Coche del día: Porsche 968

Coche del día: Porsche 968

Incomprendido en el pasado, ahora más que nunca es objeto de deseo de los "Porschistas"


Tiempo de lectura: 9 min.

El protagonista de hoy es uno de esos coches que, a mi parecer, no se les ha hecho justicia dentro de la marca. El Porsche 968 es uno de los modelos de la marca de Stuttgart que quizás no llegó en el momento adecuado. Tanto en versión cabrio como coupé, era un automóvil con una estética híbrida entre un 944 y un 928, con claras reminiscencias en su frontal a los 911 (993) del momento, pero usando el sistema de faros escamoteables de su hermano vitaminado, el 928.

En su parte trasera un portón completo con un pequeño alerón en la versión coupé resolvía de un modo satisfactorio la estética del 968, sin variar en exceso a la de su predecesor. En cuanto al interior, eran pocos los cambios que se podía apreciar respecto a las últimas series del 944, como el 944 Turbo S.

Pero vayamos por partes. El Porsche 968 nació de la necesidad de la marca de seguir en la brecha de los deportivos medios con un coche eficiente, ya que desde Japón los nuevos Nissan 300 ZX o Toyota Supra 3.0 se lo ponían cada vez mas difícil. Además, debía darle un sustituto al veterano 944, modelo del que parte y del que se empleó el chasis de los últimos S2 y los 951 para ensamblarlo. También de este se cogió como base la última evolución del motor de 3 litros, cuatro cilindros y culata de 16 válvulas que montaba la versión S2 de 211 CV.

Porsche 968 2

Porsche 968

Tras diversos cambios, como un nuevo kit de pistones y bielas forjados más ligeros, nuevo sistema de distribución denominado Vario-cam (empleado también en los 993) o mejoras en los colectores – de admisión como escape-, el 968 era capaz de desarrollar 240 CV a 6.200 RPM y producir un par de 305 Nm.

Aparte de un nuevo sistema de gestión electrónica Motronic, se le acopló una nueva caja de cambios de seis relaciones con embrague bimasa, combinación con la que se conseguía una mejora de los consumos, mayor suavidad de marcha, y para poder administrar el incremento de potencia, a la par de una mejora en cuanto a emisiones contaminantes.

El Porsche 968 tomaba como base a la última evolución de los 944, los S2. Tanto motor como chasis fueron mejorados y empleados por la marca para su nuevo modelo

Como opción, un cambio automático Tiptronic de cuatro velocidades estaba a disposición de los clientes que adquirían el 968. Con esta serie de mejoras e incremento de potencia el nuevo Porsche 968 era capaz de alcanzar los 247 km/h, acelerando de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos.

Porsche 968 3

El nuevo 968 contaba con pinzas de cuatro pistones Brembo y discos de 298 mm ventilados en su cuatro ruedas, en medidas 205/55 R16 delante y 225/50 R16 en el tren posterior. Brazos de aluminio en la suspensión delantera tipo McPherson o una carrocería totalmente galvanizada eran otras de las novedades con las que contaba el alemán.

Los 968 disponían de una carta de hasta 34 colores para su exterior, siete colores diferentes para las capotas de los cabrios y 99 configuraciones de tonalidad diferentes para su interior. Además, había configurada una lista de casi 100 elementos opcionales, para que sus nuevos propietarios pudieran elegir cuáles de estos instalar en sus nuevos vehículos.

A lo largo del tiempo que se estuvo produciendo el 968 en la planta de Zuffenhausen en Stuttgart, entre abril de 1992 y julio de 1995, se fue evolucionando en algunos aspectos el modelo, aunque en términos totales de potencia era ya bastante complicado aumentar el caballaje del motor de cuatro cilindros sin la utilización de un turbo. Aun así, dos fueron las versiones que se crearon del modelo alemán en las que se recurrió a él para potenciarlas.

Porsche 968 Turbo S 1

Porsche 968 Turbo S

968 Turbo S

Esta es la primera versión que se realizó sobre el 968 común. El único objetivo de la fabricación del 968 Turbo S fue el poder homologar su versión para el campeonato alemán de GT. Para ello, la marca creó tan solo 15 unidades de esta versión tan especial. Partiendo del bloque de origen de 3 litros, se le incorporó un turbo soplando a 1 bar para conseguir potenciarlo hasta los 305 CV y aumentar su par hasta los 500 Nm.

Unas pequeñas tomas de aire en su capó delantero, alerón especifico trasero y llantas de 18 pulgadas exclusivas para el modelo, con medidas 235/40 R18 delante y 265/35 R18 detrás, eran las señas de identidad de esta espectacular versión.

Las prestaciones, al igual que su precio, también eran excelsas. Con una velocidad punta declarada de 284 km/h y una aceleración de 4,7 segundos en el 0 a 100 km/h, estaba al nivel de las versiones más potentes del 993 del momento. Los 14,5 millones de pesetas que costaba eran el mayor obstáculo para poder hacerse con uno en 1993, año de su presentación.

