Coche del día: Pontiac GTO

Coche del día: Pontiac GTO

El primer "Muscle Car" de la historia


Tiempo de lectura: 9 min.

El Pontiac GTO tuvo el honor de ser el primer Muscle Car, por delante de otros rivales tan conocidos en este mundillo como el Chevrolet Camaro, el Dodge Charger o el Ford Mustang, también conocidos como pony cars. Se fabricó por Pontiac tanto en Estados Unidos como en Canadá en el período 1964-1974 y por Holden en Australia, ya en el nuevo siglo, bajo el nombre de Monaro para mercado local.

Nos tenemos que remontar a enero de 1963, cuando se empezó a gestar el GTO de la mano Jim Wagners, jefe de Publicidad de Pontiac, junto a tres ingenieros que eran Russ Gee, Bill Collins y un tercero de apellido conocido, John DeLorean. Este equipo se planteó la viabilidad de crear un automóvil con genes de gran deportivo -según los cánones americanos- pero que se pudiese conducir por la calle como un turismo convencional.

Pontiac GTO es sinónimo de “Potencia americana”

En contra de la decisión de General Motors de dejar de participar en competiciones deportivas Pontiac (que pertenecía al Grupo de GM) decidió llevar adelante el proyecto habida cuenta de la afinidad de la marca por vehículos potentes y deportivos. En su momento, Pontiac era una de las marcas más vendidas en Estados Unidos. Su nombre viene de la tradición amerindia y por eso su símbolo es una flecha.

1964 Pontiac Tempest Lemans GTO Convertible publicidad

1964 Pontiac Tempest LeMans GTO Convertible

Pontiac tuvo que engañar a la matriz GM y su norma de no utilizar motores V8 más grandes de 5,4 litros en  coches “medios” (nuestro segmento E), falseando el informe y colocando un 6.4 V8

El Pontiac GTO se basaba en el Tempest, considerado un vehículo medio en Estados Unidos, aunque con sus más de 4,8 metros de longitud en Europa se consideraría un coche grande.

Pontiac le echó morro al asunto y decidió instalar un motor más grande, concretamente un 6.4 V8 procedente del Pontiac Catalina, pero todo ello en un hermético secretismo para que GM no echase para atrás el proyecto si se enteraba del engaño. De hecho, en el informe técnico figuraba el motor de 5,4 litros. El caso es que GM aceptó al final el proyecto de forma que en enero de 1964 el Pontiac GTO se presentaba como un miembro más del modelo Tempest.

La primera generación se fabricó de 1964 a 1967. Se presentó en un principio como 1964 Pontiac Tempest GTO, evocando al Ferrari 250 GTO a causa de una carrocería compacta que albergaba un motor de generoso tamaño. Se encuadraba en la categoría de los muscle car y utilizaba la plataforma A de GM, con tres tipos de carrocería: coupé, techo duro -o hard top– y descapotable, siempre con dos puertas.

1966 Pontiac Tempest GTO Hardtop interior

1966 Pontiac Tempest GTO Hardtop

Llevaba la clásica configuración mecánica de motor delantero y propulsión trasera. Para los cánones europeos era un coche grandote, con 5.243 mm de largo, 1.890 mm de ancho y 1.367 mm de alto. La plataforma tenía una batalla de 2.921 mm y unas vías algo estrechas, con 1.473 mm delante y 1.499 mm detrás. Su peso oficial era de 1.632 kg.

El V8 se ofrecía con dos cilindradas ligeramente diferentes, 6.4 y 6.6. Los niveles de potencia y par sí eran significativamente diferentes, con 269 CV y 538 Nm en el caso del 6.4 V8 y de 365 CV y 598 Nm en el del 6.6 V8. En cuanto a las cajas de cambios, se ofrecía con cambio manual de tres o cuatro marchas, y con cambio automático de dos o tres marchas.

La lista de versiones de este modelo es tan prolífica que necesitaríamos un libro para hablar de todas en detalle, así que intentaré hacer una breve reseña de los más conocidos.

En 1965 sufre su primer restyling, cambiando la posición de sus faros dobles redondos a una posición vertical y una parrilla de nuevo diseño, así como un capó con un nervio central y una toma frontal de aire. Su interior era de lujo, con cuero, metal y madera repartidos por su interior. Conservaba el 6.4 V8 pero con la potencia aumentada hasta los 335 CV gracias a un nuevo carburador de cuatro cuerpos, que con un nuevo árbol de levas se aumentó hasta los 360 CV.

1967 Pontiac Tempest GTO Hardtop Coupe 2

1967 Pontiac Tempest GTO Hardtop Coupe

En el bienio 1966-1967 se remodeló de tal forma que se consideró un coche totalmente nuevo más que una versión del Tempest. Conservó sus elementos mecánicos y estructurales y experimentó un profundo rediseño de sus líneas, con una aerodinámica más depurada. Abandonó las rectas a favor de unas curvas de tipo botella de Coca Cola a nivel de la cintura, y los pilares B se prolongaban por detrás de la luneta trasera.

