Menu

El Volkswagen Golf cumple 45 años

El mito ha superado a otro mito, el Beetle, con 35 millones de unidades

El Volkswagen Golf cumple 45 años

Tal día como hoy, un 29 de marzo de 1974, la nave Mariner sobrevoló Mercurio y fotografió casi la mitad de su superficie, se descubrió la armada de terracota en China, y salió de la cadena de montaje de Wolfsburgo la primera unidad del compacto europeo más exitoso de todos los tiempos. El Volkswagen Golf cruzaba así las puertas de la Historia y entraba en la leyenda.

Se trataba de un coche muy humilde, un cinco plazas en carrocería de tres o cinco puertas, con una capacidad de 300 litros de maletero. La gama se reducía a dos modelos, Golf y Golf L, con motor 1.1 de 50 CV, y los S y LS con motor 1.5 de 70 CV. Se podía elegir una caja de cambios manual de cuatro marchas o una automática de tres. No era ningún bólido, pero los 140 km/h que alcanzaba el motor 1.1 y los 160 km/h del 1.5 eran más que suficientes para la época, cuando el petróleo se había vuelto muy caro por la crisis de octubre de 1973.

En 1974 los empleados de Wolfsburgo habían completado la transición industrial del Beetle o Typ I, que se fabricó durante décadas y con millones de unidades vendidas. Dicha producción dio lugar a una fábrica tan grande que montó todo un ecosistema a partir de ella. Desde entonces la producción media ha sido de -ojo- 780.000 unidades al año, o una cada 41 segundos. En otras palabras, cuando termines de leer esto, se habrán fabricado unos cuantos Golf.

Aparte de por lo evidente, Volkswagen tiene mucho cariño al Golf por haber sido el democratizador de numerosas tecnologías para el gran público. Esto fue posible con unas economía de escala masiva, quedando lejos de oponentes que no podían permitirse esas alegrías con volúmenes de producción inferiores. Actualmente va por la séptima generación (si aceptamos que la VII es muy diferente de la VI, y la VI de la V) y no falta mucho para conocer la octava.

A lo largo de la historia ha habido Golfs con multitud de sistemas de propulsión: gasolina, diésel, con GNC, eléctrico puro e híbrido enchufable. Es más, ya en la primera generación hubo una experiencia piloto de modelos totalmente eléctricos para evaluación en Alemania, la saga Elektro-Golf y Citistromer, de la que hablamos en otra ocasión. En muchos sentidos ha sido un pionero y una referencia para la competencia, incluso hoy día. ¿Cuántos compactos -o en general, coches- pueden presumir de este palmarés?

Sin embargo, los que tengan memoria nos recordarán que no llegó hasta los concesionarios hasta el 8 de julio de 1974, y que no hubo entregas a clientes hasta el 5 de agosto. En otra ocasión profundizaremos más sobre la interesante historia de la primera generación, porque hablar de toda la saga Golf bien merece un libro de papel de alto gramaje y toneladas de fotos.

Volkswagen Golf 1974 4

No podemos decir alegremente que sea el compacto más vendido de la historia, ni siquiera el más longevo en producción, porque el Toyota Corolla se empezó a comercializar en 1966, y en 1974 ya tenía un volumen acumulado de unas 400.000 unidades. En ese cómputo se cuentan modelos que tenían el nombre Corolla y todas sus variantes, y en 2016 superó los 44 millones de unidades. También hay que decir que ningún rival europeo del Golf ha mantenido su denominación comercial durante 45 años. Al César lo que es del César.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.