Varias fueron las versiones de nuestro protagonista. Algunas de ellas son consideradas actualmente como vehículos de colección

Porsche 968 Turbo RS

Porsche 968 Turbo RS con bastidor WPOZZZ96ZNS820065

968 Turbo RS

Esta es la versión más rara, potente y codiciada de cuantos 968 se construyeron. Al igual que el Turbo S, solo se construyó en carrocería coupé y estaba destinado a la competición. A la vez existen dos tipos de Turbo RS: una versión de 337 CV y otra de 350 CV, con pesos de 1.350 y 1.212 kilos, respectivamente, frente a los algo más de 1.450 kilos del resto de 968.

La primera de las variantes empleaba el mismo compresor que los Turbo S, aunque con algunas modificaciones capaces de llevarlo hasta los 337 CV. En la otra versión de 350 CV un nuevo turbocompresor KKK L41 era el encargado de lograr llegar a esos valores. Solo cuatro fueron las unidades que se construyeron, en cuatro colores diferentes: rojo (WPOZZZ96ZNS820065), amarillo (WPOZZZ96ZPS896061), negro (WPOZZZ96ZPS896062) y blanco (WPOZZZ96ZPS896063).

La última unidad que se vendió, y de la que haya constancia, se subastó alcanzando un precio de casi 350.000 dólares en 2012. En la actualidad seguramente duplicaría ese precio, tal y como está el mercado de los clásicos.

Porsche 968 Club Sport 1

Porsche 968 Club Sport

968 CS o Club Sport

Partiendo de la versión base, lo que hizo Porsche en este caso fue eliminar todos los elementos de confort para crear una versión lo más liviana posible. Elevalunas, asientos traseros, aislante acústico o aire acondicionado, entre otros, directamente se suprimieron del coche. Los sillones delanteros de piel de origen se sustituyeron por unos baquets Recaro en tela, al igual que el volante, que se reemplazó por otro de tres radios que no contaba ni siquiera con airbag.

A nivel mecánico se rebajó la suspensión en 20 mm y se optimizó esta para un uso en pista. También se sustituyeron llantas y neumáticos de serie por unos específicos, en medidas 225/45 R17 en el tren delantero y 255/50 R17 en su parte posterior. Estéticamente destacaba por un color uniforme, tanto en carrocería como en llantas, además de un kit de adhesivos específicos en laterales y paneles de puertas interiores. En UK se vendió una versión del CS denominada Sport, que si contaba con los asientos traseros o el aire acondicionado de serie para hacerla más confortable, pero que solo estuvo disponible para el mercado británico.

A lo largo de los cuatro años, y según varias fuentes consultadas, se construyeron un total de 12.776 unidades para todo el mundo del modelo. Un total de 8.402 fueron en versión coupé y el resto de cabrios. De la versión Turbo S se fabricaron 15 unidades, cuatro de los Turbo RS y 1.923 CS.

Porsche 968 Coupe Cabrio

A día de hoy el 968, al igual que el resto de los Porsche de motor delantero, 924, 944 y 928, han empezado a ser valorados por los amantes de la marca de una manera única hasta el momento, teniendo en cuenta que algunas unidades de nuestro protagonista estuvieron en precios incluso por debajo de los 6.000 euros, algo impensable en la actualidad.

El precio medio de mercado de un 968 estándar coupé se sitúa en torno a los 18.000-20.000 euros para unidades en buen estado y que no precisen de grandes inversiones para ponerlas a punto. Los cabrio quizás un poco más que la versión cerrada, pero hay poca variación en este sentido. Evidentemente, la versión CS en general duplica los precios de las versiones básicas del 968, ya que su producción fue apenas el 15 % del total de los fabricados.

A ello hay que sumarle que muchos de ellos se dedicaron a copas Porsche y uso de circuito casi en su totalidad, por lo que tuvieron finales precipitados y ya ni siquiera están en circulación. De las dos versiones turbo, ni hablamos. Eso está reservado para unos pocos privilegiados, en general coleccionistas que los adquieren más como inversión que por el propio hecho de disfrutar de una de estas espectaculares máquinas.

Si eres amante de Porsche y dispones de ese capital para darte un capricho, te garantizo que no te arrepentirás de comprar un 968. Un incomprendido en su tiempo, que cada vez lo es menos.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Porsche 968 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Roberto
Invitado
Roberto

A mi desde pequeño me parecía todo un carrazo. Si bien es cierto que fué muy continuista respecto al 944, y quizás eso y la muy alargada sombra sempiterna del 911, hizo que en su momento fuese infravalorado. Jamás olvidaré la versión Turbo S, que ilustró mi carpeta durante mucho tiempo junto a otras bellezas de la época.
Un saludo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!