Coche del día: MG Maestro 2.0 EFI

Coche del día: MG Maestro 2.0 EFI

Un elegante compacto inglés de buen andar


Tiempo de lectura: 5 min.

A nuestro protagonista de hoy, el MG Maestro 2.0 EFI, le vino como anillo al dedo el motor de de dos litros, relativamente modesto en valor de potencia y muy bueno de par para ser un motor atmosférico con más de 30 años. Este propulsor se complementaba a la perfección con una caja de cambios de origen Honda, de desarrollos cortos y de manejo excepcional. También se comercializó con el nombre de Austin Maestro.

Lo más llamativo de su exterior lo encontrábamos en sus anómalas dimensiones, destacando la cota de altura, de 1,43 metros, que le otorgaba una gran superficie acristalada. Tampoco se quedaba corto en anchura, de 1,69 metros, superior a la  media. Esto se traducía en una gran habitabilidad. Son valores superados por cualquier utilitario de hoy en día, pero se salían de la norma en la década de los 80.

Si a estos datos sumamos una elevada superficie frontal, consecuencia lógica de su gran altura y anchura, la superficie frontal era de 1,97 m2, por lo que siguiendo la lógica nos daría un Cx elevado -concretamente de 0,38-, más decentito de lo que podría parecer en un principio, gracias a los aditamientos aerodinámicos de su carrocería y a un parabrisas fuertemente inclinado. Resultaba un coche de personalidad británica, sin hacer grandes alardes, cómodo, y sin llamar en exceso la atención. Sus líneas son muy ochenteras.

MG Maestro 2000 EFI 3

El puesto de conducción tenía poco que reprochar: una visibilidad excelente, unos asientos amplios, con un mullido duro y de diseño deportivo, que recogía muy bien el cuerpo, incluso a los más corpulentos. Su volante de diámetro y grosor adecuados paliaba el hecho de contar con una dirección lenta, con cuatro vueltas y cuarto de tope a tope. Era  indicado para suavizar las maniobras, pero teniendo que manotear más de la cuenta en zonas lentas. No llevaba dirección asistida.

Contaba con un amplio espacio para los pasajeros, quedándose algo escaso de maletero. El llevar techo solar beneficiaba su ventilación, necesaria cuando pegaba el sol a causa de su gran superficie acristalada. Su nivel sonoro era muy discreto en lo referido a aerodinámica, y casi imperceptible en cuanto a mecánica, a menos que se fuese muy rápido.

El bloque motor de  dos litros “serie 0” sustituyó con gran acierto al anterior 1.6 de 99 CV, con poca diferencia en valores absolutos de potencia, pero muy mejorados en par, elasticidad, fiabilidad de funcionamiento y fiabilidad

Se sustituyó la carburación por la inyección, la fundición por la aleación en bloque y culata, y las válvulas divergentes por las verticales y paralelas. Contaba con cuatro cilindros en posición delantera transversal. Entregaba 117 CV oficiales a 5.500 RPM y un par motor de 181 Nm a 2.800 RPM, con el corte de la inyección a 6.250 RPM.

MG Maestro 2000 EFI 4

El elevado par motor obligó a la elección de una caja de cambios de origen Honda, concretamente del modelo Prelude. Esta transmisión gozaba de todas las virtudes de las cajas japonesas: precisión de manejo típica de un coche alemán, impecable sincronizado y unos enclavamientos claros y suavísimos. Su cerrado escalonamiento se traducía en un rango de utilización muy amplio; en 1ª alcanzaba los 65 km/h, y en segunda rebasaba los 100 km/h.

Este motor permitía llevarlo de varias formas, de muy tranquilo a tope, no destacaba por su potencia pero sí por su margen de utilización. De todas formas, corría, a veces no había suficiente carretera

El coche andaba mucho, aunque resultase tranquilo en apariencia. Este comportamiento se podía achacar a su gran área frontal y al contar con una primera marcha de larguísimo desarrollo, que no lo convertía precisamente en el rey de las salidas en los semáforos. A su favor las recuperaciones en cuarta y en quinta marcha resultaban brillantes, al nivel del Golf GTi o del Opel Ascona 2.0 GT, que llevaban motores de 1.8 litros con grupo corto. Al ser un motor de carrera larga, estaba pensado para ofrecer más par que potencia.

