1970, cuando Pontiac quería emocionarte con el GTO “The Humbler”

1970, cuando Pontiac quería emocionarte con el GTO “The Humbler”

Así es cómo debería de ser un anuncio de la Super Bowl


Tiempo de lectura: 3 min.

No solo los muscle cars de los años 60 y 70 eran coches alucinantes, sino que los anuncios de televisión para ellos también eran súper entretenidos. Aprovechando el recopilatorio de los spots de la Super Bowl 2020, hoy hacemos un poco de retrospectiva para ver el reclamo publicitario del Pontiac GTO en la misma cita, pero el 11 de enero de 1970.

El cortometraje (al final del artículo) destaca el escape opcional operado por vacío (VOE, por sus siglas en inglés), también conocido como “The Humbler”, alias “El más Humilde”. La susodicha opción estuvo disponible por un corto periodo de tiempo, desde noviembre del 1969 hasta enero de 1970. Esta característica permitía al conductor abrir a través de una perilla en el salpicadero unas válvulas colocadas en el escape que mejoraban el flujo de gases y aumenta un poco las prestaciones.

Con la entrada de la nueva década y la buena recepción de sus Firebird y GTO, Pontiac quería reafirmar su posición como la marca “lúdica” de General Motors (GM). Necesitaba asegurarse de que Estados Unidos supiera quiénes eran los chicos malos en Detroit. Y justo eso intentó hacer con el “The Humbler”. La subsidiaria con más espíritu RACER de GM lo tenía todo a su favor, pero los tiempos de locura estaban transformándose hacia una precavida moderación.

1970 Pontiac GTO (4)

Solo 233 ejemplares del Pontiac GTO “The Humbler” fueron fabricados: 212 con carrocería coupé y 21 descapotable. La opción costaba 63,19 dólares, unos 390 euros actuales

La alta directiva de GM vio el anuncio e hizo que el sistema VOE fuese retirado de la lista de equipamiento previo paso por caja poco después de que se emitiera. Esto se debió a las crecientes restricciones de emisiones y los niveles de ruido exigidos por el gobierno. Para rematar el asunto, tampoco permitieron que se volviera a emitir en ninguna pantalla. Apenas 230 Pontiac GTO salieron de la línea de montaje con esta curiosa y atractiva preferencia.

Tras una lenta pasada por un restaurante de autoservicio, el joven propietario de un recién estrenado (en la época) Pontiac GTO tira de la palanca para dejar aullar al monstruoso motor V8, tal vez una unidad de 6,5 o 7,5 litros con más de 350 CV. Luego, tras demostrar quien es el puto amo macho alfa del aparcamiento y no encontrar un oponente para hacer una carrera callejera, Pontiac pone el broche final con un: “Nos tomamos en serio la diversión de conducir”.

El anuncio causó sensación a principios de ese año y marcó la pauta de Pontiac para 1970, con o sin la tecla especial de subir el volumen del motor. Y en ese aspecto, eso es exactamente lo que debe hacer un anuncio de Super Bowl: emocionar y ponerte la piel como escarpias. Que tire la primera piedra el que no quisiera ver más anuncios así en vez tanta parafernalia de sistemas electrónicos e inteligencias artificiales. Con apelar a las sensaciones básicas, en ocasiones, es suficiente.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.