Menu

Este Skoda Octavia es, probablemente, el más antiguo en España

Un ejemplar de 1961 que fue rescatado hace 20 años de ser convertido en chatarra

Este Skoda Octavia es, probablemente, el más antiguo en España

En noviembre Skoda España inició una búsqueda del coche más antiguo de la marca en España -y que pudiese circular-. La búsqueda concluyó con este ejemplar, un Octavia de 1961, propiedad de Juan Carlos Peralta, un simpático oscense. Coche y propietario ganaron el concurso, que incluye un viaje a la fábrica de Mladá Boleslav con los gastos pagados.

La historia del coche “empieza” en 1999, cuando Juan Carlos se lo encontró hecho polvo en un desguace. Se encariñó con él y se propuso restaurarlo. Solo para desarmarlo entero este mañoso maño se tiró un año. Fue arreglándolo pieza a pieza hasta completarlo. Ahora el coche se encuentra en un estupendo estado de conservación, y Juan Carlos quiere que el coche lo disfrute en el futuro su hija, que ahora tiene 4 añitos.

El nombre de “Octavia” viene de ser el octavo modelo fabricado por la compañía checa

La matrícula original es de Huesca, y de las de solo cinco cifras sin letra detrás (HU 14639). Por aquel entonces el españolito medio empezaba a acceder a coches como el SEAT 600. Tenía que ser un auténtico exotismo ver en la España de entonces un coche de fabricación checa, teniendo en cuenta el percal en esa época, venía del otro lado del “telón de acero”. En 1961 se levantó el muro de Berlín y se cocinó una crisis que casi termina en una guerra termonuclear.

Afortunadamente, nada de eso ocurrió, y este viejo checo pudo caer en las manos adecuadas en vez de ser triturado en una máquina sin alma. Aunque en su día fue un coche muy fabricado y su valor llegó a ser “cero”, el cariño de Juan Carlos, una guía de despiece en checo y recambios originales han hecho que vuelva a la vida y que parezca mentira que el “chaval” tiene casi 60 años. En el canal oficial de Skoda España en Youtube le han colgado un modesto documental que supera las 130.000 visualizaciones.

Allá por 2033 la joven Sofía ya tendrá edad para conducir “el coche viejo de papá”. Mis dieses para este señor y su rejuvenecido Octavia. Donde unos verían simple chatarra, otros pueden mirar más allá y encontrar un hilo de vida, y con mucho cariño, convertirlo de nuevo en un coche. Así se mantiene viva la herencia que deja el automóvil.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Hatzive