Menu

Coche del día: Opel Omega V8.com (B)

Un ambicioso proyecto que se quedó en prototipo

Coche del día: Opel Omega V8.com (B)

Probablemente los aficionados a las cuatro ruedas asocien rápidamente el Omega con la famosa preparación de Lotus de aquel Lotus Omega de 1990 que pretendía poner contra las cuerdas al mismísimo BMW M5. Para la segunda generación (B) de la berlina alemana, ya hablamos del tope de gama Omega MV6 hace unos meses, con un tranquilo V6 que poco tenía en común con aquella variante eminentemente deportiva.

Pero compartir el banco de órganos con un gigante como General Motors era demasiado tentador como para no intentar otra «locura», y así comenzó a gestarse el Omega V8, ya con el restyling recibido del año 2000. Del Corvette se tomó directamente el bloque LS1 de 8 cilindros en V con 5.665 centímetros cúbicos, que cabía sin problemas en el vano motor del Omega. De hecho, la versión australiana, denominada Holden Commodore, y que no era más que un Opel Omega con otro nombre, contaba entre su oferta mecánica con otro V8 de 5 litros.

El primer problema al adaptar el motor del Corvette sobrevino por la caja de cambios, ya que la configuración transaxle del deportivo americano no era compatible con la de la berlina (para el Lotus Omega sí que se empleó la del ZR1). Se recurrió entonces a una caja de cambios automática de cuatro velocidades que no podía con la potencia y par originales, así que se recortaron desde los 350 a 315 CV y la fuerza desde 500 Nm hasta 450. Se modificaron otros elementos como las válvulas para llegar a las 6.000 vueltas, pero en las pruebas surgió otro inconveniente, ya que a altas revoluciones la nueva unificación no funcionaba.

Opel Omega V8.com

Una lástima, porque las prestaciones eran bastante prometedoras: velocidad máxima limitada a 250 km/h y un 0 a 100 en 7 segundos. Los consumos iban en consecuencia de las posibilidades del V8, con una media en ciclo combinado de 14 l/100 km y 18 l/100 km en ciudad. Las llantas del prototipo eran de 17 pulgadas y montaba discos ventilados en ambos ejes.

Al margen de los aspectos mecánicos, se trabajó de forma paralela sobre una versión que diese la bienvenida al siglo XXI y su tecnología. El nombre lo dejó claro: V8.com. Sobre la carrocería familiar Caravan alargada 130 milímetros para proporcionar más espacio en las plazas traseras, se emuló lo que iba a ser una «oficina con ruedas».

Con solo cuatro plazas, todos los pasajeros tenían a su disposición una pantalla individual en LCD con 9,5 pulgadas. La del copiloto estaba colocada sobre el salpicadero al estilo flotante que tanto se lleva hoy en día, mientras que las destinadas a los «trabajadores» de las plazas traseras iban colocadas sobre los reposacabezas de los asientos delanteros.

Opel Omega V8.com

Contaban además con acceso a Internet -no a mucha velocidad- y un sistema integrado de micrófonos y altavoces para realizar videollamadas, mucho antes de que Opel ofreciese conectividad 4G. Por su parte, el conductor disfrutaría de un tipo de Head-Up Display (HUD) que proyectaba la información sobre el parabrisas.

Finalmente, los ingenieros no consiguieron resolver los problemas generados por la transmisión, rompiéndose una y otra vez el disco que la conectaba con la salida del motor (¿misterios del efecto 2000?). El proyecto se dejó inacabado y ni el Omega V8 berlina ni el concept V8.com salieron a la luz.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose
Invitado
Jose

¿Y porqué no transplantaron a capón la mecánica del Commodore SS?


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.