Coche del día: Nissan Primera 2.0 SRi

Coche del día: Nissan Primera 2.0 SRi

El atleta de fondo


Tiempo de lectura: 3 min.

Hablar de coches japoneses vendidos en nuestro país a finales de los 80 significaba en muchas ocasiones hacer referencia a deportivos puros o versiones de tintes racing de modelos más convencionales. De esta forma, al recordar la primera generación del Nissan Primera, resulta inevitable asociarla al 2.0 GT, toda una berlina deportiva que no ocultaba sus intenciones con una carrocería vestida para la ocasión.

Espoleados por las bondades de aquel GT, los de Nissan se decidieron a lanzar una versión descafeinada que le acompañara en su gama. El punto de partida del SRi era el magnífico bloque SR20D con culata multiválvula e inyección multipunto al que se le retocó la gestión electrónica, árboles de levas y colectores de escape para limitar su potencia a los 125 CV en vez de los 150 del GT.

Para diferenciarlo de su hermano deportista, se asoció a la práctica carrocería de cinco puertas que no conseguía la imagen musculosa del tres volúmenes pese a mantener el alerón y los paragolpes sobredimensionados. En otros mercados también lo hubo en sedán. Asimismo, las llantas de aleación tenían un diseño diferente y los neumáticos calzaban una medida menos, mientras que en el interior se distinguían por la tapicería, la instrumentación y detalles de equipamiento.

A excepción de su última entrega -aquella con ese diseño tan peculiar, P12- Nissan había estado ofreciendo variantes de tintes deportivos en una época en la que las berlinas tenían mucho tirón y la fiebre diésel aún no nos había nublado el juicio

Volviendo a lo más importante, el motor 2.0 ofrecía un rendimiento tan brillante en la versión descafeinada que sus prestaciones, salvo la abultada diferencia en velocidad máxima -220 km/h frente a 205-, eran muy similares a las del más potente. Por ejemplo, en el 0 a 100 km/h solo cedía medio segundo, mientras que en los 1.000 metros el GT le sacaba ocho décimas. Lo mismo ocurría con las recuperaciones en marchas largas.

El 2.0 del SRi se acompañaba de un cambio manual de cinco velocidades con desarrollos tirando a cortos que exprimían a la perfección las posibilidades de la mecánica, ofreciendo además unos consumos contenidos para su nivel prestacional. El bastidor del Primera P10 se caracterizaba por ofrecer un comportamiento destacable y el SRi no iba a ser menos con un compromiso entre eficacia y confort de lo mejorcito entre las berlinas de la época.

Por tanto, salvo para los más “quemados”, el SRi se convertía en la versión más equilibrada y apetecible de la gama Primera, sobre todo porque la diferencia de precio entre ambas versiones era exageradamente abultada, justificada más por el equipamiento extra del GT que por la diferencia en prestaciones como hemos visto. Casi un millón de las antiguas pesetas (6.000 euros de la época) tenían la culpa de esta afirmación. En esa cantidad se incluían el ABS, el airbag del acompañante o los elevalunas eléctricos traseros.

Pedimos disculpas por la mala calidad de las imágenes, pero no siempre hay buenas fotos de coches con más de 20 años.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Francisco javier nuñez
Invitado
Francisco javier nuñez

Me encanta los primera, poseedor de un p11 sport sr20DE.

Pablo Mayo
Editor

Hola Francisco. Cuéntanos algo más de tu Nissan Primera, qué tal envejece, problemas, etc.

Javi
Invitado
Javi

Yo busco uno


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.