Coche del día: Porsche Cayman GT4 (981)

Coche del día: Porsche Cayman GT4 (981)

El benjamín más radical


Tiempo de lectura: 5 min.

Porsche ha “cuantificado” la radicalidad de sus 911 más prestacionales con el acrónimo GT”X” -desde allá por el año 1994, cuando sacaran al mercado los de Stuttgart, el 911 GT2 (993)-. Recordemos también a su GT1 -coetáneo del 996, aunque poco o nada tenía que ver con este, y que, además, tomaba el nombre de la categoría a la que hacía honores-; el GT2 -por resumirlo, un Turbo con esteroides y más radical-; y, por último, el GT3 -quizás el más orientado a circuito, ligero, pero menos potente que un GT2; y, por aquel entonces, atmosférico-.

Esta vez querían hacer lo propio con el benjamín de la familia, su deportivo de motor central trasero que tantas alegrías en forma de ventas les estaba dando; así que, para seguir un orden jerárquico, decidieron llamarlo Cayman GT4 cuando lo lanzaron en 2015 sobre la base del 981, o Cayman de segunda generación.

Heredando directamente componentes de su hermano mayor, el 911 GT3 (991) -como el eje delantero o suspensiones-, y, tomando prestada la parte motriz del 991 Carrera S, además de sus frenos perforados de 380 milímetros y pinzas fijas de seis pistones; crearon una verdadera máquina de disfrute, capaz de parar el crono en los 7 minutos y 40 segundos en el infierno verde (Nürburgring Nordschleife).

Porsche Cayman GT4 981 2

Con un chasis específico que rebajaba la altura en 30 milímetros con respecto a los Cayman “mundanos”, era un coche con el que ir “al ataque”, con pocas concesiones al confort, y, carne de cañón de coche para track days, para gente sin problemas económicos.

Como hemos visto al principio, se movía gracias a la herencia del 3.8 de seis cilindros del Carrera S. En configuración clásica de cilindros opuestos, sin turbos ni ningún otro añadido, transmitía la potencia a las ruedas posteriores a través de una caja manual de seis velocidades -de recorridos muy cortos, guiado preciso, pero dura en su manejo, al igual que los pedales-. Sí, no era un coche para el día a día.

Sus cifras, como era de esperar, eran muy buenas: 385 CV a 7.400 vueltas -15 CV menos que en el Carrera S-, cifrándose la estirada máxima en 7.900 y un par de 420 Nm entre 4.750 y 6.000 vueltas. Alcanzaba los 295 km/h de punta y necesitaba un tiempo de 4,4 segundos hasta los 100 km/h -nada mal para un coche con transmisión manual y sin launch control-. Su consumo, según ciclo NEDC, estaba cifrado en 10,3 litros a los 100 km en ciclo mixto.

Porsche Cayman GT4 981 3

Exteriormente, se distinguía sobre todo por el enorme alerón trasero fijo con soportes de aluminio, que le proporcionaba 100 kilogramos de carga aerodinámica -a diferencia de uno retráctil y mucho más pequeño del resto de los Cayman-, un paquete aerodinámico completo; que además de otorgarle una estética más racing, tenía como finalidad pegarlo más al suelo.

Completaban las diferencias del exterior, unas entradas de aire más prominentes en el parachoques frontal y unas branquias laterales mayores, para una mejor refrigeración de frenos y mecánica, y, por último, unas llantas más ligeras de 20 pulgadas y con mayores aberturas -montadas sobre unos pegajosos neumáticos Michelin Sport Cup 2-, para también facilitar la refrigeración de pastillas y discos.

En el interior encontraríamos unos asientos deportivos tapizados en cuero y Alcántara y un volante exclusivo para esta versión -de dimensiones calcadas a las del 918 Spyder-, también tapizado en Alcántara. El toque de coche aligerado por y para circuito, lo daba la eliminación de los tiradores de las puertas y su sustitución por unas cintas de tela.

Al igual que en el GT3, se podía montar opciones aún más radicales y orientadas a circuito: frenos cerámicos PCCB, asientos tipo baquet con estructura de plástico reforzada con fibra de carbono, y, un paquete Sport Chrono con una aplicación exclusiva para circuito.

Si con esto no tenías suficiente y querías un coche única y exclusivamente para circuito -o una máquina de tortura para el día a día-, tenías la opción del paquete “Club Sport”, que añadía una jaula antivuelco, cinturones adicionales de seis puntos de anclaje y daba la opción de eliminar elementos superfluos para circuito, como el equipo multimedia o el aire acondicionado.

Los medios en su día hablaban de un modelo totalmente radical, muy de la vieja escuela, que transmite hasta la menor imperfección del asfalto, con un tacto mecánico y duro de todos los mandos de conducción. Un coche único y casi sin rivales en su día.

Porsche Cayman GT4 981 6

Esta máquina de disfrute, que sería reemplazada por el 718 GT4 hace escasos meses; no era un juguete al alcance de cualquiera, partiendo de los 99.094 euros en 2015. Un modelo tan exclusivo -se vendieron únicamente 2.500 unidades- y buscado, que ha hecho que incluso hoy en día mantenga el precio de 2015 para unidades de segunda mano, o incluso, se haya revalorizado, solo cuatro años después de su comercialización.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Porsche Cayman con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.