MG Maestro 2000 EFI 1

Su velocidad máxima alcanzaba los 183 km/h e invertía 11 segundos para alcanzar los 100 km/h y 31,5 segundos para los 1.000 metros desde salida parada. En cuanto a recuperaciones, necesitaba 32,1 segundos para recorrer 1.000 metros entrando en cuarta a 40 km/h, y 33,2 segundos para los 1.000 metros entrando en quinta a 50 km/h. Respecto a los consumos, estos resultaban sobrios; a una media de 100 km/h gastaba 7 l/100 km, subiendo a 8,5 l/100 km a una media de 125/130 km/h. Por ciudad rondaba los 10 l/100 km. El depósito de combustible era de 54 litros.

Respecto al equipo de frenos, en el eje delantero llevaba discos ventilados, conformándose con tambores en el trasero; el tacto del pedal resultaba algo esponjoso. Tampoco necesitaba mucho más para detener poco más de 1.000 kg de peso. Sus neumáticos tenían unas medidas de 175/65HR-14 e iban calzados en llantas de aleación ligera. La suspensión era la habitual, delantera independiente McPherson, y ruedas tiradas semiindependientes con falso eje torsional detrás. Añadimos muelles helicoidales, amortiguadores hidráulicos, y barra estabilizadora en el eje delantero.

El MG Maestro 2.0 EFI se podría resumir como una berlina compacta de múltiples facetas, adaptándose a diferentes tipos de conducción, según los deseos de su conductor: de forma relajada, a medio régimen o en conducción pseudodeportiva, pues estaba enfocado más bien al confort. Todo esto complementado con un gran espacio para los pasajeros, con diseño y estilo inglés, con unos consumos contenidos. Un vehículo bastante interesante que se diferenciaba de sus rivales, resultando una opción más que interesante dentro de su segmento.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Miguel
Invitado
Miguel

Tuve la suerte de disfrutar de este gran coche y la desgracia de que el taller que me lo vendió de segunda mano lo trapicheó antes de vendermelo y la alegría me duró poco.
Tengo muy buenos recuerdos.
Matrícula BU – K

Javier Costas
Suscriptor

Mis padres tuvieron este coche, el 2.0 EFI. Se compró entre el 87 y el 88. Un coche rápido, de cuando un compacto valía para llevar a dos niños atrás. Mis padres pusieron cinturones atrás, venía sin ellos. Era blanco. Se mantuvo en la familia unos cinco años y luego se vendió. En ese coche cometí mi segunda imprudencia grave, soltar el freno de mano cuesta abajo. Estaba solo en el coche. Mi padre lo vio y tuvo reflejos, se metió por la ventanilla para levantar la palanca. Siempre quedará en mi memoria el destello del testigo azul de las… Leer más »

sergio
Invitado
sergio

Aquí en mi pueblo existió el concesionario, curiosamente donde años después compre el coche, lo llamaban la esquina maldita, porque siempre estaba llena y duro unos pocos meses en esa ubicación, se veían muchos, el dueño era muy conocido, pero siempre estaban a la espera del taller.
Quizá fuera por eso, o por ser una especie de Ibiza dopado, siempre me llamo la atención, mucho mas que los modelos de ahora

sergio
Invitado
sergio

Cada vez que lo veo, me recuerda a un Ibiza con muchos anabolizantes, sera por eso que siempre me gusto el coche.
En cuanto al coche, es raro que fuera algo decente sobre todo por la cantidad de huelgas y la baja calidad de los coches del resto, puede ser un lobo con piel de cordero para ojos inexpertos, perfectamente escondido a ojos de los GTI y otras versiones deportivas de la epoca


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.