1970, cuando Pontiac quería emocionarte con el GTO “The Humbler”

1970, cuando Pontiac quería emocionarte con el GTO “The Humbler”

Así es cómo debería de ser un anuncio de la Super Bowl


Tiempo de lectura: 3 min.

No solo los muscle cars de los años 60 y 70 eran coches alucinantes, sino que los anuncios de televisión para ellos también eran súper entretenidos. Aprovechando el recopilatorio de los spots de la Super Bowl 2020, hoy hacemos un poco de retrospectiva para ver el reclamo publicitario del Pontiac GTO en la misma cita, pero el 11 de enero de 1970.

El cortometraje (al final del artículo) destaca el escape opcional operado por vacío (VOE, por sus siglas en inglés), también conocido como “The Humbler”, alias “El más Humilde”. La susodicha opción estuvo disponible por un corto periodo de tiempo, desde noviembre del 1969 hasta enero de 1970. Esta característica permitía al conductor abrir a través de una perilla en el salpicadero unas válvulas colocadas en el escape que mejoraban el flujo de gases y aumenta un poco las prestaciones.

Con la entrada de la nueva década y la buena recepción de sus Firebird y GTO, Pontiac quería reafirmar su posición como la marca “lúdica” de General Motors (GM). Necesitaba asegurarse de que Estados Unidos supiera quiénes eran los chicos malos en Detroit. Y justo eso intentó hacer con el “The Humbler”. La subsidiaria con más espíritu RACER de GM lo tenía todo a su favor, pero los tiempos de locura estaban transformándose hacia una precavida moderación.

1970 Pontiac GTO (4)

Solo 233 ejemplares del Pontiac GTO “The Humbler” fueron fabricados: 212 con carrocería coupé y 21 descapotable. La opción costaba 63,19 dólares, unos 390 euros actuales

La alta directiva de GM vio el anuncio e hizo que el sistema VOE fuese retirado de la lista de equipamiento previo paso por caja poco después de que se emitiera. Esto se debió a las crecientes restricciones de emisiones y los niveles de ruido exigidos por el gobierno. Para rematar el asunto, tampoco permitieron que se volviera a emitir en ninguna pantalla. Apenas 230 Pontiac GTO salieron de la línea de montaje con esta curiosa y atractiva preferencia.

Tras una lenta pasada por un restaurante de autoservicio, el joven propietario de un recién estrenado (en la época) Pontiac GTO tira de la palanca para dejar aullar al monstruoso motor V8, tal vez una unidad de 6,5 o 7,5 litros con más de 350 CV. Luego, tras demostrar quien es el puto amo macho alfa del aparcamiento y no encontrar un oponente para hacer una carrera callejera, Pontiac pone el broche final con un: “Nos tomamos en serio la diversión de conducir”.

El anuncio causó sensación a principios de ese año y marcó la pauta de Pontiac para 1970, con o sin la tecla especial de subir el volumen del motor. Y en ese aspecto, eso es exactamente lo que debe hacer un anuncio de Super Bowl: emocionar y ponerte la piel como escarpias. Que tire la primera piedra el que no quisiera ver más anuncios así en vez tanta parafernalia de sistemas electrónicos e inteligencias artificiales. Con apelar a las sensaciones básicas, en ocasiones, es suficiente.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!