Coche del día: Mazda RX-4 (LA2/LA3)

Coche del día: Mazda RX-4 (LA2/LA3)

Un modelo japonés de los 70 con motor rotativo de gran éxito en Estados Unidos


Tiempo de lectura: 4 min.

El Mazda RX-4, que era la segunda generación del denominado Luce Rotary en Japón, se produjo entre octubre de 1972 y octubre de 1977. Como indica su tarjeta de presentación, llevaba en sus entrañas un motor rotativo. Era más grande que otros modelos con el mismo tipo de motor, el RX-2 (basado en el Mazda Capella) y el RX-3 (basado en el Mazda Family).

Compartía chasis con el Mazda/Luce 929 y reemplazó al R130. Tanto este último como su sucesor, el Luce Legato -también con motor rotativo- no se vendieron en Estados Unidos, a diferencia del RX-4. Mazda consiguió unificar la naturaleza deportiva y unos acabados de calidad que sirvieron para dar un gran impulso a la popularidad del inimitable motor Wankel en todo el mundo.

En cuanto a sus dimensiones, el RX-4 medía en función de su carrocería 4.240 a 4.540 mm de largo, 1.660 mm de ancho y 1.410 mm de alto, con una batalla de 2.510 mm. La vista lateral resultaba muy equilibrada, porque los voladizos delantero y trasero tenían prácticamente las mismas dimensiones, 1.380 mm delante y 1.370 mm detrás. Su peso homologado era de 1.035 kg en el caso más favorable.

El RX-4 se comercializó en un principio en tres carrocerías diferentes, en coupé, sedán formal y custom sedan. En 1973 llegó el Wagon, con su correspondiente versión comercial. En un principio iba motorizado con el motor 12A  de 1.146 cm3, con 120/130 CV a 7.000 RPM y un par motor de 162 Nm a 4.000 RPM, que fue sustituido en 1974 por el AP 13B, de mayor cilindrada -1.308 cm3-, aunque desarrollaba algo menos de potencia, 125 CV.

Esta merma de potencia se debía a la necesidad de cumplir con las nuevas normas anticontaminación, con menor consumo y menos emisiones contaminantes, pero con un comportamiento peor en frío. La marca comercializaba al modelo con el lema “las bajas emisiones y las altas prestaciones pueden ir de la mano”.

Con el motor 12A alcanzaba una velocidad máxima de 185 km/h. La potencia se transmitía al eje trasero mediante una caja de cambios manual de cinco velocidades o una automática Jatco 3N71B de tres relaciones. En Japón y algunos mercados de exportación el modelo Luce/929 también salió de fábrica con motores convencionales de cuatro cilindros, conocidos en Europa como Mazda 1500 y Mazda 1800, pero todos los RX-4 eran rotativos.

Su principal mercado fuera de Japón era Estados Unidos, donde se vendió desde 1974 hasta 1978, año de debut del RX-7. En este país se comercializó con el motor AP 13B más desinflado todavía, con 110 CV de potencia y 159 Nm de par motor, a causa de las todavía más estrictas normas anticontaminación del país americano. Su precio de venta era de 4.295 dólares de la época, con las opciones de la transmisión automática (270 dólares) y el aire acondicionado (395 dólares).

En este país se comercializó también una versión pick-up o camioneta, de 1973 a 1977, denominada REPU o Rotary Engine Pick-Up. Era la única en el mercado movido por un motor rotativo, famoso por su durabilidad y comportamiento ideal para este tipo de vehículos, gozando de una gran popularidad en el país.

Llamaba la atención por su imponente parrilla central , su carrocería cuadrada, sus grandes retrovisores y su generosos paragolpes. Se complementaba con unos neumáticos de generosas dimensiones. Se vendieron 16.272 unidades, ninguna en Japón.

Mazda RX 4 Hardtop coupe FL 1

Mazda RX-4 Hardtop Coupé

La revista Road & Track quedó gratamente impresionada con la evolución conseguida en lo referido al consumo, comparado con el RX-3, que tenía una fama de ser un auténtico devorador de gasolina (gas guzzler). En 1974 se hizo una prueba de rendimiento de la versión station wagon, que pesaba 136 kg más que el coupé. Alcanzaba las 60 mph (96 km/h) en 11,7 segundos, mientras que el ¼ de milla (400 metros) los recorría en 18 segundos, alcanzando una velocidad de 77,5 mph (124 km/h).

La década de los 70 fue una época dorada para los vehículos movidos por los motores Wankel. En nuestro país esos coches eran auténticas rarezas, no así en Australia o Canadá, y siguen siéndolo. Cuando vuelva a abrir el Museo Mazda Frey, actualmente cerrado por la pandemia de COVID-19, podréis ver un ejemplar del RX-4 con carrocería coupé.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Mazda RX-4 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.