A nivel mecánico mantenía el bloque 6.4 con dos opciones de carburación: de cuatro cuerpos o el denominado Tripower de tres carburadores. Este último ofrecía un paquete de potenciación llamado XS Ram Air Package, que aumentaba su potencia hasta los 385 CV.

En 1967 experimentó cambios estéticos como una nueva parrilla o unos estribos cromados y unos nuevos pilotos traseros. Pero los cambios importantes se encontraban debajo del capó, con un aumento de cilindrada del motor hasta los 6,6 litros. Con el carburador de cuatro cuerpos alcanzaba los 340 CV.

Se incorporaron dos nuevas versiones, una con la compresión rebajada y un carburador de dos cuerpos, que rendía 259 CV, y otra superior denominada Quadra-Jet con el carburador de cuatro cuerpos, pero entregando algunos caballos más -365 CV-. Esta última sustituyó a la versión Tripower y era la que conducía el actor Vin Diesel en la película “XXX”.

1968 Pontiac GTO Convertible motor

Motor del 1968 Pontiac GTO Convertible con Ram Air

La segunda generación se produjo en el período 1968-1972, con la adopción de un nuevo diseño del techo de tipo fastback como nueva seña de identidad. En este año de 1968 apareció “The Judge” (El Juez). Sus dimensiones variaban algo, con 5.118 mm de largo, 1.925 mm de ancho y 1.328 mm de alto, y su peso se elevaba unos kilitos, hasta los 1.677.

Continuó la escalada de potencia, con sendos V8 de 6,6 y 7,5 litros de cilindrada. Sus valores de potencia y par variaban entre los 254 CV y 441 Nm de par del motor más pequeño hasta los 375 CV y 678 Nm de par del más grande. Todavía no había estallado la crisis del petróleo, la gasolina era abundante y muy barata. Repasa con nosotros un anuncio de época del 1970 Pontiac GTO, apodado “The Humbler”.

La transmisión a las ruedas traseras se realizaba mediante una caja manual de tres o cuatro marchas, o bien una automática de tres. Estas unidades de alto rendimiento iban pintadas en un llamativo color naranja y su nombre se debió a una intensa campaña publicitaria. Las versiones con las entradas de aire en el capó se denominaban Ram Air y era un elemento funcional utilizado para mejorar el rendimiento del motor.

Los mejores GTO se fabricaron entre 1970 y 1972. Iban propulsados por el motor más potente hasta el momento, el 7.5 V8 utilizado en “El Juez”, con el mismo poderío: 375 CV y 678 Nm

La tercera generación existió durante 1973, añadiendo como novedad unos nuevos paragolpes cromados y prominentes que resistiesen la nueva normativa antichoque estadounidense de resistir golpes sin deformarse hasta 8 km/h. Ahora comenzaba la desescalada de potencia -entramos en la crisis del petróleo de 1973-, conservando los bloques 6.6 y 7.5, pero desinflados hasta los 233 y 254 CV, respectivamente.

La cuarta generación, de 1974, tomó como base al Pontiac Ventura para dar vida al GTO. El motor elegido era un V8 de 5,7 litros más desinflado aún que el de la tercera generación, con 203 paupérrimos CV a 4.400 RPM y 400 Nm de par a 2.800 RPM. Las cajas de cambios podían ser dos de tipo manual de tres y cuatro marchas, o una automática Hydramatic de tres velocidades.

2004 Pontiac GTO

2004 Pontiac GTO

La última generación no tenía nada que ver con las anteriores, pues avanzamos hasta el período 2003-2007, que no era ni más ni menos que el Holden Monaro, de la división australiana de GM, comercializado como Pontiac GTO en Norteamérica. Era más pequeño que sus predecesores, con 4.821 mm de largo, 1.841 mm de ancho y 1.397 mm de alto.

Al menos iba bien motorizado, con dos V8 de 5,7 y 6 litros que desarrollabn 355 CV y 495 Nm de par motor en el primer caso y 400 CV y 542 Nm de par motor en el segundo. Contaba con una caja de cambios manual de seis velocidades, discos en las cuatro ruedas, ABS y suspensiones de esquema McPherson.

Alcanzaba los 274 km/h de velocidad máxima y tardaba menos de 6 segundos en alcanzar los 100 km/h. Sus consumos eran de casi 15 l/100 km en ciudad y 11 l/100 km fuera de ella. Pero lo dicho, no tiene que ver nada con sus predecesores, auténticos muscle cars. Poco despúes Pontiac perdió toda su personalidad a base de remarcados, y cuando estalló la crisis económica y GM pidió el rescate, los “liquidadores” del Gobierno de EEUU remataron a la marca ya moribunda.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Pontiac GTO con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Kolmogorov
Invitado
Kolmogorov

Sencillamente brutal, es un habitual de los programas de restauración de coches (americanos, por supuesto). La última versión también se vendió como Vauxhall Monaro en UK (que ya me he encargado de mirar de segunda mano, jejeje). Una pena que desapareciera la marca (como tantas otras y con tanta historia detrás).


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba ansioso en los quioscos cuando era un guaje.