Coche del día: Fiat Ulysse 2.2 JTD (II)

Coche del día: Fiat Ulysse 2.2 JTD (II)

Espacio, comodidad y versatilidad con prestaciones casi de berlina


Tiempo de lectura: 7 min.

Antes de la fiebre de los SUV existían vehículos como el Fiat Ulysse 2.2 JTD, que servían para transportar a la familia y a alguien más con espacio de sobra para todos, con una versatilidad y comodidad de la que carecen la mayoría de nuestros vehículos. Se encuadraban en el segmento del gran monovolumen, con algunos modelos resistiendo actualmente el embate arrollador de los SUV y crossover, como el Citroën C4 Spacetourer.

Resultado del acuerdo entre PSA Peugeot Citroën y Fiat (Sevelnord), conservó el nombre y mantuvo su estética italiana que lo diferenciaba de sus hermanos Peugeot 807, Citroën C8 y Lancia Phedra. Sus puntos fuertes eran la habitabilidad, comodidad, versatilidad y seguridad, con cinco estrellas EuroNCAP. Se fabricó en el periodo 2004-2006.

Era un vehículo que aprovechaba muy bien el espacio interior gracias a la línea de la carrocería, con un escaso desnivel entre el lado más alto y el más bajo. No era muy grande, con 4.719 mm de largo, 1.863 mm de ancho y 1.752 mm de alto. Con la configuración de siete plazas distribuidas en tres filas de asientos el maletero se quedaba en unos escuetos 324 litros, aumentando a casi 3.000 litros si abatíamos las dos filas de asientos traseros.

Fiat Ulysse Emotion Plus 5

Las puertas traseras eran correderas, algo que facilitaba mucho el acceso al interior, con la opción de dotarlas de un mecanismo eléctrico para abrirse de forma automática. El portón trasero, de una sola hoja, permitía un acceso supercómodo al maletero, pero había que contar con sitio de sobra por detrás para poder abrirlo.

Analizaremos la versión Emotion Plus, el tope de gama. Su interior destacaba por el espacio y la amplitud que ofrecía. En la configuración de siete plazas todas ellas contaban con butacas independientes, siendo iguales las cinco traseras. El respaldo de la plaza central trasera se podía abatir, que junto a la posibilidad de girar los dos asientos delanteros 180 grados, se podía un pequeño salón para uso y disfrute de los ocupantes.

Las siete plazas contaban con aireadores, por lo que la climatización resultaba efectiva para todos, mejorado con unas cortinillas para las plazas traseras. Las dos últimas plazas se podían sustituir por una banqueta corrida de tres plazas. El confort se redondeaba con un elevado aislamiento acústico y un bajo nivel de vibraciones, por lo que los largos viajes se hacían realmente cómodos.

Fiat Ulysse Emotion Plus 6

La instrumentación estaba dividida en dos grupos: sobre el volante se encontraban los chivatos de los intermitentes, cuenta kilómetros, alertas… y en la parte central del salpicadero los relojes principales; poco fiables, por cierto. Dependiendo de si llevaba el sistema CONNECT (opcional), que incluía una pantalla a color de siete pulgadas, nos encontrábamos dos o tres relojes.

Existían dos amplias guanteras laterales para guardar toda clase de objetos. En la consola central se situaban dicho sistema CONNECT, climatizador y equipo de audio, pensados para ser manejados por el acompañante. La mayoría de estas funciones se podían controlar desde unos mandos situados en el volante. Este sistema CONNECT englobaba el navegador GPS, ordenador de a bordo, teléfono integrado con manos libres, pantalla a color de vídeo de siete pulgadas con entradas para video cámara, reproductor de DVD portátil, reconocimiento de voz…

En el nivel de equipamiento tope de gama (Emotion Plus) el equipamiento de serie era completísimo: climatizador automático bizona en las plazas delanteras, salidas de aire independientes delante y detrás, dirección servoasistida, equipo de radio con reproductor de CD con mandos en el volante, inmovilizador electrónico, cristales atérmicos, asiento del conductor con regulación en altura, profundidad, inclinación de la banqueta y en la zona lumbar…

Fiat Ulysse Emotion Plus 1

En cuanto a la seguridad, su dotación de serie era excelente tanto a nivel pasivo como activo: ABS+EBD, controles de subviraje y de tracción, asistencia a la frenada de emergencia, airbags de conductor, pasajero, laterales delanteros y de cortina en todas las plazas.

