Coche del día: Peugeot 406 SRSD

Coche del día: Peugeot 406 SRSD

Una confortable berlina sin muchas pretensiones


Tiempo de lectura: 4 min.

Asociar un motor con no muchos caballos a una berlina media resultaba moneda común a principios de los años 90, si bien por entonces también se estilaban ya los diésel turboalimentados, que fueron introduciéndose poco a poco entre las marcas generalistas, véase el Renault 21 Turbo D. Cuando Peugeot lanzó el 406 a finales de 1995 resultaba menos común, por lo que se prescindió del motor de gasóleo de acceso que sí equipó el Citroën Xantia, pues por el empaque y tamaño de la berlina de la marca del león no terminaba de cuadrar.

Sin embargo, la sustitución en su primo del 1.9 atmosférico por una variante con turbo de bajo soplado animó a Peugeot a añadir a la gama este Peugeot 406 SRSD que nos ocupa hoy. Poniéndonos en situación entendiendo lo que se estilaba, el 406 SRSD suponía una alternativa económica para viajar largas distancias a velocidades tranquilas sin gastar demasiado, o sea lo mismo que se había estado haciendo apenas un lustro antes con berlinas algo torpes y equipamiento pobre.

Cierto es que con el TD de 90 CV, protagonista indiscutible de la gama 406 hasta la llegada del HDi, las prestaciones tampoco eran para echar cohetes, pero al menos con el nuevo integrante de la familia se conseguía un precio de gancho bastante por debajo de su hermano de 90 CV y ligeramente inferior al 1.8 de gasolina, hasta entonces la variante de acceso.

Peugeot 406 1

Peugeot 406 SRTD

Esta versión equipaba el mismo bloque de 1.905 cm3 del Xantia 1.9D, pero con un pequeño turbo de bajo soplado que limitaba su potencia a 76 CV teóricos. Pese al turbocompresor, el empuje se asimilaba más al de un atmosférico, pues no había ni la típica patada ni el silbido del turbo. Esto se tradujo en unas prestaciones muy discretas, como atestiguan sus 164 km/h de velocidad máxima o un 0 a 100 km/h en 17,9 segundos (20,5 s según otras fuentes).

En la carrocería del 406 no se pudo comparar con el diésel atmosférico de 71 CV, pero las mejoras en el propio Xantia fueron evidentes, sobre todo a la hora de recuperar velocidad en marchas largas o justificar su menor nivel de emisiones contaminantes (Euro 2). Y también en lo referente a consumos, pues una superior respuesta gracias al par más elevado suponía no tener que llevarlo alto de vueltas para adelantar, por ejemplo, o enfrentarse a un repecho.

Peugeot homologaba una media de 9,3 y 5,7 litros/100 km en ciclo urbano y extraurbano, respectivamente

Con un depósito para el combustible de 70 litros, se convertía en un modelo rutero con el que conducir largas distancias sin apenas inmutarse. Porque el 406 destacaba por su elevado grado de confort y un comportamiento intachable, así que las prestaciones del SRSD no ponían en apuros a su afinado bastidor, que las digería sin dificultad.

Pese a tratarse de una versión básica, mantenía las cualidades de otros 406 como un interior de calidad notable y espacio para albergar a cuatro ocupantes y su equipaje sin problemas. El quinto pasajero debía enfrentarse más a la forma del asiento que a la anchura en sí, pues esta era destacable.

No obstante, el nivel de equipamiento alcanzaba a cubrir lo justo, limitándose a los elevalunas eléctricos delanteros, cierre centralizado o airbag del conductor. En opción quedaban el aire acondicionado, ABS o airbag de acompañante, al igual que ocurría con el SRDT de 90 CV. Frente a este, el SRSD costaba el equiovalente a 1.800 euros de la época menos, partiendo de una tarifa de 2,7 millones de las antiguas pesetas, unos 26.000 euros de hoy.

Se posicionaba como una alternativa algo costosa frente a algunos de sus rivales como Ford Mondeo o Nissan Primera TD, con 90 CV ambos. En realidad, berlinas de esta categoría con menos potencia no eran ya habituales hacia el final del siglo, así que el 406 cabalgaba en solitario alejándose por nivel de prestaciones de otros como el Vectra DI o el Toyota Carina E TD de 83 CV, bastante más ligero.

Peugeot 406 2

¿Compensaba entonces este 406 SRSD? En realidad solo para aquellos que quisieran gastarse lo justo sin más aspiraciones ni en prestaciones ni en equipamiento. En este sentido, el STDT resultaba mucho más apetecible por su equilibrio, pero su tarifa se elevaba hasta casi los 30.000 euros.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Peugeot 406 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Gonzalo Lara
Invitado
Gonzalo Lara

Este coche tuvo mucho sentido con la llegada del 2.0 HDI. Entonces fue la época culmen del diesel, de cuando eran buenos, gastaban poco y no se rompían.

20 años después y todavía apetece comprarse uno de estos de segunda zarpa para reventarlo a kilómetros como si no hubiera mañana.

Sergioq4
Invitado
Sergioq4

Que belleza de auto, súper equilibrado. Con el restyling comenzó la caída en estilo de Peugeot.
Esta versión vendría a ser la equivalente al P405 GLD 1.9D 69/71CV según mercado.

Miguel
Invitado
Miguel

Que curioso. En España se llego a vender esta version?

Javier Costas
Editor

Claro, tenía precio definido y todo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!