Coche del día: Nissan Primera GT (P11)

Coche del día: Nissan Primera GT (P11)

El llanero solitario


Tiempo de lectura: 5 min.

Este Nissan Primera GT es una versión perteneciente a la segunda generación de la berlina japonesa, fabricada entre 1996 y 2002 tanto en la factoría de Yokosuka (Japón) como en la británica de Sunderland, donde se ensamblaba específicamente la variante hatchback de cinco puertas.

Al igual que su predecesor, el Primera (P10), se vendió con carrocerías de dos o tres volúmenes (más el familiar), aunque en esta generación se dio más relevancia al cinco puertas por exigencias de mercado, pues sus responsables previeron que sería la carrocería más demandada.

En las notas de prensa de la época, los directores de su desarrollo pusieron mucho énfasis en el proceso de investigación y estudios sobre las necesidades de los clientes europeos, y por ello decidieron mantener cierto continuismo estético, pero mejorando los puntos en los que el anterior Primera flaqueaba.

La similitud en su diseño queda patente, si bien el portón trasero del cinco puertas se modificó para ser más tradicional al ir enrasado en la zaga y no superpuesto. Más allá de este detalle, sus líneas y proporciones resultaban asimilables entre ambas generaciones, como si hubiese sido un mero restyling en vez de una generación nueva. La longitud del recién llegado crecía 30 mm hasta llegar a los 4,43 metros, mientras que la distancia entre ejes se alargaba 5 centímetros.

Se mantenían la anchura de vías y la de la carrocería apenas aumentaba un centímetro. Por esto, el GT de 1997 pesaba únicamente 32 kilos más que el modelo anterior. De este modo, la habitabilidad era muy similar, con una ligera ganancia en espacio para las piernas posterior y unos pocos litros de maletero.

Tampoco cambiaba el verdadero protagonista de esta versión: el aclamado motor SR20DE, un bloque de 1.998 cm3, inyección multipunto y 16 válvulas que seguía prometiendo 150 CV. Era una versión dentro de la gama con un claro enfoque deportivo, algo que a finales de los 80 o principios de los 90 era moneda común entre las berlinas medias, y que, sin embargo, en la época del Primera P11 resultaba poco habitual, por lo que pocos rivales podían encontrársele.

Nissan Primera GT interior P11

Fotografía: B234R

Y no por nivel de potencia, ya que sus competidores ya recurrían a potentes V6 cercanos a los 170 CV, sino por las modificaciones en la carrocería que le distanciasen del resto de versiones de la gama.

Porque el Primera GT recibía un prominente alerón, llantas de aleación de 15 pulgadas y faldones en los laterales de la carrocería, así como paragolpes ligeramente modificados. La imagen, sin llegar a ser radical, resultaba de lo más sugerente para tentarnos a ponernos al volante y poder disfrutar de una berlina a la que se le presuponía cierto carácter.

Sin embargo, al acceder al interior nos encontrábamos un habitáculo de lo más sobrio en el que solamente los asientos deportivos forrados en tela y piel le delataban. El resto del salpicadero o instrumentación no contaban con rasgos distintivos con un toque sport, aunque estaba bien hecho y los mandos quedaban accesibles y bien distribuidos.

Las berlinas deportivas habían sido populares unos años antes, así que cuando el Nissan Primera GT llegó al mercado se enfrentó con muy pocos rivales de planteamiento similar

Nissan Primera GT motor SR20DE P11

Motor SR20DE – Fotografía: chot (Forocoches)

Una vez en marcha, nos enfrentábamos al mencionado bloque de cuatro cilindros tomado del anterior Primera GT, aunque la mitad de los componentes fueron modificados para satisfacer las normativas anticontaminantes. Ahora ya no brillaba tanto en prestaciones, no destacando además en su entrega de potencia a medio régimen, por lo que había que llevarlo alto de vueltas para que diese lo mejor de sí entre 4.500 y 6.500 RPM. En velocidad punta o cifras de aceleración no iba mal servido, pero en las recuperaciones en marchas largas cedía ante modelos Turbo como Xantia o Passat, y eso que sus desarrollos no eran especialmente largos.

Una pena, porque el bastidor del Primera admitía sin problemas mucha más potencia. Su estabilidad era el rasgo más destacable, porque contaba con el mejor chasis de la categoría compuesto por un tren delantero con paralelogramo deformable y multribrazo trasero, que le otorgaban un comportamiento eficaz en cualquier circunstancia dentro de los límites de la lógica, afinado en suspensiones y con frenos potentes que redondeaban un conjunto con el que disfrutar en carreteras reviradas de montaña sin ponerse en apuros. Una berlina como pocas en cuanto al placer de conducción.

En definitiva, el Primera GT era un coche de lo más deseable para aquellos que buscaran sensaciones, prestaciones dignas y capacidad para llevar a la familia. Además, su nivel de equipamiento, siguiendo la política de los japoneses de no ofrecer opciones, contaba con prácticamente todo lo esperable de fábrica: volante de cuero, radiocasete con cargador de CD, antinieblas o techo solar.

Quizá solo se echasen en falta el climatizador automático o los airbags laterales. El precio de la época era de 3,6 millones de las antiguas pesetas, lo que equivaldría a 34.400 euros en la actualidad. Una cifra que le dejaba en una buena posición frente a alternativas igual de potentes o rápidas, pero mucho menos emocionantes y carentes de aquel espíritu RACER que amenazaba con desaparecer en el segmento.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Nissan Primera con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
cacho perro
Invitado
cacho perro

Qué recuerdos, uno igual pero de la 1ª generación fue nuestro coche familiar durante mucho años… comparado con el Seat Ritmo Crono anterior el salto en todos los sentidos no fue grande, sino sideral… El motor era un portento lo bien que iba, frugal y suave (mi viejo le hacía medias de 7-7,5 litros sin mucho esfuerzo). Salvo un problema con la bomba de gasolina en garantía, le salió tremendamente fiable, le hizo más de 400.000 km. de muchos viajes de trabajo sin apenas incidencias que no fueran por desgaste (con los años hubo que cambiar el aire acondicionado y… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.