Entre las opciones más interesantes se hallaban el mencionado sistema CONNECT, control de velocidad de crucero, faros de xenón con regulación automática, sensor de aparcamiento trasero y el también comentado mecanismo de apertura eléctrica de las puertas correderas. Este mecanismo se podía activar bien tocando el tirador de la puerta, bien desde el puesto del conductor o con el mando a distancia. Las puertas se abrían solo cuando el vehículo estaba parado y después de una señal sonora.

El puesto de conducción estaba bastante conseguido, con algunos aspectos criticables, como la disposición de los mandos de la climatización o la posición del freno de mano, entre la puerta y el asiento, más típico de las furgonetas. Los pedales eran un poco duros de accionar y la palanca de cambios tenía los recorridos largos, algo lenta e imprecisa en su manejo. La visibilidad, tanto diurna como nocturna era buena, gracias a unos buenos faros, a un pilar A estrecho y a unos grandes retrovisores abatibles de forma automática al cerrar el vehículo.

Fiat Ulysse Emotion Plus 4

El motor era un turbodiésel de origen Peugeot (DW12), en posición delantera longitudinal, cuatro cilindros en línea y cuatro válvulas por cilindro. La alimentación de gasóleo era por conducto común o common rail. Su cilindrada era de 2.179 cm3 y desarrollaba una potencia de 128 CV a 4.000 RPM, junto a un par máximo de 314 Nm a 2.000 RPM, ofreciendo un 80 % del mismo hasta las 3.800 RPM. La caja de cambios era manual, de seis velocidades, que transmitían la potencia a las ruedas delanteras.

 Sus aproximadamente 1.800 kg en vacío no eran problema para alcanzar una velocidad máxima de 182 km/h, y mantener un crucero de 160 km/h con seis personas a bordo con su correspondiente equipaje

Las aceleraciones y recuperaciones no eran su punto fuerte, dado su peso y su elevada superficie frontal. Los 100 km/h desde parado los alcanzaba en 12,6 segundos, lo que no estaba nada mal. Mejor por carretera que por ciudad, entorno en el que se comportaba de forma algo torpe.

Sus consumos reales andaban por los 10 l/100 km por ciudad y algo menos por carretera a buen ritmo y bien cargado, unos 9,5 l/100 km, que serían las condiciones más habituales de circulación con él. Con 80 litros de capacidad de depósito los 800 km de autonomía estaban asegurados.

Fiat Ulysse Emotion Plus 3

El término que mejor definía al Fiat Ulysse era la suavidad. Suavidad de funcionamiento del motor aparte de su baja rumorosidad, suavidad en la suspensión al mismo tiempo que firme, con un esquema McPherson en ambos ejes, que sujetaba muy bien la carrocería en rotondas y curvas, filtrando además muy bien las irregularidades. También suavidad en las maniobras y en las reacciones.

Solamente descubríamos que era un monovolumen de respetable peso en carreteras de montaña, haciendo un uso más intensivo del pedal de freno que, junto a cuatro discos, el ABS con distribuidor electrónico de frenada y el control de estabilidad la seguridad estaba presente mientras respetemos las leyes de la física.

Este Fiat Ulysse era un vehículo ideal para todo aquel que buscase espacio, facilidad de conducción, comodidad y poder viajar con toda la familia con unas prestaciones cercanas a las de una berlina. También era adecuado como vehículo de empresa, taxi o para compartir con amigos. El precio de esta versión Emotion Plus era de 33.000 euros en 2004, unos 43.000 euros de hoy.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Fiat Ulysse con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.