Coche del día: Opel Ascona 2.0i GT

Coche del día: Opel Ascona 2.0i GT

Un magnífico propulsor con un traje superdiscreto


Tiempo de lectura: 5 min.

El Opel Ascona 2.0i GT destacaba en dos aspectos: poder recorrer grandes distancias de forma rápida y hacerlo de forma totalmente desapercibida. Era un tipo de coche que despertaba la admiración cuando lo veías funcionando, con una discreción absoluta a coche parado. Se podría comparar con su hermano, el Kadett GSi 2.0i.

Con este compartía la mecánica -incluyendo motor y transmisión-, mismos frenos y dirección, y suspensiones muy similares. A pesar de la diferencia de tamaño el peso era parecido (1.037 kg de catálogo el Ascona), con un valor en báscula muy bajo para su tamaño -4,37 m de largo, 1,67 m de ancho y 1,39 m de alto-. Incluso con las mismas llantas del Kadett GSi pasaba totalmente desapercibido.

La aerodinámica del Ascona era peor que la del Kadett, lo que afectaba a la velocidad punta, unos 10 km/h inferior -195 km/h frente a 205 km/h-, pero su pisada era mejor en autopista/autovía y en carreteras rápidas por su mayor batalla, unos 5 cm más. Solo perdía un poco de agilidad en carreteras muy tortuosas. Su comportamiento era cabezón subvirador, como buen tracción delantera, con un reparto de pesos 63/37.

Opel Ascona GT 1

Opel Ascona 2.0i GT CC

Su carrocería presentaba un diseño de tres cuerpos y dos puertas, con el maletero separado, este último rematado con un discreto alerón. La parte inferior de su perímetro iba rodeada de una fina moldura de color rojo, y el anagrama GT en las puertas. Rezumaba pura discreción. También existió una versión semi-break de dos volúmenes y cinco puertas.

Sus asientos eran cómodos y con buena sujeción lateral, con una dureza adecuada para viajes largos. El puesto de conducción estaba pensado para conductores altos, del orden de 1,90 metros. Se ve que lo diseñaron pensando en los habitantes centroeuropeos o nórdicos, olvidándose de los bajitos mediterráneos. Con el asiento colocado en posición normal para conductores por debajo de 1,80 metros el volante quedaba demasiado cerca o lo pedales demasiado lejos, y la palanca de cambios muy retrasada. La instrumentación era analógica y clara, pero muy justa.

La suspensión delantera era de tipo falso McPherson, con muelles helicoidales, amortiguadores de gas y barra estabilizadora. La trasera contaba con ruedas tiradas semiindependientes, con brazos longitudinales conectados por falso eje torsional, con muelles bicónicos de paso variable, amortiguadores de gas y barra estabilizadora. Los frenos en el eje delantero eran discos ventilados de 236 mm -un poco escasos-, el eje trasero se conformaba con unos tamborcitos de 200 mm, completados con dos circuitos en diagonal, servofreno y compensador trasero de frenada. Calzaba unas gomas de medidas 195/60 HR14, unos valores generosos para la época.

Opel Ascona GT 4

Interior del Ascona GT con cuadro digital del Kadett. Fotografía: Comi (Mercadoracing.org)

Lo que no resultaba de cajón era considerar la dirección asistida como opcional, pues si a ello añadíamos las generosas gomas y una dirección con más de cuatro vueltas de volante, convertía las maniobras por ciudad y a coche parado casi en un suplicio. Por carretera no teníamos este problema. Su equipamiento de serie resultaba escaso, y entre sus opciones teníamos volante regulable en altura, antinieblas delanteros, techo solar manual, llantas de aleación, ordenador de a bordo, cierre centralizado, elevalunas y retrovisores eléctricos, o aire acondicionado.

Metámonos en harina y estudiemos lo mejor del coche, su propulsor. Era un cuatro cilindros y ocho válvulas, en posición delantera transversal, inclinado hacia adelante. El bloque era de fundición de hierro, y la culata de aluminio. Cubicaba 1.998 cm3, contando con una alimentación por inyección y encendido electrónicos de control digital Bosch Motronic. Su potencia máxima oficial era de 130 CV a 5.600 RPM, y un par máximo de 180 Nm a 4.600 RPM. Resultó ser un motor sobresaliente, indestructible. Además iba provisto de un radiador de aceite, y el corte de inyección estaba situado a 6.400 RPM.

Prácticamente nos teníamos que preocupar del velocímetro. No consumía nada de aceite ni de refrigerante, y una vez alcanzada la temperatura de trabajo esta permanecía inamovible

Los consumos acompañaban a recorrer grandes distancias, con un depósito de 64 litros reales. A una media de 100 km/h el consumo real era de unos 7,8 l/100 km, subiendo a unos 9,6 l/100 km a una media de 116 km/h; valores nada disparatados para este magnífico motor.

Opel Ascona GT 3

Su velocidad máxima real era de 195 km/h. Acelera a 100 km/h en 9,5 segundos y a 1.000 metros en 30,5 segundos.Su capacidad de recuperación en 1.000 metros en cuarta entrando a 40 km/h dura 32 segundos, casi lo mismo que entrando en quinta a 50 km/h, 33,9 segundos. Resuelve un adelantamiento de 20 a 70 km/h en segunda en 5,1 segundos, y de 70 a 120 km/h en segunda y tercera en 7,7 segundos.

Lo más destacable de sus prestaciones eran su tremenda elasticidad, con un enorme patadón en segunda, y la gran capacidad de recuperación en quinta

Era un coche que basaba su capacidad rutera en un excepcional motor, sin necesidad de recurrir al cambio para viajar de forma relajada y confortable, acompañado por su bajo nivel sonoro. Si hacíamos un uso intensivo del cambio sus prestaciones dejaban en ridículo a muchos de los demás conductores. La única sombra que encontrábamos era su amortiguación, con unos muelles duros y unos amortiguadores blandos.

Su precio, 1.956.000 pesetas en 1987, equivaldría a 30.000 euros a día de hoy. Algunos de sus rivales eran el Peugeot 405 Mi16, Citroën BX GTi 8v, Alfa Romeo 75 2.0, Renault 21 TXE o Fiat Croma 2.0 i.e, solo por citar algunos.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

6
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Francisco
Invitado
Francisco

tuve un 2.0 130 cv y lo vendí con 390.000 kilómetros y no gastaba ni perdóa ni una gota de aceite,Motor bulletproof indestructible magnífico,el mejor que he tenido nunca Ahora tengo un 740i que me lleva por la calle de la amargura..

brs
Invitado
brs

¡Viva el Opel Ascona siempre!

Jose
Invitado
Jose

Corrígeme si me equivoco, pero creo que del Ascona nunca llegó a haber versión 16V, esa la tuvo el Vectra. Eso si, desconozco si hubo alguna preparación Oettinger con la culata de 16, pero de serie no me suena.

La verdad es que era un cochazo…pero soso como él solo.

Javier Costas
Editor

Tienes razón en que no hubo ningún Ascona C con motor de 16 válvulas. Procedemos a corregir.

Lo que sí existió es el Ascona (B) 400, con motor 2.4 16 válvulas, cuatro cilindros y 144 CV.

Jose
Invitado
Jose

Pero ese era la carrocería anterior ¿Verdad? El de Mr. Rohl, vaya. Que por cierto, llegaron super pocos a España (ya no del 400, del modelo en general)

Javier Costas
Editor

El mismo que mencionas wink


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!