaba su consumo hasta los 13 l/100 km, se volvía subvirador y los frenos traseros perdían eficacia; además el embrague tendía a patinar. Igualito que en el anuncio clásico francés.

Se dejó de fabricar en España en agosto de 1984, en total 14 años saliendo de Valladolid, pero en Argentina lo hizo hasta 1994, y en Rumanía se fabricó bajo licencia por Dacia hasta el año ¡2006!, fecha en la que fue sustituido por el Dacia Logan.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.